lunes, 16 de diciembre de 2013

Jamón, Jamón y...

Primero recibí un correo de La Casona de Salamanca donde su director comercial me contaba que estaba preparando, en ese momento, el envío de la paleta ibérica (“mi paleta”) y que al día siguiente me la entregarían. Di la voz de alarma en casa: “Chicos, preparen la alfombra roja que nos van a traer hasta la mismísima cocina a la estrella principal (y de reparto) de nuestra película navideña” y así fue. Poco menos que con los honores que se le rinden a un jefe de estado recibieron al mensajero. Hasta mis hermanos de Madrid que  estos días están con nosotros participaron en el lanzamiento de serpentinas y confeti (lo de las salvas militares… lo hemos aplazado). La paleta Ibérica de La Casona de Salamanca llega hasta cocinaconvistas por haber ganado el primer premio del reto de noviembre de Cocineros del mundo, en el apartado de salado. Como soy muy torpe en esto de insertar logos, imágenes y demás  cosas bonitas en el blog (alguno de vosotros me ha ayudado en más de una ocasión) pues no lo voy a hacer, más que nada… pa no fastidiarla. Pero lo que sí quiero es dejar  patente mi agradecimiento a través de mi primera receta con tan maravilloso producto y a todos y cada uno de los que os acerquéis hasta mi cocina con vistas desearos cosas buenas y bonitas pero no sólo para estas navidades sino para todos y cada uno de los días.

JAMÓN, JAMÓN Y…


La actriz principal de esta receta es la paleta Ibérica, los actores secundarios los níscalos (sustituibles por otro producto que te guste y combine con el jamón) y la una con los otros nos presentan: Magdalenas, Chups y Cochinitos de Paleta Ibérica con Níscalos. La base de la receta es la misma, lo único que cambia es la presentación y como todas mis recetas fácil, fácil. Vamos a ello:

Ingredientes:
150 grs Paleta Ibérica
150 grs níscalos.
1 diente grandecito de ajo.
½ vasito vino blanco.
3 c.s de aove.
Tomillo (mejor fresco, como una cucharada sopera y unas ramitas para decorar)
Masa:
3 huevos.
100 grs harina.
30 grs de leche entera
1 c.c de levadura (tipo royal)
90 grs de aceite de oliva (suave)

Elaboración:
Picamos en cubos muy chiquitos el jamón (en mi caso la paleta de La Casona) y los reservamos.
Magdalenas, nada de cupcakes, magdalenas
 Limpiamos y picamos los níscalos (no es necesario picarlos mucho, podemos hacerlo una vez estén cocinados). Ponemos a calentar a fuego medio, las 3 c.s de aove en una sartén honda y le añadimos el ajo picado, cuando empieza a dorarse el ajo añadimos los níscalos y los dejamos unos 5 minutos, le ponemos una pizca de pimienta (opcional) y subimos un poco el fuego para añadirle el vino blanco a la sartén y ayudar a que el alcohol se evapore rápidamente y los níscalos no “suelten mucha agua”, le añadimos  las hojas de tomillo fresco y dejamos unos 2 minutos, luego bajamos el fuego y, mientras preparamos la masa, los níscalos siguen cocinándose.




Masa:

Mezclamos la harina con la levadura, tamizamos la mezcla en un bol grande y la reservamos.
Chups, chups...

En un bol batimos ligeramente los huevos, le añadimos la leche, removemos ligeramente e incorporamos  el aove, mezclamos suave y sobre esto ponemos la harina. Con ayuda de una espátula incorporamos todos los ingredientes bien.
Retiramos los níscalos del fuego, dejamos que se enfríen un poco (abre la ventana y enséñales el paisaje…)  y si es necesario los picamos bien picaditos.
Momento de encender el horno a 200º.
A la mezcla de huevos, leche, aove, harina y levadura le añadimos el jamón picadísimo y el guiso de níscalos. Con delicadeza mezclamos todo y lo ponemos en  nuestros moldes, procurando no llenarlos porque la masa "crece".
Introducimos en el horno ya precalentado y cocemos de 10 a 12 minutos (depende del horno) y por si acaso… Prueba del palillo (cuando al picar  salga limpio…ya está).

 Sugerencias:

En lugar de níscalos puedes usar champiñones, setas, guisantes…como tu lo veas…estarán igualmente deliciosas siempre y cuando las acompañes con jamón (a poder ser de La Casona de Salamanca).

Nota: El jamón siempre que se comparte sabe infinitamente mejor, adquiere un sabor...inigualable!!!
Dejo constancia del premio:


domingo, 24 de noviembre de 2013

Cerillas...Dulces.

Empiezan las tormentas y con ellas muchas veces llegan los apagones de luz. Cuando éramos pequeños  (y  no tanto, pues luego lo hemos seguido haciendo) y se iba la luz,  sobre todo por las noches,  encendíamos una vela  y empezábamos a contar historias de miedo, nos hacíamos los valientes, nadie tenía miedo y las historias cada vez eran “más de miedo” a petición del público asistente. Siempre había uno que empezaba a contarlas en tono normal pero iba ajustando el volumen hacia abajo y conseguía acongojarnos bien acongojados,  si de repente  se apagaba la vela (siempre ocurría pero, misterio misterioso, nadie había sido) y alguien te rozaba levemente por detrás ni que decirte el aullido que dabas, vamos que todo tu alarde de estar de vuelta después de haber estado con Drácula, el hombre lobo, tres o cuatro zombis y algún que otro chupacabras …  en ese instante dejaba mucho que desear. He de decirte que en esto del miedo a la oscuridad pues como que no he mejorado mucho, sigo en  nivel naranja. Ayer  se fue la luz de casa. Sabía que estaba sola, completamente sola pero no paraba de oír ruidos, pasos y si me apuras hasta respiraciones cerca, se me  puso una piel de pollo que ´pa qué.  Se me ocurrió ir a buscar una vela (cualquiera valía, hasta la que me habían regalado con forma de coliflor) y  mientras botaba de susto en susto  pues  en el trayecto me rocé con un abrigo que no recordaba haberlo dejado allí, una silla que tampoco estaba en su lugar habitual o si? me doy cuenta de que no tengo con qué encenderla. Para que esto no vuelva a ocurrir, hoy  que si hay luz, natural y eléctrica mira lo que me he fabricado:

CERILLAS…DULCES.




Ingredientes:
Masa brisa.
Chocolate blanco (para fundir)
Colorante en gel rosa.
Elaboración:
Cortamos tiras de masa brisa de ½ a 1 cm de ancho, unos 7cm de largo y un grosor de ½ cm aproximadamente.
Ponemos separadas en la bandeja de horno y las metemos a cocer en horno precalentado a 180º unos 10 minutos (cuidado que no se nos quemen).
Mientras se enfrían, fundimos el chocolate blanco con un poquito de leche al baño maría y le añadimos una gotita o dos de colorante en gel, mezclando todo bien.

Cogemos las cerillas y de una en una las vamos sumergiendo con cuidado y solo la puntita en nuestro chocolate coloreado y… ya tenemos candela para la vela…







martes, 19 de noviembre de 2013

Castañas con Pulpitos en un guiso

Capricornio es la manifestación estelar del gran dios Pan. Este hijo de Hermes fue uno de los pocos dioses que nació imperfecto, con el cuerpo y los brazos de un hombre, pero con las patas, cuernos y barba de una cabra. Estas aparentes desventajas le resultaron muy útiles en su deporte favorito: perseguir y seducir a las ninfas por los bosques; pero durante la guerra del Olimpo contra los Titanes, fue uno de los dioses que tuvieron que escapar cambiando de forma. Pan se arrojó al río Nilo y se transformó en pez de cintura para abajo y en cabra de cintura para arriba. Cuando hubo terminado la guerra cósmica, Zeus recompensó a Pan por su ingenio, transformándolo en la constelación Capricornio. Con sus patas de cabra, Pan trepó hasta la cumbre de los cielos, y su carácter no ha cambiado desde que retozaba en los bosques de Arcadia. Puede ser un amigo leal e ingenioso, laborioso y creativo, gracias a lo cual pudo inventar y tocar las siringas o flautas de Pan, pero cuando tiene un mal momento es malicioso, furtivo y egoísta. Estoy segura que el plato que he preparado a Pan le hubiera hecho tocar unas cuantas notas en la siringa, pues está realizado con frutos del bosque y también de las aguas:

CASTAÑAS CON PULPITOS EN UN GUISO

Ingredientes:

200 grs de castañas.
200 grs de pulpitos (descongelados).
1 diente de ajo.
½ c.c de pimentón.
2 c.s de aove.
Sal (al gusto)
Una ramita de tomillo fresco.

Elaboración:
Lavamos las castañas, les hacemos un corte vertical y las ponemos a cocer 15 minutos en agua con sal. Las escurrimos y dejamos enfriar para poder pelarlas cómodamente. Reservamos.
En una cazuela ponemos el aceite a calentar y le incorporamos el ajo picado, cuando empiece a dorarse añadimos las castañas y los pulpitos, le damos un par de vueltas  y le ponemos el pimentón, otro meneíto más y añadimos un vaso de agua. Dejamos cocer unos 15 minutos pues los pulpitos se hacen enseguida y las castañas ya están prácticamente cocidas. El proceso es el mismo que un guiso de patatas.
Al momento de servir le ponemos un poquito de tomillo fresco espolvoreado, aporta una nota de color y el sabor del monte.



He elegido estos ingredientes porque antes, mucho antes de que por estos lares hubiera patatas la castaña era el alimento básico de los gallegos, de hecho, la patata que suplantó a las castañas en los potes, no se empezó a consumir en Galicia hasta el siglo XIX y en los libros de finales del siglo XVIII, aún no se las llamaba patacas, si no “castañas marinas” por su vinculación con los productos que llegaban a través de los barcos.  Los guisos de pote y los cocidos realizados con castañas adquieren un perfume y una riqueza de sabores que hará que te plantees sustituir en más de una ocasión las patatas por castañas. Del pulpo (aunque esta vez sean pulpitos) no te voy a decir nada que ya no sepas.
Esta receta se va a participar en el Reto de Octubre de Cocineros del Mundo en Google+ en el apartado "Salado" http://cocinerosdelmundodegoogle.blogspot.com.es , patrocinado por: https://www.facebook.com/pages/La-Casona-de-Salamanca/524644357548330


viernes, 15 de noviembre de 2013

Tarta de San Martiño (Tarta de Castañas) ‪#‎RecetasSolidariasParaNavidad‬

Dice Maruchi que cuando empiezas a utilizar refranes en tus conversaciones de forma habitual eso es un síntoma inequívoco de que te vas haciendo mayor ¡qué sabrá ella de hacerse mayor… ella ya nació mayor!! A mi los refranes me han gustado siempre, y me encantaba que mi abuela o mi madre me hablaran “a lo refrán”. Además los hay para todos los gustos y si uno dice “so” siempre encuentras otro que dice “arre”. Hay uno que dice que a cada cerdo le llega su San Martín (empieza la temporada de matanzas), resulta que san Martín fue el día 11 y ese día en Ourense celebran el San Martiño – O Magosto, festividad que se ha extendido a varios lugares de Galicia. Este es un festejo donde los elementos protagonistas son las castañas y el vino nuevo, ambos productos otoñales por excelencia. La castaña, según la etnografía, era símbolo del alma de los difuntos y vendría a representar el papel de la muerte frente al de la vida representado por el vino nuevo. Todo esto te lo cuento porque yo también he preparado mi tarta de San Martiño, siguiendo la tradición pero ajustándola a mis modos y maneras.

TARTA DE SAN MARTIÑO (Tarta de Castañas)


He hecho un par de variaciones respecto a la original, la primera ha sido cocer las castañas con anís estrellado y la segunda sustituir el ron por aguardiente tostado (creo que es más de estos lares que el ron).

Ingredientes:

500 grs de puré de  castañas.
3 anises estrellados.
4 huevos.
150 grs de azúcar de caña.
50 grs de azúcar blanca.
300 ml de nata 35% m.g.
½ vaso de aguardiente tostado.
1 lámina de hojaldre (o de masa brisa).
Crema de jarabe de arce (para decorar).
una hoja de masa brick para la tartita pequeña.

Elaboración:

Para preparar el puré de castañas: Lavamos bien las castañas. Les hacemos un corte vertical y las ponemos con los anises estrellados y cubiertas de agua a cocer por unos 20 minutos. Dejamos enfriar para pelarlas sin quemarnos.  Puse a cocer unos 650 grs.
Pelamos las castañas (bien peladas) y las aplastamos con un tenedor, queda mejor que si  utilizamos la batidora y si están bien cocidas en un plis estarán trituradas. Reservamos.
Mientras separamos las claras de las yemas.
Con la batidora de varillas montamos las yemas con el azúcar hasta conseguir una crema espumosa.
Montamos la nata y reservamos.
Montamos las claras a punto de nieve.
Mezclamos las yemas con el puré de castañas y el aguardiente tostado. Luego le añadimos las claras, con movimientos envolventes para que no se baje y cuando estén perfectamente incorporadas las claras añadimos la nata también procurando que el aire que hemos metido a la masa no se baje.
Encendemos el horno a 200º, que se vaya calentando.
Colocamos el hojaldre en el molde y lo picamos (para que no suba durante la cocción).
Vertemos la preparación sobre el hojaldre y lo metemos al horno, bajamos  a 175º de temperatura y cocemos unos 30 minutos, cuando esté dorado por arriba, ya estará  (conviene hacer la prueba del palillo: si pinchas y sale limpio… momento de apagar).
Para  la tartita pequeña, como ya no tenía hojaldre pues  la preparé colocando una hoja de masa brick cortada en rectángulos y untada (muy ligeramente) con aceite de girasol sobre el molde y sobre ella eché parte de la preparación y luego la tapé con el mismo brick.

Nota: puedes decorarlo con azúcar glass, sirope de caramelo, mantequilla de toffe…

Lo probaron 12 personas y dieron su visto bueno, es más, varias pidieron la receta y Marian dijo que el hojaldre por la base no estaba muy hecho que podía ser porque la masa era húmeda, pero que la textura de la tarta era como una mousse…delicada.

Bien pensado, esta puede ser otra receta solidaria para Navidad, sobre todo teniendo en cuenta que las castañas me las habían regalado, así que lo dicho #recetassolidariasparanavidad

domingo, 10 de noviembre de 2013

Pizzacoli (Masa de pizza de brócoli) con Queso de Cabra.

El brócoli es delicioso y fácil de cultivar, tiene una similitud botánica con la col tronchuda portuguesa y  las diferentes variedades equilibran proporciones diferentes de amargor y dulzura. Todas las variedades tienen gran predilección por los ingredientes salados, de ahí su frecuente emparejamiento con las anchoas y el parmesano en la cocina italiana, con el queso azul en Gran Bretaña y con la salsa de soja y las alubias negras en China. Tanto el brócoli como la coliflor tienen muchos elementos de sabor en común, como es evidente si los probamos crudos; al cocinarlos se definen mejor sus diferencias: el brócoli es amargo y ferroso frente al denso carácter sulfuroso de la coliflor. El brócoli adquiere un sabor más sabroso y dulce cuando se tuesta y como que pide un queso de sabor potente. Te estoy contando todo esto del brócoli y la coliflor porque la receta de hoy tiene su origen en la coliflor y en mi cocina se remató en el brócoli. La idea de esta preparación la vi hace un tiempo en el blog Aisha Kandisha  (estupendo donde los haya)  fue verla y… desear realizarla enseguida. Jose la había preparado con coliflor, yo no tenía coliflor pero si un delicioso brócoli del huerto de mi frutero. Le dejé un comentario diciendo que la iba a preparar y me dijo que quería verlo, y así lo hice le envié el resultado de mi “masa de pizza” a base de brócoli  y ahora te la enseño a ti  con el deseo de que te animes a prepararla  en cualquiera de las dos versiones coliflor o brócoli. O mejor, un día de coliflor y otro de brócoli :

PIZZACOLI (Masa de pizza de brócoli) CON QUESO DE CABRA.




He de reconocer que al principio tuve mis dudas de que saliera bien por el  tema de “color verde y calor de horno” temí que lo que entraba en el horno cuando saliera fuera capaz de despertar algún sentido (dejando a un lado el del ridículo) pero para mi sorpresa lo que salió del horno resultó atractivo para la vista, agradable al olfato, crujiente al tacto, estimulante al sabor y para el oído… música celestial.

Ingredientes (4 raciones aprox):

220 grs de brócoli (lo más tierno posible y solo los arbolitos)
1 huevo grande.
200 grs de mozzarella rallada.
1 diente de ajo.
Pimienta negra(al gusto)
Comino (al gusto)
1 tomate en rodajas.
Queso de cabra de rulo.
Unos piñones y un poco de pesto (opcional).

Elaboración:

Rallamos el brócoli muy menudito (he utilizado la Thermomix  y le he metido a la vez el diente de ajo
picaco)y lo juntamos con el huevo batido, el queso rallado y añadimos nuestras especias al gusto (puedes cambiarlas por otras, añadir orégano…),todo esto lo mezclamos muy, muy bien.
Encendemos el horno a 220º, que vaya calentando mientras preparamos la masa.
Ponemos la masa sobre papel de hornear y la aplanamos bien con las manos o con ayuda de un tenedor. Yo preparé dos pequeñas y una más grande.
Encima ponemos unas rodajas de tomate y unos medallones de queso de cabra.

Metemos al horno y en 10 minutos está nuestra pizza verde.










jueves, 7 de noviembre de 2013

Crema Blanca de Navidad #RecetasSolidariasParaNavidad

Océano es uno de los titanes que tomó parte en la formación del Cosmos a partir del Caos. En un principio, los creadores, Urano y Gea, hicieron un mundo plano, con los países mediterráneos en el centro, Etiopía al sur, Cimeria, la Tierra de las Tinieblas, al norte, la Tierra de los Sueños al oeste y la Tierra de los Pigmeos al este. Entonces Océano rodeó toda la construcción con un gran río, que se llamó Río Océano, y dispuso que las estrellas salieran al anochecer y volvieran a caer al agua al amanecer. Las aguad del río se filtraron en la tierra y volvieron a aflorar hasta formar el Mediterráneo, así como otras muchas masas de agua, además de los pozos, charcas, lagos y arroyos. Una vez hecha su tarea, Océano se casó con su hermana, la titánide Tetis, y de esta unión nacieron los 3.000 ríos del mundo y 3.000 hijas, las Oceánides, que se encargan de supervisar las aguas y la vida acuática. Ellas dieron nombre a otros tantos ríos y fuentes de la antigüedad. Océano y Tetis se establecieron en un palacio construido más allá de las estrellas del oeste, y allí vivieron felizmente hasta que los dioses olímpicos desafiaron el poder de los titanes. Cuando los dioses ganaron la batalla cósmica, Posidón recibió el océano como parte de su botín de guerra. Pues de la parte norte del Océano Atlántico, cerca del Ártico, es donde están los mayores caladeros de esta preciada y sabrosa joya que forma parte del tesoro de Posidón: el bacalao y que hoy servirá para elaborar nuestro plato de Recetas Solidarias para Navidad

CREMA BLANCA DE NAVIDAD


Ingredientes (para 4 / 6 bolas):

200 grs de  migas de bacalao desaladas.
2 patatas no muy grandes.
½ cebolla.
1 puerro (parte blanca).
50 grs de almendra molida.
250 ml de leche evaporada.
150 ml de caldo de pescado (de brick).
Sal y pimienta blanca.
1 hoja de laurel
2 c.s aove

Elaboración:

Picamos muy menuditos la cebolla y el puerro. Pelamos, lavamos y picamos las patatas, pero que hagan “crunch” para lo cual no tenemos que acabar de cortarlas y debemos tirar de ellas ligeramente para acabar de separarlas (con esto conseguiremos que suelten mejor el almidón que llevan en sus  adentros…). Ponemos a pochar en el aceite, a fuego suave, la cebolla y el puerro  durante 10 minutos, procurando que no tomen color, añadimos el bacalao y la hojita de laurel, le damos un par de vueltas, echamos las patatas y removemos un par de minutos luego añadimos la almendra molida, el caldo templado (un minuto en el micro), la leche y que cueza a fuego suave unos 15 minutos.
 Comprobamos y si es necesario rectificamos de sal y le damos el toque de pimienta blanca.
Retiramos del fuego, le quitamos la hoja de laurel y trituramos todo bien, bien que nos quede una fisna crema navideña.


Nota: puedes variar el pescado y poner merluza o rape congelado. Si quieres ver muchísimas más recetas solidarias :aquí


lunes, 4 de noviembre de 2013

Espuma de Gominolas de Naranja (como un yogur)

Lucia sabe un montón de cosas y cuando quedo con ella siempre me cuenta alguna nueva, hoy ha salido el tema de las naranjas y me ha regalado un montón de información que voy a compartir contigo. Dice Lucia que las  naranjas son digestivas, laxantes y recomendables ante cualquier amago escorbútico. Que las naranjas en latín se llaman aurantia, porque tienen el color del oro cuando maduran, que no engordan, que cien gramos de esta fruta sólo proporcionan treinta calorías, que se cultivan en China desde hace miles de años y que llegaron por primera vez a Europa en el siglo XIV. Y me dice, que la aromática corteza de las naranjas combina a la perfección con los platos de cerdo, cordero y aves. Además, todos los naranjos tienen un pasado común. Todos son siempre verdes y todos pertenecen a la misma familia. Todos tienen las flores blancas, con cinco pétalos y diez o más estambres.  Todos sin excepción, tienen los frutos redondeados, de color entre amarillo y rojo, que son precisamente los naranjas. Y, por si todo esto fuera poco, en este nuestro país casi todos los naranjos crecen en la misma zona geográfica, la de las luminosas huertas del litoral mediterráneo. Lo curioso es que a pesar de tantas y tan diversas coincidencias, hay naranjos que dan naranjas dulces y naranjos que sólo dan naranjas amargas, lo que podemos interpretar como que tampoco en el reino de los cítricos las coincidencias familiares y geográficas significan forzosamente uniformidad. Las naranjas, a pesar de su pasado común y de su procedencia china, a pesar de su pertenencia a una misma  familia, a pesar de los cinco pétalos de sus flores siempre blancas, y de sus diez o más estambres, a pesar de todos los pesares, pueden ser amargas o dulces. Te das cuenta? Igual sucede con las personas. Esto nos lleva o nos trae hasta la preparación de hoy, pero nos quedamos en la parte dulce:

ESPUMA DE GOMINOLAS DE NARANJA


Ingredientes (7 vasitos):

también lo podemos presentar en un vaso
1 sobre de gelatina en polvo, sabor naranja.
200 ml de agua.
50 ml de agua de azahar.
75 grs de azúcar.
250 ml de agua fría.
1 ½ yogures griegos desnatados.
6 hojas de gelatina neutra.
6 c.c de mermelada al gusto.
Ositos de gominola para decorar.
Sal de oro para decorar: la preparamos con sal en escamas y colorante alimentario dorado en polvo (opcional)


Elaboración:

Ponemos las hojas de gelatina a rehidratar en agua fría.
Proceso de sellado de los "yoguses"
En un cazo ponemos los 200 ml de agua, el agua de azahar y el azúcar a calentar al fuego, cuando rompe el hervor añadimos el sobre de gelatina en polvo sabor naranja, removemos bien hasta que esté completamente disuelta. Fuera del fuego mezclamos con los 250 ml de agua fría. Vertemos en una bandeja honda y llevamos al frigorífico por una hora.
 Sacamos la preparación y con la batidora de varillas montamos la gelatina, es decir, le incorporamos aire.  Esta preparación la vertemos en un molde forrado con papel film y dejamos que repose toda la noche en el frigorífico (yo la tuve un día entero). 
Mezclamos  la mezcla anterior con el yogur griego y  volvemos a darle aire con la batidora de varillas (lo he hecho en la thermomix con la mariposa y también sirve)  para hacer una deliciosa espuma.

En el fondo del vaso colocamos un poquito de mermelada al gusto (yo puse mermelada de jengibre, pero no a todo el mundo le gusta) encima colocamos nuestra espuma y le damos el toque con un osito de gominola y un poquito de sal de oro.

Uno se quedó sin tapadera, pero el papel  de aluminio... sirvió.

Nota y renota:  Sirva esta receta como un granito de arena más en la fantástica montaña de la iniciativa #RecetasSolidariasParaNavidad que ha partido de Helena del Valle, para animarnos a todos los que nos venis a ver a intentar llevar a cabo un consumo responsable y un derroche de imaginación en estas Navidades, para que lo menos sea lo más.  facebook.com/groups/recetassolidarias/ 

domingo, 27 de octubre de 2013

Sopa de la Noche de Muertos

Un poco de respeto para la calabaza. No olvidemos que el mar nace de una calabaza, que es, por lo tanto, fuente de todas las aguas marinas (así lo asegura una leyenda hindú),y que en el taoísmo chino las calabaceras de Tai contienen, como fruto, todas las especies humanas y todas las variedades de arroz. Se han encontrado incluso restos y semillas de calabaza en viejas tumbas germanas y los sabios se preguntan hoy si esas calabazas sirvieron para que los rubios guerreros continuasen alimentándose en el Más Allá. Nuestras hermosas calabazas, están emparentadas nada menos que con el Sol. Algunas sociedades iniciáticas africanas ingieren semillas de calabaza para desarrollar la inteligencia y ampliar conocimientos. Para los alquimistas orientales la calabaza era la representación total de un microcosmos, recipiente ideal, como el crisol, para recibir en su interior el elixir de la vida. La calabaza  es originaria de India y junto con el melón, el pepino y la sandía es una de las cuatro semillas frías, y a pesar de que, según los viejos libros, disminuye la producción de semen y enfría excesivamente los ardores del sexo, Apicio la cocinaba con guindillas, comino, cilantro, menta, vinagre, aceite y miel.  Voy a dejar a un lado a Apicio y los viejos libros y haciendo una incursión en el folklore celta de la mano de Jack voy a preparar la cena ( ojalá pudiera ser en las cuevas de Zugarramurdi!!) de la Noche de Muertos:

SOPA DE  LA NOCHE DE MUERTOS



Ingredientes (2 personas):

Un puñadito de setas (cantharellus )
1 ó 2 bolletus.
250 grs de calabaza butternut (la de color naranja) troceada.
200 grs de zapallo (sustituible por calabacín).
1 zanahoria pelada y troceada.
1 rama de apio (limpia de fibras y troceada)
½ c.c de curry.
½ c.c de sal.
¼ c.c de pimienta negra molida.
La parte blanca de un puerro, troceado.
3 c.s de aove.
1 rebanada de pan de molde blanco.
1 tortilla mexicana de trigo.
1 loncha fina de jamón ibérico.

Como en unos 15 minutos... todo preparado.

Preparación:

Sopa:
No necesitaremos agua ni caldo con el que nos aportan las hortalizas nos llega.
Lo primero es vaciar el contenido de nuestro zapallo con ayuda de un sacabolas (o una cuchara porque su carne es muy tierna)
En un recipiente que pueda ir al microondas ponemos la calabaza, el zapallo, el apio, la zanahoria,  el puerro, las cantharellus, las especias y el aove y lo metemos a máxima potencia 2 minutos.
Removemos y volvemos a meter otros dos minutos. En cuatro minutos tendremos nuestra base preparada. Ya sólo nos queda triturarla con batidora, thermomix o pasapurés... a tu gusto.
Crujiente de jamón:
Envolvemos en papel de cocina (un par de vueltas) nuestra loncha de jamón y la metemos 1 minuto a máxima potencia al microondas (con 45-50 segundos le llega también), lo sacamos y dejamos enfriar, antes de partirlo como más nos guste (incluso podemos hacer polvo de ibérico).
Bolletus:
Limpiamos el/los bolletu/s (depende del tamaño) y lo laminamos  para poner luego a la plancha.
Picatostes:
Con ayuda del rodillo aplanamos la rebanada de pan de molde y haciendo uso de unos cortadores de galletas (o con plantilla y tijera, si no tenemos los cortadores) cortamos el pan y también la tortilla mexicana. Los freímos en aceite muy caliente y reservamos sobre papel absorbente, para decorar nuestro plato.


El por qué de los ingredientes de esta receta:
La calabaza: en homenaje a la tradición Celta del Samhain.
Las setas: por Zugarramurdi, sus cuevas, sus brujas, sus aquelarres, sus bosques…
El zapallo: Porque era el último del huerto del verdulero, como la noche del 31 será la última de octubre y porque como no tengo sopera a mano… me vino de maravilla.
Las tortillas mexicanas: Porque si hay un país que sepa de Noche de Muertos… ese es Mexico.El Jamón Ibérico: Porque nadie debería irse de este mundo sin probarlo y es una pena no poder llevarnos un poco para el otro.

Esta receta se va a participar en el Reto de Octubre de Cocineros del Mundo en Google+ en el apartado "Salado".


jueves, 24 de octubre de 2013

Pastel de Patatas

Aquí está, llegó hoy y lo hizo bajo un paraguas, no podía ser de otra manera por dos razones, una es que estamos en otoño y la otra que esto es Galicia y el maravilloso paisaje verde tiene un coste de mantenimiento: la lluvia. Visto el panorama lo primero que he hecho  ha sido prepararme para el recibimiento, cuatro velas por aquí, dos cirios por allá, un pañuelo a la cabeza y mi bola mágica enchufada a la corriente  (mi bola además de cristal es eléstrica, soy pitonisa moderna, tanto que  no establezco contacto con el más allá ni con el pasado, sólo con el más acá y siempre pensando en el futuro) Una vez que te he puesto en situación ya sabes a quien le he abierto las puertas, justo…  a Escorpio, aunque cualquiera le dice “no, a usted yo no le dejo pasar y por favor baje ese aguijón que no soy de fiarme de quien tiene veneno en sus interiores sea persona, animal o cosa”. Escorpio es el señor y guardián de la octava casa del Zodíaco, descendiente de Selket, la diosa-escorpión de Egipto. Era diosa de la fertilidad y de la otra vida, y guardaba una de las cuatro puertas del Reino de los Muertos. Como el animal que la simboliza, no dañaba a los que la dejaban en paz, pero castigaba terriblemente a los entrometidos. Escorpio es posiblemente el más poderoso y misterioso de todos los seres cósmicos del Zodíaco. Tiene el poder de destruir o iluminar, de crear o de suprimir. El veneno de su aguijón puede ser tan mortal como el de una serpiente, o tan puro y vital como las esencias que fluyen entre el hombre y la mujer. No es de extrañar que en las personas nacidas bajo el signo de Escorpio, estas poderosas fuerzas se manifiesten en forma de creatividad y lealtad, o de egoísmo y abuso a los débiles. Nosotros   para nada queremos la segunda parte de Escorpio, vamos a quedarnos con la parte creativa y leal y para demostrarlo:

PASTEL DE PATATAS 
(o cómo aprovechar restos de un asado)



Ingredientes  (4 personas):

½  Kg de  carne (asada o cocida, que nos haya sobrado)
4 patatas medianas.
1 cebolla.
1 pimiento rojo.
1 pimiento verde.
3 dientes de ajo.
1 zanahoria  mediana.
1 calabacín no muy grande.
½ vaso de vino blanco seco.
½ c.c de tomillo.
½ c.c de romero.
Unas hojas de menta.
Sal (opcional)
Pimienta negra recién molida.
Aove.

Elaboración:

Empezaremos deshebrando la carne y retirándole cualquier hueso o huesecillo que pudiera tener (he utilizado costilla de cerdo que había sobrado de una barbacoa).
Lavamos, secamos y picamos muy menuditas todas las verduras  (la zanahoria la pelamos, el calabacín no es necesario) y las reservamos por separado.

En una cazuela  ponemos  aove a calentar (unas 6 c.s) y  añadimos la cebolla y el ajo y dejamos que se vayan  haciendo, cuando estén un poquito dorados añadimos el pimiento rojo y el verde y dejamos que se cocinen unos  5 minutos, añadimos la zanahoria le damos a todo un par de vueltas  e incorporamos el calabacín, removemos, añadimos el tomillo, el romero y la sal (opcional) y dejamos que el conjunto se cocine durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando.  Subimos el fuego y añadimos el vino blanco dejamos que se evapore el alcohol durante un par de minutos.  Bajamos el fuego, incorporamos la carne y dejamos que siga  cociendo a fuego bajo  sin tapar. Seguimos preparando el plato.
Mientras,  lavamos y picamos con un palillo las patatas y las ponemos a cocer en el microondas, de 2 en 2 y durante 4 minutos cada vez.  Dejamos enfriar las patatas, las pelamos y las cortamos  en rodajas finas.
Ponemos un poco de aove en una sartén y dejamos que las patatas se pochen a fuego bajo durante 12 minutos.
Apagamos ahora el fuego de la carne, pero la dejamos al calor residual.
 Sacamos, escurrimos y  cubrimos el fondo de una fuente con la mitad de las patatas, las salpimentamos y vertemos la mezcla de verduras y carne, le picamos unas hojas de menta por encima y tapamos esto con el resto de las patatas, procurando que quede todo bien cubierto y salpimentamos. Todo está caliente, pero si necesita más calor… toque de microondas.

Adornamos  con unas hojas de menta y unas bolitas de pimienta rosa.


lunes, 21 de octubre de 2013

Bizcocho de Limón sin Huevos y sin Leche

La mesa del taller estaba llena de botes de barnices, pinturas, brochas, lacas y varios productos más de la misma gama, de repente Merche me dice “te tengo que dar la masa” Qué masa? “La masa madre” De qué masa y de qué madre me hablas? “sí mujer, de la masa madre de los frailes” Sigo sin entender nada, te pasa algo? A estas alturas no se bien quien intervino  “Merche, es que no te enteras, que no es de los frailes, que es de los monjes”. Juro que la que no se enteraba de nada era yo y creo que tu tampoco te estás enterando. La cosa es que Merche quería darme una masa madre para hacer un bizcocho, que para que te salga bien te la tienen que regalar y tu se la tienes que regalar a otra persona, vamos que más que masa madre parece la falsa moneda de la copla, la que va de mano en mano y ninguno se la queda. Y ahí no queda todo que la masa tiene que andar nueve días por la cocina a temperatura ambiente, no se especifican muy bien los grados, depende del ambiente (que digo yo que no será lo mismo el ambiente de Galicia que el de Soria, por poner un ejemplo)y cada día hay que rezarle un credo. Pues a mí eso no me convence mucho y menos aún lo del credo que de tantos como recé en las monjas he olvidado la letra y la música. Después  Charo confesó que ella le acortó el periodo de estancia y que no aguantó más y a los tres días hizo el bizcocho, que de credos ni uno  y le quedo bueno de caray.  No me voy a complicar ni miajita, y no te voy a liar ni con la masa ni con su madre y te voy a proponer algo muchísimo más rápido, sencillo y seguro que igualmente delicioso y encima sin huevos y sin leche:

BIZCOCHO DE LIMÓN SIN HUEVOS Y SIN LECHE.




Ingredientes:

180 grs de harina (todo uso)
150 grs de azúcar.
150 ml de agua.
1 limón: su zumo  y su piel rallada.
5 c.s de aceite de girasol.
1 c.c de vinagre de manzana (o de vino blanco).
1 c.c de bicarbonato.
1 c.c de esencia de vainilla (opcional).



Elaboración:

Precalentamos el horno a 170º.
Mezclamos la harina tamizada con el resto de los ingredientes y lo ponemos en un molde forrado con papel de horno.
Cocemos a 170º durante 30 ó 35 minutos.

Sacamos y dejamos enfriar antes de decorar (lo he decorado con unas finas rodajas de lima y limón, unos trocitos de cáscara de limón confitada y lo he bañado ligeramente con glaseado de manzana). 









Como ves, más sencillo... difícil.

jueves, 17 de octubre de 2013

Empanadillas de Calabaza, avellanas y queso con toque de Amaretto

Se acerca la noche del 31 de Octubre, víspera del día de la Misa de Difuntos. Es la noche en la que los espíritus de los muertos visitan a sus familiares vivos en busca de consuelo. La multitud de espíritus que vagan libres en Hallowe´en crea una atmósfera ideal para toda clase de actividades ocultistas. Los goblins aprovechan su última oportunidad, antes de quedarse aletargados todo el invierno, para cometer toda clase de maldades contra los humanos. Los gritos y risas de las brujas llenan el aire de la noche, ya que bandadas enteras de ellas vuelan al último Sabbat del año. Las hadas raptan a jóvenes esposas, a las que devuelven confusas y amnésicas trescientos sesenta y seis  días después. Los hombres-lobo aúllan mientras rondan en busca de presa; toda clase de fantasmas murmuran y gimen junto a las puertas y ventanas. Manos esqueléticas salen de antiguas tumbas. Todas estas tensiones sobrenaturales crean un espléndido ambiente para la adivinación y la predicción del futuro. Los lectores de bolas de cristal tienen más trabajo que en cualquier  otra época del año y los quirománticos hacen buen negocio. Los mortales no deben acurrucarse en sus casas la noche de Hallowe´en, sino encender grandes hogueras en lo alto de las colinas para ahuyentar a las brujas, celebrar fiestas ruidosas y bailar alrededor de las casas y graneros para espantar a los goblins,  las hadas y las brujas y dar abundante comida  y bebida a los niños y a los pobres.  La comunidad que organice un Hallowe´en bien estruendoso logrará alejar a todos los acechantes nocturnos.  Vayamos preparando nuestra fiesta de Hallowe´en y empecemos preparando:

EMPANADILLAS DE CALABAZA, AVELLANAS Y QUESO CON TOQUE DE AMARETTO. (Calabazadillas para Hallowe´en)



Para la elaboración de esta receta he usado calabaza butternut porque la textura de su pulpa densa es sedosa y de grano fino y combina muy bien con ingredientes salados y me he inspirado, digo inspirado, en los  tortelli de calabaza y amaretti de la Chef Nadia Santini (mejor chef femenina del mundo 2013).

Ingredientes (para unas16 calabazadillas):

8 ó 9 obleas para empanadillas.
las calabazadillas fritas
Las calabazadillas cocidas en el horno


100 grs de calabaza (asada o cocida en el microondas)
1 puñadito de avellanas tostadas.
2 c.s de nata espesa.
Un poco de queso mozarella rallado.
2 c.s de Amaretto (licor)
Pizca de sal.
Elaboración:

Avellanas recién tostadas  y molidas en la thermomix o en un mortero.
Una vez asada o cocida la calabaza, con una pizca de sal,  la aplastamos con un tenedor y le añadimos
las avellanas  y las 2 c.s de Amaretto. Mezclamos todo bien y reservamos tapado con film.

Con ayuda de un cortapastas recortamos las calabacitas en la oblea de empanadilla, de cada oblea salen cuatro recortes (dos calabacitas).
Rellenamos una parte de la calabaza primero ponemos una pizca de queso rallado y luego un poquito de la mezcla de calabaza, colocamos otra base de oblea encima y procuramos que no se nos salga el relleno. Le damos forma de calabaza.

Para la cocción hay dos métodos: uno que  consiste en freír las empanaditas por tandas en aceite caliente y el otro que consiste en pintar con aove las empanaditas y luego cocerlas en el horno a 180º unos 10 minutos.  Con el horno hay que tener cuidado, pues se hacen muy rápido y se nos pueden quemar.  


Y aprovechando... con esta receta participo en el Reto de Octubre de Cocineros del Mundo en Google+ en el apartado "Salado".

 http://cocinerosdelmundodegoogle.blogspot.com.es