domingo, 10 de diciembre de 2017

Semifrío de Kiwano

Maruchi ha venido a casa  arrastrando andares y movimientos de frustración, o como dice ella “momento Ay! Que se me han caído los palos del chozo”. -Qué pasa, princesa? Que te traigo un regalo (pues por la cara que luce más bien parece que me trae la dirección de un velatorio y si es un regalo, bien podría ser envenenado). -Pues cuéntame el por qué y luego el qué o al revés, pero cuenta que estoy en ascuas. Del bolso ha sacado una bolsa y de la bolsa una fruta preciosa, -Y eso? Se llama Kiwano, pero, advierto, no sientas la tentación de salir corriendo a comprar uno. Es más, no compres un Kiwano a menos que te guste su forma exterior y sientas nostalgia por la peli de la Guerra de las Galaxias (sale en uno de sus episodios). Con su aspecto espinoso y su combinación de naranjas resulta de lo más atrayente y eso me ha pasado, que me ha atraído y lo he comprado por purita ignorancia y porque dos adolescentes estaban haciendo comentarios graciosos de los dichosos kiwanos, eso es lo que me acabó de convencer. Pensé: “algo que provoca que dos adolescentes se olviden del wassap y encima se rían…tiene que ser bueno por narices”. Y entonces fue cuando añadí dos kiwanos a la cesta de la compra. Bueno, eso y mi síndrome  CVCQ (culo veo, culo quiero). Pues bien, no ha sido una buena opción, llegué a casa y busqué en Google para ver si conseguía una buena receta y creo que logre dos muy parecidas y todos los comentarios que encontré puedo resumírtelos en uno:“ Esto es un fracaso, no compres un kiwuano a no ser que tu hambre sea incontrolable y esto lo único disponible”.  Aun así, pensé que no podían ser tan malos y menos por el precio que pagué por ellos. Al abrirlo descubrirás que también su interior es hermoso, de color verde brillante con pequeñas semillas blancas (como las de un pepino grande y muy maduro), con una textura gelatinosa. El que abrí lo usé para hacer un coctel margarita, pero con este … no sé ni qué ni cómo hacerlo.
He probado un poquito del interior del kiwano para ver qué y cómo prepararlo y me he encontrado con un sabor entre melón, plátano, limón y pepino. Lo calificaría de muy refrescante. Y esto es lo que he preparado con el kiwano de Maruchi:

SEMIFRÍO DE KIWANO


Ingredientes ( 4 porciones):

1 Kiwano.
2 plátanos.
2 yogures naturales.
2c.s de sirope de Ágave.
1 naranja (su zumo).
3 hojas de gelatina (5 grs)
Ralladura de lima y grosellas rojas para decorar.









Elaboración:

Hidratar la gelatina en agua fría.
Sacar el interior del kiwano para un bol

y con paciencia y las manos limpias estrujar la pulpa entre las manos para retirar las semillas, todas, todas. El jugo y la pulpa que obtenemos lo ponemos en el vaso de la batidora (o thermomix)


y le añadimos los dos plátanos picados, los dos yogures naturales y el sirope de ágave. Trituramos bien todo y reservamos.
En un bol que pueda ir al microondas vertemos el zumo de la naranja y lo calentamos 30”. En este zumo caliente disolvemos las hojas de gelatina bien escurridas.  Cuando la gelatina esté completamente diluida vetemos esto en la mezcla de yogur. Removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes.


Vertemos la crema obtenida bien en la propia cáscara del kiwano o en unas copas de postre.
Llevamos al frigorífico y dejamos ahí (unas 2 horas mínimo) hasta que lo vayamos a servir, momento en el que decoramos con ralladura de lima y unas grosellas rojas, o lo que más nos guste.




He de contaros que en casa ha sido todo un éxito, lo han encontrado muy ligero, refrescante y con muchos matices de sabores. 


Y la presentación en su propia cáscara es muy vistosa.
He elegido plátano para acentuar más el sabor original del kiwano y naranja para potenciar el sabor fresco sin que llegue a ácido que lo neutraliza el lácteo y ayuda a la nota final del pepino.

Esta es mi pequeña contribución para #RetoChristmasTimeSpecialCdM2017 de Cocineros del Mundo.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Setas de Cardo, Brócoli y Pasta

Para los problemas mundanos una ayuda es siempre bienvenida. Los del alma no son transferibles. Eso lo sabía Joaquín muy bien. Siempre miraba a los clientes de los bares de mala muerte y peor vida, y trataba de imaginarse por qué cada uno de ellos estaba allí, qué pasaba con sus vidas para que invirtieran tiempo y dinero cantando aquellas mismas canciones adoloridas que sólo acentuaban su soledad, su desengaño vital, el largo olvido y la traición sufrida, tragando aquellos alcoholes recios y buscapleitos mientras las manos empezaban a temblar con la reincidencia. Gastaba sus últimos resabios de psicólogo y de paso se psicoanalizaba, preguntándose qué hacía él también allí, para al final esconderse verdaderas respuestas: simplemente porque le gustaba recostarse allí a sentirse un recluso condenado y olvidado y pedir otro trago, oír lo que hablaban los demás, hablar consigo mismo y sentir que el tiempo pasaba sin atormentarlo. A veces pedía un trago para pensar en ella o para olvidarse de él, para intentar resolver sus cuestiones con Dios, para celebrar o recordar, sobre todo en esta época del año en que llegaban las primeras lluvias y se iban los últimos rayos de sol del otoño, o sólo porque aquellos lugares le satisfacían más que un bar con copas altas y gintonics de diseño.
SETAS DE CARDO, BRÓCOLI Y PASTA.


Ingredientes:

150 grs de pasta (a tu elección).
100 grs de setas de cardo (u otras, uso las de cardo porque las recojo  del campo)
1 diente de ajo picado.
2 ramitos de brócoli fresco.
Pimienta negra recién molida.
2 C. s de aove.
Sal al gusto (opcional).
Agua y sal para cocer la pasta.








Elaboración:

Lavamos y limpiamos bien las setas de cualquier resto de arena que pudieran tener, reservamos.
Ponemos a cocer la pasta (según las instrucciones del fabricante) en abundante agua con sal, mientras preparamos nuestras setas.
En una sartén  a fuego medio, ponemos las 2 C.s de aove y le añadimos los ajos.


Cuando empiecen a dorarse los ajos,  añadimos las setas y dejamos cocinar unos 5 minutos, empezarán a soltar un poquito de agua, no pasa nada.


Añadimos el brócoli en trozos pequeños y dejamos que se cocine junto con las setas unos 10 minutos más, hasta que el líquido de la sartén desaparezca, removiendo de cuando en vez.



Escurrimos la pasta y la añadimos a la sartén donde tenemos las setas y el brócoli, espolvoreamos con un poquito de pimienta recién molida, le damos un par de vueltas en la sartén y…servimos inmediatamente.


domingo, 26 de noviembre de 2017

Matoke

Pensó en su ciudad natal y no le pareció normal que al evocarla, durante unos interminables segundos no fuera capaz de acordarse de nada de lo que había dejado en ella, salvo la música de una tarantela que de pequeña había oído tocar en la Plaza Mayor. Lo raro es que recordara únicamente una tarantela y nada más, teniendo en cuenta que no sentía aprecio alguno por la tarantela. Por eso sintió que era raro, muy raro que de su querida ciudad se le hubieran desvanecido durante unos segundos eternos todos sus recuerdos y quedara solamente uno, el eco de una tarantela. Pasados esos segundos de estupor y amnesia, entraron en su mente imágenes nostálgicas de su ciudad. Qué le había sucedido? Probablemente nada alarmante. Se había quedado bloqueada su memoria nostálgica durante unos segundos por culpa de una tarantela extraña y eso era todo. Quizás toda la culpa venía de su soledad, porque a veces la soledad sólo es eso: un cuarto de un hotel en el extranjero, una persona tumbada sobre una cama y la música de una tarantela extraña. Se tranquilizó al recuperar la memoria casi completa de su querida ciudad, pero como notó que se le humedecían los ojos, decidió dar un golpe de timón y sortear la nostalgia concentrándose en el sonido que, a través de la ventana abierta llegaba de la calle en aquella tarde de otoño.

MATOKE


Ingredientes (2 personas):

2 bananas verdes un poco duras.
3 c.s de cebolla tierna muy picadita.
1 tomate mediano sin piel picado pequeño.
2 ó 3 lonchas finas de bacon picadas menudas.
½ c.s de aceite suave.
un poco de gengibre fresco rallado.
Unas ramas de cilantro fresco.










Elaboración:

En una sartén ponemos el aceite y doramos el bacon picadito, teniendo cuidado que no se nos queme. Mientras pelamos y picamos las bananas en trozos de unos 5 cm.
Retiramos el bacon para un papel absorbente de cocina y reservamos.

En el aceite donde hemos dorado el bacon vamos a dorar ahora, a fuego medio bajo, los trozos de banana por todos los lados, cuando estén a nuestro gusto añadimos la cebolla y dejamos que se vaya poniendo transparente, unos 7 minutos.


Añadimos el gengibre y el tomate y dejamos todo cocinándose por otros 7 u 8 minutos.
Pasado este tiempo sacamos de la sartén para el plato y en el momento de servir espolvoreamos con el bacon dorado y el cilantro picado.

Esta receta se la debo a Ely Otino que durante mi estancia como voluntaria en la Misión de Aliwuan (Uganda) tan amablemente nos preparaba la comida con lo que allí había (que no era mucho). Yo he añadido bacon, cosa que no se encuentra ni de casualidad en Aliwuan, allí lo que cocinan son termitas que, por cierto. están buenísimas.


Mi voluntariado en Uganda fue una de las cosas que hice en el tiempo que mi blog estuvo en modo “off”.









La cocina de la Misión

martes, 21 de noviembre de 2017

Pan de Leche

A las nueve “ante meridiem” ha sonado el timbre de casa y, quién crees que era? Pues sí, acabas de acertar, ella en persona, Maruchi, en todo el cuerpo y alma que la vida le está regalando, venía desencajada y no precisamente por el frío, ha pasado hasta la cocina y una vez despojada de su abrigo y  cómodamente acomodada ha empezado el relato origen de tanto desencaje: “Ayer nos comunicó  mi tía Eulalia que se vuelve al pueblo, que las “modernuras” de la ciudad la estaban volviendo loca.Lo que son las cosas…no había terminado de decir la frase la pobre anciana cuando ya estaba mi Igor, en la puerta de casa, con el coche arrancado y el maletero abierto. Mi madre la pobre: "Igor, por Dios Santo, disimula un poquito…"Pero es que mi tía, es mucha tía y saca de quicio a cualquiera. En mi casa, como sabes, somos tres mujeres: mi madre, mi tía  y yo…por eso, lo peor de todo es cuando la octogenaria empieza con las indirectas tipo:- “ALGUIEN” se ha recortado los pelos del bigote y ha dejado el lavabo hecho un asco. Esto a la hora de la comida, con todos sentados a la mesa…inconscientemente, mi madre y yo, levantamos la cabeza y miramos a mi Igor como diciendo: No la escuches Igor, contente, está mayor, arrugada y apenas mide metro y medio ¿va a poder contigo?…inspira…expira…inspira…expira… A ella le gustaría que todo fuera como cuando vivía en el pueblo: el botijo, el candil, el agua del pozo y la verdura del huerto. Y tenemos que explicarle mil veces, que no debe pasar al jardín  del vecino y cogerle las naranjas del árbol, que aquí no es como en el pueblo. Y por mucho que diga mi madre, lo que ocurre es que ella no se adapta, llegó a mi casa queriendo ser la dueña y señora…pero todo el mundo sabe que el dueño y señor de mi casa es…Taco, el perro. Y así están las cosas, mi tía despotricando todo el día, mi madre con el rosario en ristre a todas horas, mi Igor desquiciado de todos los nervios que hay en su cuerpo y yo…sin desayunar y mira las horas que son”. -No se hable más Maruchi, pongamos mantel en la mesa  que mira lo que mira lo que tengo para tí:


PAN DE LECHE 



Ingredientes:


500grs de harina (mejor si es de fuerza).
110 grs de azúcar.
1 huevo.
2 c.s de mantequilla.
25 grs de levadura fresca de panadería.
250 ml de leche
2 c.s de miel.
Pizca de sal.






Elaboración:
En un bol mezclar la levadura desmenuzada con la harina tamizada, agregar el huevo y mezclar bien. Añadir la leche templada y remover todo bien. Enseguida añadir el azúcar, la miel y la sal y mezclar todo. Por último agregar la mantequilla y mezclar todo bien con las manos, hasta conseguir una masa suave que comience a despegarse de las manos.  Hacer una bola y dejar reposar en un bol algo enharinado y tapado con un paño unas dos horas o hasta que la masa duplique su tamaño. Pasado este tiempo sacar la masa y cortar con los dedos trocitos de ella, que colocaremos en un molde apto para el horno (llenamos 2/3 partes)

también podemos colocar los panecillos moldeados a mano directamente sobre el papel de horno, guardando una distancia de 2 a 3 cms entre panecillo y panecillo. Pincelamos con leche y dejamos reposar 30 minutos. Mientras, precalentamos el horno a 180º.
Introducimos nuestros panecillos en el horno y los cocemos durante 10 o 15 minutos, hasta que estén doraditos. 


Retiramos los panes del horno y dejamos reposar unos minutos antes de consumirlos. 


lunes, 13 de noviembre de 2017

Calabacín Y Soja

Él era, de verdad, ese tipo de personas que creía que las cosas pasaban así: en el momento menos esperado conoces a alguien, hay una conexión mágica, una complicidad instantánea y tu vida cambia. Y durante años había estado esperando fielmente un momento así. Y llegó. Recordaba que lo primero que le había atraído de ella era su voz y su sonrisa. Su voz tenía un encanto increíble, un poco áspera y ronca, un poco nasal, un poco como la de un personaje de dibujos animados, una voz de la que brotaban juventud y bondad. Y se fue. En el tiempo que duró su ausencia, todas las noches salía a la calle, subía por una acera de la calle y bajaba por la otra, entreteniéndose en las ventanas empañadas y leyendo los menús que conocía de memoria, pensando qué tipo de comida debería elegir para la cena, a qué restaurante barato debería entrar esa noche, en qué bar debería tomarse un trago o dos o tres o cinco y no sentirse solo esa noche. Cuando ella estaba a su lado él era un hombre diferente, un hombre mejorado por el amor y la felicidad que experimentaba. Y no volvió.

CALABACIN Y SOJA


Ingredientes (2 personas):

1 calabacín mediano
20 grs de soja texturizada.
2 tomates maduros (para salsa)
¼ de cebolla muy picadita.
1 diente de ajo picado.
1 c.c de orégano seco.
½ c.c de pimentón dulce de la Vera.
1 c.s de aove.
Sal




Elaboración:

Ponemos la soja a hidratar en agua tibia.
Lavamos, secamos el calabacín y lo pelamos parcialmente (a tiras). Lo cortamos en  4 ó 5  trozos (dependiendo de lo grande que sea) de unos 8 cm de largo.
Ponemos a calentar abundante agua con sal y cuando rompa a hervir introducimos los trozos de calabacín y dejamos que se cuezan por unos 4 minutos (que queden al dente, no muy pasados). Sacamos los calabacines  de la cazuela y los pasamos por agua fría, para cortar la cocción y que no queden demasiado blandos.
Pelamos y picamos los tomates. Reservamos.
En una sartén ponemos una c.s de aove y añadimos el ajo y la cebolla picados, removemos y a los 3 minutos  añadimos el pimentón, removemos e incorporamos los tomates picados (para que no se requeme el pimentón) y el orégano. Dejamos cocer unos 10 minutos a fuego bajo. Añadimos la soja bien, bien escurrida (yo la pongo en un colador y la aprieto con una cuchara para que suelte la mayor cantidad posible de agua), y dejamos cocer unos 5 minutos más.
Retiramos del fuego y reservamos.
Mientras se cocina la salsa, vaciamos con cuidados los trozos de calabacín con ayuda de una cucharilla o un sacabolas.
 Algunas de estas bolitas podemos pasarlas por la plancha para dorarlas un poquito y que nos sirvan de decoración.
Rellenamos los calabacines con la salsa de tomate y soja y colocamos encima una bolita de calabacín dorada en la plancha.
Podemos dejarlos preparados y calentarlos en el microondas o en el horno convencional.

martes, 7 de noviembre de 2017

Volcán Mexicano

Los ajolotes son una especie de salamandra que nunca abandonan su estado de larva, algo así como renacuajos que nunca se convierten en ranas.  Solían abundar en los lagos que rodeaban la antigua Ciudad de México y eran uno de los platos favoritos de los Aztecas. Ahora, tan sólo sobreviven en acuarios, laboratorios y zoológicos. Yo los vi por primera vez en Xochimilco y tanto me impresionaron que busqué y busqué información sobre esta especie. Buscando llegué hasta un cuento breve de Julio Cortazar sobre un hombre tan fascinado (como yo) por los ajolotes del Jardin des Plantes de Paris que termina convirtiéndose en uno de ellos. Todos los días, incluso tres veces por día, el hombre de ese cuento visita el Jardin des Plantes para observar a los extraños animalitos en su acuario, ver sus cuerpos translúcidos y lechosos, sus delicadas colas de lagarto, sus caras aztecas triangulares, planas y rosadas, las patas diminutas con dedos casi humanos, los bultitos que brotan de sus branquias, el brillo dorado de sus ojos, la manera en que se echan a nada con una sola ondulación del cuerpo. Parecen tan extraños que el hombre se convence de que no son sólo animales, sino que guardan una misteriosa relación con él, que de alguna manera le suplican con sus ojos dorados que los salve. Un día, como de costumbre, el hombre está observando a los ajolotes, con el rostro muy cerca del cristal del acuario, pero, justo a la mitad de esa oración, el “yo” se encuentra en el interior de la pecera y observa al hombre a través del cristal. El cuento termina con el ajolote albergando la esperanza de haberle comunicado algo al hombre, de haber enlazado las calladas soledades de ambos y de que la razón por la que el hombre ya no visita el acuario sea que está en algún lugar escribiendo un cuento sobre lo que significa ser un ajolote.

VOLCÁN MEXICANO


Ingredientes:

Una tacita de guacamole.
Una tacita de pico de gallo.
Salsa de queso:
175 ml de leche evaporada.
1 c.c de chipotle molido.
3 ­+ 3 c.s de mezcla de cuatro quesos.
3 tortillas de trigo (para tacos).
Aceite suave para freir.







Elaboración:
Guacamole: Aquí

Salsa “pico de gallo”:
1 tomate rojo (tomate pera).
½ cebolleta tierna.
Unas ramas de cilantro.
Sal (opcional)
El zumo de 1 lima.
Pizca de pimienta negra molida.
Picar muy menuditos el tomate, la cebolla y el cilantro. Salpimentar y regar todo con el zumo de lima.

Salsa de queso y Chipotle:


En un cazo o sartén ponemos la leche a calentar y le añadimos la c.s de chipotle molido, removemos bien, bien y echamos ahí 3 c.s de mezcla de 4 queso.  Calentamos sin dejar de remover hasta que los quesos se hayan fundido. Apagamos el fuego, tapamos y reservamos la salsa al calor.


Cortamos las tortillas en triángulos y los vamos friendo por tandas en aceite bien caliente, cuando están los bordes doraditos les vamos dando la vuelta. Sacamos y dejamos escurrir sobre papel absorbente.
Encendemos el horno a 160º
 Montamos el plato: En el fondo la salsa de queso, sobre esta unos cuantos triángulos de tortilla, un poco de la mezcla de cuatro quesos, más triángulos, más mezcla de quesos y así…hasta que hagamos nuestra montañita.


Metemos nuestra montaña en el horno esperando que con el calor se fundan los quesos.


Sacamos del horno cuando los quesos están fundidos o un poco antes (depende de gustos) pero  los nachos calientes.

 Regamos con la salsa pico de gallo y el guacamole y…A disfrutar!!


lunes, 30 de octubre de 2017

Barcas de Bacalao Y Berenjena

Se encontraba por azar el azar en huelga en la ciudad aquel día? No he conocido nunca al azar, pero estoy completamente segura de que ese día no se había declarado en huelga alguna. Si se me permite especular un poco, diré que mientras Marieta se dirigía al mercado y Luis se despertaba aturdido, el azar a su vez se estaba desperezando en su torre recubierta de baldosas de nebulosa  mientras un lacayo sonriente y muy protocolario le leía en voz alta las tentaciones que ofrecía aquel día la ciudad para intervenir en la azarosa vida de sus gentes. Y quiero suponer que Marieta, camino del mercado, y Luis, despejándose  a golpes de agua fría, debieron parecerle al azar un bocado bien fácil y apetitoso.  Pues quiso el azar que ambos se cruzaran en la calle de los libreros y a partir de aquel instante en que sus ojos se encontraron, aislados del mundo por la magia del amor, sólo vivían para reencontrarse cada día hasta el momento en que Luis le ofrece a Marieta los bienes que aún conservaba, un corazón descosido y remendado  que ella  recibe con un beso largo y sosegado, de lenguas que se enredan sin orden, de dientes que tropiezan y labios que empiezan a doler. Es el mejor beso que se dan desde que el azar los juntó en la calle de los libreros cerca del mercado.

BARCAS DE BACALAO Y BERENJENA



Ingredientes (para 6 barcas):

6 barcas mini (old el paso)
300 grs de migas de bacalao desaladas.
½ cebolla picada menudita.
2 berenjenas medianas.
1 ramita de perejil.
70 grs de queso en lonchas.
2 c.s de aove.






Elaboración:

Lavamos las berenjenas y las picamos, con la punta de un cuchillo, en diferentes sitios. Las ponemos en un plato y las asamos en el microondas a máxima potencia 4 minutos (si son grandes  necesitaremos un par de minutos más). Dejamos enfriar.
Una vez frías las berenjenas las abrimos a la mitad y con ayuda de una cuchara retiramos su carne y desechamos la piel. Picamos la carne de las berenjenas y reservamos.


Ponemos en una sartén las dos cucharadas de aove, añadimos la cebolla picada y cocinamos a fuego bajo hasta que la cebolla esté transparente, momento en el que añadimos el bacalao y subimos un poquito el fuego. Dejamos un par de minutos.
Añadimos las berenjenas asadas y picadas a la sartén, removemos y echamos el perejil picado. Cocinamos esto cinco minutos más, dando vueltas de cuando en vez. Apagamos el fuego y reservamos.
Cubrimos el fondo de las barquitas con unos trocitos de queso, encima vertemos parte de nuestro preparado de berenjenas y bacalao y lo “tapamos” con ½ loncha de queso.


 Sobre el queso colocamos tres rodajitas de tomate cherry. 


Encendemos el grill del horno a 175º e introducimos nuestras barquitas unos minutos, hasta que el queso se haya fundido.
Servir recién sacadas del horno, estarán crujientes por fuera y deliciosas en su interior.


Sencillamente...deliciosas.