domingo, 25 de noviembre de 2018

Konafa Rellena de Queso y Miel


Fátima se casó enamorada y casó mal. Por todas partes Naim, su marido, fue acarreando deudas y a todo el mundo le pidió prestado hasta que a todo el mundo le debía un mundo. No se atrevió a decírselo a Fátima, y ella, que lo sabía igual que lo había sabido todo el pueblo, lo dejó irse sin decirle adiós, el día que Naim decidió marchar a buscarse la vida en otro lugar. Fátima trabajó duro hasta que los hijos crecieron y hubo que hacerse cargo primero de pagarles los estudios y luego de acompañarlos en el trajín de cuidar a los nietos. De los cinco hijos que le dejó Naim como quien deja lo mejor de un huerto, todos salieron buenos y trabajadores. Fátima no sabía ni cómo había logrado que cada uno de sus hijos se hiciera de provecho. Ahora, mientras recogía el orégano de una de las macetas recordó las mañanas de los domingos cuando todos sus hijos estaban en casa. Aquellos días, cuando todos se reunían para preparar la comida Alim, el tercero de los hermanos y Larissa la cuarta en orden,  tenían tareas muy especiales: Alim tomaba nota de los ingredientes y la forma de prepararlos que tenía su madre y Larissa ejercía de ayudante de cocina. Con el tiempo Alim y Larissa abrieron una casa de comidas: “Las manos de Fátima” que servía las más deliciosas Konafas (Knafeh Na´ameh) que se pudieran comer en todo el Medio Oriente.

KONAFA RELLENA DE QUESO Y MIEL


Ingredientes:

Jarabe:
230 ml de agua mineral.
180 gr de azúcar blanca.
1 c.s de zumo de limón.
1 c.s de agua de azahar (o agua de rosas).

Konafa:

250 gr de Kataif.
112 gr de mantequilla sin sal derretida y enfriada (o ghee).
300 gr de queso (requesón, ricota, mozzarella o una mezcla de ellos) Yo he utilizado requesón y mozzarella rallada.
2 c.s de miel de brezo.










Adornar:
Pistachos molidos.
Semillas de granada.

Elaboración:

Empezamos con el jarabe, para ello vertemos en un cazo el agua y el azúcar y lo llevamos a fuego medio hasta que el jarabe comienza a burbujear  y lo dejamos así unos 10 minutos, transcurrido este tiempo añadimos el zumo de limón y el agua de azahar (o agua de rosas). Continuamos cociendo 5 minutos más a fuego medio. Apagamos y dejamos que el jarabe se vaya enfriando.
Mezclamos el queso (o la mezcla de quesos) con la miel y reservamos.
Trituramos el Kataif con las manos, que nos quede como si fueran fideos para una sopa.

Preparar la mantequilla: en un bol derretimos la mantequilla (al baño maría o en el microondas, a potencia baja) y dejamos que se enfríe así los sólidos lácteos (la sustancia más blanca) se irán al fondo y la grasa de la mantequilla (el líquido amarillo) flotará hacia arriba. Esta grasa es la que utilizaremos.
Vertemos la grasa de la mantequilla sobre el Kataif triturado y lo mezclamos muy bien con las manos, una vez mezclado cubrimos el fondo y paredes de un molde bajo (o una sartén, la mía mide 22cm y la pequeña 12) con parte del Kataif (como 2/3 partes)


 presionando sobre el fondo y los laterales, sobre esto colocamos la mezcla de quesos y miel


y cubrimos con el resto de Kataif y mantequilla, presionando ligeramente.


Precalentar el horno a 180º e introducir la sartén y cocer 30-35 minutos, hasta que la superficie y los laterales adquieran un color dorado.

Esta  está hecha en el horno

Sacar del horno y verter el jarabe por encima de toda la Konafa.


Dejar reposar unos 7 minutos para que el jarabe penetre, adornar con pistachos molidos y semillas de granada. Servir caliente.

Esta está hecha sobre el fuego

Podemos hacerlo al fuego, para ello colocamos la sartén sobre el fuego y transcurridos unos 5 minutos damos la vuelta (como si fuera una tortilla) a nuestra Konafa para que se dore por el otro lado. Una vez dorada, la regamos con el jarabe y la pasamos al plato para adornar y servir.



Nota:
 Si usamos Kadaif congelado no es necesario separar los sólidos de la mantequilla, en este caso mezclamos  el Kadaif con la mantequilla derretida.
Podemos rellenar nuestra Konafa con crema pastelera o con masa de leche frita, estará igualmente delicioso.



21 comentarios:

  1. ¡Qué plato más delicioso y más bonito!
    Vivan las mujeres fuertes,las que con su tesón sacan,sacamos, la vida adelante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No conocia este dulce , tomo buena nota besitos

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Sonsoles!! Soy una gran desconocida de la comida árabe y cada vez que veo un plato de ellos me fascina, como hoy esta konafa rellena de queso y miel. No conocía la konafa, ni cómo hay que tratarla. Ahora, veo que con ella se pueden hacer recetas maravillosas, como la que nos traes, con esos sabores dulces que tanto me gustan. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  4. Que buena pinta tiene, seguro que está muy bueno. No lo había escuchado este plato.
    Besoss

    ResponderEliminar
  5. Un relato corto, pero suficiente para reflejar el valor de mujeres sencillas que nunca harán historia y sin embargo son imprescindibles en cualquier cultura.
    He buscado el kataifi para hacer alguna receta que tengo guardada y no lo encuentro. La que nos muestras hoy es digna de tenerla en cuenta también por lo original que es para mí y lo rica que debe estar. Tendré que seguir buscando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Esto es totalmente desconocido para mi, tiene una pintaza y por lo que lleva tiene que estar deliciosa, no me cabe duda, aunque algunos de los ingredientes nunca los he visto Sonsoles, eso si, un trocito si la tengo delante no me lo saca nadie, me ha encantado...Bess

    ResponderEliminar
  7. Hola Sonsoles!!
    Nunca había visto este dulce y me perece riquisimo, me lo guardo.Seguro que me encanta.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  8. Qué receta tan original, me encantaría probarla porque debe ser una sorpresa de sabor.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Deliciosa receta! A mi familia le encantó el plato. Lo volveré a hacer estas fiestas navideñas.

    ResponderEliminar
  10. Hola Sonsoles que bonita historia.
    Yo no conocía esta receta así que me has trasladado a otros horizontes, la verdad es que se ve bien rica.
    Un besito

    ResponderEliminar
  11. Vivan las mujeres valientes que caminan día a día y luchan por ellas mismas y por los suyos , manos y corazones que mueven el mundo.
    La receta de diez , me parece espectacular .
    Bss.

    ResponderEliminar
  12. Una relato triste con final relativamente feliz, porque mejor sola que mal acompañada, al menos Fátima se quedó con sus hijos viéndolos crecer y hacerse personas de bien, sin necesidad de convivir con la persona equivocada.
    Tu pastel es de los que desearía proba solo con la vista, seguro que el sabor es auténticamente sorprendente.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No conocia este platillo, que rico se ve y que bien lo has acompa~nado de ese cuento!
    Bs

    ResponderEliminar
  14. Un buen homenaje a muchas mujeres que han hecho historia sin ser conocidas, furtes y luchadoras. No conocía este pastel pero seguro que es todo un placer probarlo. Un beso Sonsoles!!!

    ResponderEliminar
  15. Me encantan los dulces árabes, voy probándolos cada vez que puedo aunque éste no lo conocía, asi que me ha encantado verlo! apuntado queda y a ver si me atrevo a hacerlo en casa... El aspecto es buenísimo!!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Un relato precioso, de una mujer fuerte y valiente, justo el día que se conmemora la lucha contra la violencia de genero. Y la receta, es muy novedosa para mi, lo he tomado en algún restaurante árabe, pero no tenia ni idea de cómo se preparaba. Gracias por el relato y la información. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  17. Sonsoles, como siempre, una receta maravillosa! En principio pensé era un plato salado, luce delicioso! El kadaif totalmente desconocido para mi, voy a investigar más sobre este ingrediente.
    Gracias por compartir esta ricura y tus bellos relatos. Besos!!

    ResponderEliminar
  18. No conocia este dulce y uummmmmmmmmm como me tientas de buena gana daba cuenta de un trozo seguro que esta de rexupete, te ha quedado de relujo.
    El relato precioso para no variar como todos los que compartes ,un bonito homenaje para el dia que se conmemora la lucha contra la violencia de genero , un placer venir a visitarte.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  19. Sonsoles no sé si me gusta más el plato o la historia. Un poco triste la vida de Fátima pero la realidad de muchísimas mujeres al fin.

    Nunca he oído hablar de las konafas pero te aseguro que no se me van a olvidar y que me encantará hacerla en casa en cuanto tenga un huequito.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  20. Una historia preciosa pero este plato está seguro espectacular, no lo conocía y ese que me encanta la comida árabe.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar