domingo, 11 de noviembre de 2018

Kumato Kinder


Hace mucho tiempo que Valentina usa gafas graduadas y que oye a saltos, que duerme las horas de tres en tres en lugar de ocho seguidas, y que ha dejado en manos de sus hijos casi todas las cuentas, menos la que no ha quitado nunca de su cabeza: dos mil quinientos setenta y seis días con sus noches que han corrido por su piel y sus  rabias sin que haya dejado de contar cada hora que su marido lleva lejos de ella. Cuando está sola, Valentina se acompaña con la música. Oye de todo, desde tangos y boleros hasta ópera pasando por lo último que suena en inglés que, aunque no lo entiende, la acompaña. Por las noches se ha acostumbrado a oír la radio, tanto que se queda dormida igual con un fado  que con un tango que con una triste copla o con una emisora a la que la gente puede llamar para contar historias. A veces, la despiertan las penas de otros: un padre de familia que pide ayuda para encontrar trabajo, un joven al que el amor le dio un mal revés, una chica que lee versos de amor escritos por ella para su amante anónimo… Valentina sueña que una de esas llamadas la hace su marido y que en ella le habla de las flores que, en primavera, colocaba sobre su falda, de los labios entreabiertos jurándose amor eterno, de cómo se habían conocido, de cómo se habían amado, de cómo se habían despedido…

KUMATO  KINDER



Ingredientes (3):

3 tomates: variedad kumato.
Relleno:
9 higos morados pequeños.
3 dátiles sin semilla muy picados.
5 nueces picadas finamente.
½ c.c de melaza de granada (o vinagre de Módena)

Aliño:
1 c.c de melaza de granada (sustituible por vinagre de Módena).
3 c.c de aove.
1/3 c.c de sal de apio.
1/3 c.c de comino molido.

Para decorar:
½ caqui persimón muy picadito.
½ tomate kumato sin piel muy picado.
Brotes de rábano.
Brotes de alfalfa.
Unas hojas de perejil fresco.

Elaboración:

En un bol mezclamos la carne de los higos con los dátiles (super picados) y las nueces (reservamos unas poquitas, muy pocas, para decorar los tomates). Añadimos la melaza de granada y reservamos mientras preparamos los tomates.
Ponemos a calentar agua en un cazo, cuando empiece a hervir escaldamos los tomates unos segundos y los sacamos para un bol con agua muy fría (para evitar que se caliente su interior así podremos pelarlos con facilidad. Una vez pelados los tomates,


con ayuda de un sacabolas pequeño, por la parte del pedúnculo, retiramos la pulpa del interior del tomate, procurando que no se nos rompan y los dejamos escurrir boca abajo.
Rellenamos nuestros tomates con cariño y cuidado con la picada de higos, dátiles y nueces y colocamos sobre el plato de servicio.

Encima de cada tomate ponemos unas poquitas nueces picadas y una ramita de perejil.

Aliño: En un bol mezclamos muy, muy bien la melaza de granada, el aove, la sal de apio y el comino, con este aliño regamos los tomates.




20 comentarios:

  1. ¡¡Hola Sonsoles!! Vaya, pobre Valentina, siento que su única cuenta sea tan desalentadora, porque da la impresión de que él no va a volver y Valentina, hará su rutina siempre a la espera, y así pasarán los día, siempre en espera. Desalentador de verdad.
    Y así nos traes la receta de hoy, agridulce, según el bocado será dulce o será salado. Pero he de decirte, que este tipo de comida y de sabores son los que más me gustan, son como la vida misma, unas veces dulces, otras agrias y otras saladas. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Es la primera vez que veo una receta así, los sabores agridulces me gustan, aunque nunca los he probado con tomate y relleno dulce, por eso me parece interesante tu kumato, una variedad que consumo habitualmente.
    Y si la elaboración me gusta, el relato tampoco se queda atrás, esa Vaelentina es más usual de lo que parece.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sonsoles un relleno genial igual que la presentación :-)))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Me da a mí que esa despedida de Valentina es para toda la vida, una despedida que llega sin avisar, cuando menos te lo esperas, y que así pasen cien años, segura desgarrándole el corazón.
    Pero un corazón de kumato tan dulce como el tuyo, siempre alivia las penas.
    Delicioso, naturalmente.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Me has dejado suspirando con la historia de Valentina... Paso a la receta que me ha dejado con la boca abierta esperando degustar una cucharadita de ese delicioso tomate, que o saborearái despacio y sin prisas. Eres de lo más original y sorprendente. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Uau. Impactada estoy con ese kumato relleno. De verdad. Nunca hubiera usado así un tomate!!!
    Yo era de esas que se quedaba trasnochando escuchando aquellos programas... en fin...

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado impresionada Sonsoles!! que pintaza, ideal para sorprender a cualquiera, a mi ya lo has hecho. Además te quedo un plato precioso, esto solo con verlo se come, menudas manos tienes guapa...Bess

    ResponderEliminar
  8. Sonsoles, siempre que vengo a tu cocina se que encontraré una historia fascinante y una receta maravillosa, qué arte tienes para escribir, además para combinar sabores y texturas, me sorprendes gratamente en cada receta que como Valentina, sueño con probar...
    Un besito!

    ResponderEliminar
  9. Un gusto leerte y además disfrutar de tus recetas , como la que nos muestras que me ha parecido sorprendente .
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Que relato tan precioso, me ha hecho llorar. Tu protagonista puede ser cualquiera de nosotras en un momento dado. En cuanto a la receta me ha encantado, esta variedad de tomate la suelo consumir bastante, pero preparada de esta forma , tan original, con toques agridulces la veo muy acertada. besos.

    ResponderEliminar
  11. Sonsoles un relleno genial,que imaginación tan maravillosa tienes¡¡
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  12. Valentina quizás ya aprendió a disfrutar de su soledad, eso es lo mejor que podría hacer. Como Valentina podría ser yo, que me la paso escuchando música, pero con la diferencia de no contar las horas ni los días, jajaja, a disfrutar de ello. De tu plato me parece atrevido y delicioso, porque por acá no es común ver este tipo de platos, así que me lanzo feliz contigo a probar.
    un beso

    ResponderEliminar
  13. Me gustaría decir algo bonito sobre Valentina, pero lo único que se me ocurre es que la vida es una mierda, con todas sus letras, no? Aunque siempre será mejor haber amado y sufrir la pérdida que no haberlo hecho... pero qué quieres que te diga, me sigue pareciendo una mierda, jajaja.
    La receta maravillosa como siempre, niña, original y estoy segura que también deliciosa, eres una artista.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Sonsoles, pobre Valentina, eso le pasa por escuchar "Hablar por hablar de la cadena SER, a veces lo he escuchado y siempre son unas penas como las de tu pobre protagonista. Toda la demás música que escucha me encanta desde tangos, pasando por boleros y sobre todo la ópera. No me importaría hacerle un poco de compañía.
    Bueno, unos tomates que nunca he probado y que con esta receta deben quedar maravillosos. Me encantan los dátiles, las nueces... todo de este plato me ha encantado.
    Muchos besos y te deseo una buena semanita.

    ResponderEliminar
  15. Valentina es una nueva Penélope, esa a la que le cantaba Serrat y que todos hemos escuchado al menos una vez en la vida.

    Tu receta es increíble. Original, diferente, llamativa, apetecible... ¡es una pasada!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  16. Ese relleno me ha sorprendido, siempre los relleno con salado, en dulce solo en mermeladas, pero los probaré, es una combinación interesante!! Bs.

    ResponderEliminar
  17. Si me ha sorprendido tu relato, me ha sorprendido aún más tu tomate relleno o tu kumato kinder, ¡qué nombre tan original! y es que le va la pelo. Igual que Lola me gusta mucho el agridulce pero con tomates nunca lo he probado y tu receta llama mucho la atención, se ve delicioso. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Esta receta es espectacular!!
    Nunca antes la había visto. Me parece un plato tan diferente que me ha sorprendido un montón. Positivo claro..

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Un relato que me ha encantado leer esos pensamientos de Valentina. Y que decirte de ese tomate relleno una verdadera maravilla super bien hecho y con una divina elaboracion me ha encantado . Querida amiga

    ResponderEliminar
  20. Hola Sonsoles. Por desgracia hay muchas Valentinas y muchos Valentinos repartidos por este nuestro mundo. Viven de sueños y en su insomnio sus recuerdos les hacen encontrar fuerzas para seguir luchando, leyendo, oyendo música que no entienden pero que los arropan y los acarician con sutileza.
    Y sutiles son estos tomates que nos propones y que al verlos has conseguido que la boca se me haga agua al imaginar el sabor que deben tener con ese relleno tan exquisito y ese adorno con trozos de caqui persimon que me encanta.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar