domingo, 9 de diciembre de 2018

Capricho Gallego


Cuando llegó al pueblo Anxo tenía el pelo en desorden y unos ojos de sol al empezar la tarde, tenía el deseo de sumergirse en los hábitos y costumbres de este pueblo, su nuevo pueblo, seguro de que no tendría jamás otro. Conoció a Uxía en la puerta de una casa con el llamador de bronce y un hórreo en la lindera derecha. Se detuvo frente a ella y Uxía le siguió la mirada con la mitad de una sonrisa y sin decir palabra. Lo miró como si fuera fácil descifrarlo. Cuando Anxo miró a Uxía vio el único horizonte que le interesaba ver y la única patria que deseaba tener. Pero no sólo por sus ojos la fascinó Anxo, sino por otras cosas que sólo ella y el aire sabían bien. Se hicieron novios. Uxía empezó a pensar que él era guapo aunque no lo fuera y él tuvo la certeza de que no había en el mundo mejor azúcar que sus labios. Se besaban todo el tiempo que se tenían cerca. Todavía alguna noche, su recuerdo consigue estremecerla. Hasta hace poco, en el cajón de la mesilla de noche, Uxía guardaba un pañuelo que fue suyo. Algunas veces, le urgía buscarlo como a otros un rosario o una reliquia. Debilidades son debilidades y los amores primeros…son los primeros. Uxía está firmemente convencida de que cuantas veces piense y repiense su vida le vendrá la memoria de Anxo y sus quince años como un acertijo y es que la vida es como Mahler. Se demora, se repite, se entristece. Quién sabe. Todo tiene su música y algunas sinfonías quedan inconclusas.

CAPRICHO GALLEGO


Ingredientes:

1 paquete de hojaldre refrigerado.
1 bote de grelos al natural (580 gr)
100 gr de queso Arzua-Ulloa
100 gr de lacón cocido.
1 diente de ajo.
2 c.s de aove
1c.s de harina.
½ vaso de leche.
Un huevo (para barnizar)

Elaboración:

Escurrimos, lavamos y picamos finamente los grelos. Reservamos.
Picamos en cubos pequeños el queso. Reservamos.
Troceamos menudo el lacón. Reservamos.
En una sartén ponemos el aove y echamos el ajo picadito, antes de que empiece a tomar color añadimos la harina, removemos un poco(para que no sepa a crudo)y añadimos los grelos, mezclamos bien y vertemos la leche, removemos y añadimos el lacón y finalmente el queso, dejamos un par de minutos o tres y apagamos el fuego.



Cortamos la masa de hojaldre (de una lámina rectangular salen ocho partes, para cuatro empanadas individuales).


Encendemos el horno a 200º. Calor arriba y abajo, que se vaya calentando.
Sobre la base de la empanada ponemos una cuarta parte de nuestro relleno y cubrimos con la otra parte de la empanada.  


Sellamos bien para que no se nos escape el contenido en el proceso de cocción. Repetimos el mismo proceso con el resto de las
Pincelamos nuestros caprichos con huevo batido.



Colocamos las empanadas sobre papel de hornear en la bandeja y las introducimos en el horno. Bajamos la temperatura a 180º y cocemos por unos 20-25 minutos, hasta que tengan un bonito color dorado.




Están igual de buenos calientes o fríos.





18 comentarios:

  1. Benditos quince años y bendita locura la del primer amor, quien no haya vivido algo así, no sabe lo que se perdió, aunque a mí mi particular primer amor me dura ya casi 37 años, y no cambiaría por nada del mundo ni uno solo de todos los días que he pasado y paso junto a él.
    Precioso tu relato, y preciosos tus caprichos gallegos, se ven tan apetecibles que deban saber a besos.
    Buena elección Mahler me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta , no he probado estos pastelillos pero me tienen que gustar besitos

    ResponderEliminar
  3. No me importaría tomarme un par de ellos al mismo tiempo que escucho a Mahler. Besines!!!

    ResponderEliminar
  4. Que relleno más bueno lleva ese hojaldre y visualmente es una delicia, así tan decorado y bien presentado. Un entrante que me encanta, y no diré para estos dias, porque para los que siguen también me viene bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Que bonito el amor de los 15 años y que bonito tu relato como siempre es un placer venir a visitarte.
    Olé y olé por esos caprichos gallegos te han quedado de relujo y aunque nunca he comido los grelos de tarro no dudo lo más mínimo que estén de rexupete.
    Bicos mil y feliz domingo wapa 😘

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Ohhh, Sonsoles!! ¡¡Esos primeros amores!! Tan dulces e inocentes, esos son los mejores, te ayudan a madurar mucho mejor, y a ver el amor de forma mucho más sana. Esas vivencias hacen que crezcamos de manera más positiva. Por desgracia, siempre hay personas que no viven un primer amor sano, y la relación con el amor tiende a ser dolorosa, con tanto abuso y tantas cosas horribles a niños. Así que aunque no pudo ser el amor entre Anxo y Uxía, es para celebrarlo y nada mejor que tu capricho gallego.
    Unas empanadas que saben a lacón con grelos tienen que ser exquisitas, y con esa forma tan bonita que le has dado, las hace aún más tentadoras. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Esos caprichos se meten por los ojos.......y si vienen de galicia mejor que mejor,pues es una tierra que adoro
    Besitos guapa¡¡

    ResponderEliminar
  8. Los preimeros amores, ainsss, jajajaaj!! Qué lejos están y se recuerdan com si fueran ayer.
    Hoy disfrutamos de estos hojaldres tar ricos y bien elaborados, con un relleno de lujo que nos harán disfrutar en la mesa. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  9. Sonsoles, estos caprichos nada más verlos entran por la vista y con el relleno que llevan ya puedo imaginar lo ricos que estarán

    A cuanto a tu historia, otra vez decirte que me quedo con ganas de más, me encanta cómo escribes!! También como cocinas, claro!! jajaja

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. A veces es más fácil conseguir productos del otro lado del mundo que unos simples grelos, por aquí es imposible. Tendré que darme el capricho con espinacas... y es que verlos y apetecerme ha sido todo uno. Qué arte tienes pa tó, niña!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles. la verdad es que tus relatos siempre me llaman la atención. Escribes muy bien y en todos ellos nos dejas un poso de querer más como si el relato estuviera inconcluso y esperando que algún día tanto Uxía como Anxo puedan volver a encontrarse.
    Y ante este capricho que nos pones ante los ojos no me lo perdería por nada del mundo. No he probado ese queso pero ya su nombre invita a saborearlo, no sé si es suave o fuerte, espero que sea suave jj, si no me da igual, por un día no va a pasar nada jj. Exquisito este capricho gallego, es normal ahí todo son caprichos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Y tanto que son un capricho!!
    Al principio he pensado que era dulce por lo cuquis que se ven, pero no, son salados y con un relleno exquisito!!

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Desde luego unos deliciosos caprichos tanto por fuera como por dentro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. El nombre le viene como anillo al dedo, porque es un capricho de receta!! Me encanta!!Bs.

    ResponderEliminar
  15. Un capricho divino y si es gallego mucho más, te ha quedado de lujo.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  16. ¡Lástima que esa bella sinfonía no llegase a terminar bien!
    A mí me encantaba pensar que el amor siempre vencía por muchos inconvenientes que encontrase a su paso, pero la realidad, muchas veces, es muy distinta y no todo acaba bien en esta vida.
    Rico es lo que has hecho y, como buena gallega, me tiene que encantar.
    Llevo días sin mucho apetito, voy superando poco a poco la falta de esta amiga y aprovecho para agradecerte las palabras de apoyo que has dejado en mi espacio y, al mismo tiempo, desearte una muy FELIZ NAVIDAD en compañía de los tuyos.
    Los ratos buenos hay que aprovecharlos al máximo.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  17. Ohhh! que relato tan delicado , bonito y lleno de amor. Casi me hace llorar!!! Ahora bien, tu bocadito de hojaldre también podemos decir de él que es delicado, bonito y lleno del amor que le pones al elaborarlo. Me ha gustado ese toque gallego. Besos Sonsoles.

    ResponderEliminar
  18. Mi querida Sonsoles, tus textos enamoran. Son cortitos y eso los hace fascinantes. Tus caprichos ni hablar, se ven deliciosos con su capita crujiente, me encanta la presentación en formato individual.
    Los grelos me parecen como acelgas y el lacón es bacon? (nosotros le decimos tocineta), no te preocupes que al terminar aquí voy a san google a consultar, jaja!
    Besitos y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar