domingo, 2 de diciembre de 2018

Maamoul


Amal es libanesa, hermosamente libanesa. Que se cruce en tu vida es un regalo de las diosas, de todas ellas juntas. Tiene unas manos muy delicadas, tanto que, cuando toca algo percibes que lo acaricia. Enamora verla preparar maamouls. La harina y la sémola se transforman en sus manos, cobran vida, transmiten la dulzura de la cocina turca, los aromas de la árabe y la nota sofisticada de la francesa, así cocina Amal. Y todo ello rodeado siempre de una maravillosa historia, como la que nos contó  que le había enseñado su abuela cuando de niña le enseñó a preparar maamouls, y esto ocurría mientras nos enseñaba a preparar estos delicados dulces hace ya algunos años. Según la abuela Bassima, es tradición hacer los maamoul en Semana Santa y en Navidad porque tanto lo que utilizamos para elaborar los dulces como los propios dulces está lleno de simbología, aparentemente el molde de madera simboliza la cruz de Jesús, el patrón del molde se asemejaría a la forma de la esponja con la que se le dio de beber vinagre, la corteza apenas contiene azúcar (en ocasiones ninguna) en referencia a la muerte de Cristo sin felicidad, y el interior es dulce y alegre para simbolizar la resurrección. Para la Navidad el molde sería la cuna de Jesús, el patrón del molde las humildes ropas que lo tapaban, la corteza contiene azúcar (aquí sí) en referencia a la alegría del nacimiento y el interior es dulce y alegre para simbolizar como tiene que ser siempre nuestro corazón. Gracias Amal, por la historia,por la receta y por las Navidades compartiste con mi familia.

MAAMOUL



Ingredientes (unas 20 piezas):

Masa:
125 gr de harina de trigo.
140 gr de sémola fina.
112 gr de mantequilla ablandada.
150 gr de azúcar glasé más un poco para espolvorear por encima.
1 c.c de polvo de hornear (levadura tipo royal).
30 ml de agua de rosas (o agua de azahar).
30 ml de leche.

Relleno:
150 grs de dátiles sin la semilla.
1 c.s de agua de rosas o (agua de azahar).
4c.s de pistachos al natural (sin tostar) picados.










Elaboración:
Relleno:
Triturar con ayuda de la batidora los dátiles junto con el agua de rosas y a esto le añadimos los pistachos picados. Reservamos.
Masa:
Mezclar con las manos la harina, la sémola, el azúcar glasé y la mantequilla, añadir el agua de rosas y la leche. Formar una bola con la masa, debe ser suave y no pegajosa. No se debe trabajar mucho la masa para evitar que quede dura. Envolver la masa en film de cocina y guardar en la nevera por 30 minutos mínimo.
Formamos bolas y hacemos un pequeño hueco que rellenamos con la masa del relleno.


El relleno debe quedar completamente cubierto con la masa.


Damos forma con un molde de Maamoul (Colocamos la masa dentro del molde, apretamos un poco, volteamos el molde y damos un rápido golpecito para que se suelte la galleta).


Disponemos las galletas sobre papel de horno en la bandeja y metemos a hornear a 175º C durante 15-20 minutos. Los maamouls deben quedar blancos, apenas deben tomar color.



Los sacamos del horno y espolvoreamos con azúcar glasé.



Aguantan hasta 8 días en un recipiente hermético.


Esta receta forma parte del 3er. Parrandón de Recetas Navideñas que organiza nuestra amiga Angélica y en el que yo muy gustosamente he aceptado participar



Zona de los archivos adjuntos

32 comentarios:

  1. Sin aliento me dejas corazón, es una historia preciosa, me encantan estas galletitas llenas de simbología, y que seguro están deliciosas. No parecen complicadas, otra cosa es encontrar el molde adecuado, pero para un apaño, ya se podrían hacer en plan rústico casero, con lo que tengamos a mano.
    Gracias por seguir haciéndonos soñar cada domingo. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Un bocado maravilloso Sonso.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  3. Hola Sonsoles. Cuando he comenzado a leer tu entrada pensé que se trataría de uno de tus relatos con los que nos sorprendes y con los que tanto disfruto, pero veo que no, eso al menos creo jj, que es real.
    Y reales y deliciosas son estas galletas con su simbología. Ese relleno es tentador y la masa una delicia. La unión de ambos han conformado un bocado excelso, exquisito que nos traslada al séptimo cielo, si es que lo hay jj.
    Que pases un buen domingo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una buena receta acompañada de una bella historia resulta doblemente rica. No conocía estos pastelitos tan originales y exquisitos para mi, atendiendo a sus ingredientes y la forma delicada de elaborarlos, con mucho gusto los probaría y ofrecería a las personas que quiero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una historia maravillosa al igual que la receta. Me tendría que hacer con un molde de esos porque me gustaría muchísimo hacerlas. Besines!!!

    ResponderEliminar
  6. Que buenos y ese relleno tiene que estar buenisimo , tomo buena nota besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola Sonsoles!! Maravillosa historia, no conocía en absoluto que cada parte del Maamoul, tenía un significado religioso. Realmente, con los blogs de cocina no aprendemos sólo recetas de cocina o ingredientes nuevos, sino que, además, conocemos maravillosas historias. Feliz Parrandón!! Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Sonsoles, muchas gracias a ti por esta receta e historia mágicas como toda tu cocina que nos transporta a lugares lejanos...La simbología de estas galletas me han dejado enamorada!
    Aunque no tenga el molde, haría las galleticas como una bolita aplanada sólo para no quedarme con las ganas de probarlas porque estoy segura que es un manjar.
    Gracias nuevamente por tu interés y cariño en participar, desde ya estás invitada al del próximo año, mira que el tiempo pasa volando!
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  9. Debe de estar buenísimas con ese relleno ,que molde más cuco ,voy a ver si me hago con uno
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  10. Hola, yo he disfrutado leyendo pero también disfrutaría viendo como tú elaboras estaos pastelillos o galletas que se ven tan deliciosos. Un beso Sonsoles y feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles, cuanto me gustaría cruzarme con Amal y sobre todo echarle mano a sus Maamouls, qué galletas más bonitas, son preciosas y el relleno delicioso. Me ha gustado mucho la historia y me he enamorado de tus moldes ♥ Un besito y feliz semana!

    ResponderEliminar
  12. Impresionantes. Cuando estuve en oriente medio tuve en la mano estos moldes y me arrepentiré siempre de no haberlos comprado, porque no sabía para qué servían. Que envidia me das!

    ResponderEliminar
  13. Esas galletitas se ven una pura delicia.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Una preciosidad de pastelitos, de verdad. El molde es una chulada, y cuando alguien cocina con el corazón todo sale bordado. A la vista está el resultado, me encantan!
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Preciosa historia y divinas galletas. Desde que descubrí la sémola de trigo me encanta trabajarla, y este relleno me encanta dátiles con pistachos. Un interesante descubrimiento tus galletas. Yo como Angélica las haría sin el molde.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. No conocía estos dulces y tampoco su historia, me parece muy bonita y una delicia con esta mezcla de ingredientes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Tienes que están super buenos estos dulces con lo que llevan.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Que maravilla de galletas, con ese relleno deben esta riquisimas, me guardo tu receta para intentarla proximamente!
    bs

    ResponderEliminar
  19. Qué preciosidad!! Y no solo eso... deben de derretirse en el paladar. Qué buenas se ven!!

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Que historia tan bonita! Y que galletas tan deliciosas, es sin duda una receta a tener en cuenta esta Navidad. Besos

    ResponderEliminar
  21. Preciosa historia querida amiga, y preciosas galletas con ese relleno es para enamorarse de ellas me han encantado. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  22. Me encanta como queda y cuando tiene una historio la receta sabe mucho mejor, nunca las había visto pero ya estoy como loca apuntando para preparar en cuanto tenga ocasión.
    El relleno me parece una delicia muy árabe.
    bess

    ResponderEliminar
  23. Estos dulces si los he probado, tengo unas amigas libanesas y los hacen mucho. Toda la comida libanesa es muy rica.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  24. Hola Sonsoles. Me ha encantado leerte. Es una historia preciosa, casi mágica.
    En este mundo cada vez más globalizado, siento que se valoren más las tradiciones americanas.
    Esos moldes y la receta, enamoran con solo ver la foto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Cuántas cosas bonitas en un párrafo tan cortito y es que a veces no hacen falta muchas palabras para llegar bien adentro. Me han encantado estas galletas, tiene que estar repletas de sabores y el olor al hornearlas debe ser brutal. Una estupenda aportación a esta reunión de amigas

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  26. Preciosa historia y fantásticos dulces que no conocía y me apetecería mucho probar! Gran aportación al parrandón!

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola Sonsoles! No conocía estas galletas que parece deliciosas... Me voy a guardar la receta, porque las tengo que hacer... aunque no pueda hacerlas tan bonitas como las tuyas... te han quedado preciosas con ese molde... Besos

    ResponderEliminar
  28. Sonsoles, qué maravilla de pastelitos, me encanta el relleno, la forma y por supuesto ese molde precioso...(lo quiero..snif, snif...) Son un capricho de galletas y la historia es muy bonita.
    Deben ser una delicia con un té moruno. Ya por pedir...
    Mil besos

    ResponderEliminar
  29. Que historia tan preciosa al igual que las galletas ,me guardo la receta con tu permiso no creo que encuentre el molde pero las hare sin el aunque no queden igual de presiosas que las tuyas.
    Bicos mil y feiz finde wapa.

    ResponderEliminar
  30. Sonsoles me dejas con unas ganas tremendas de hacer estas delicias, todo lo que lleve frutos secos y agua de rosas es amor total para mí, me fascina y más si lleva historia y mimo por dentro como estas delicias de galletas. Un deseo: tener estos moldes y conocer a tu querida Amal ;)
    Guardadita queda la receta en las especiales por hacer ;)
    besos y feliz parrandón

    ResponderEliminar
  31. Que ricooooo!!! se me hizo agua la boca!!!!!! adoro los maamoul. Compré hace mucho tiempo el molde para hacerlos y no me he decidido, ya tengo la receta para arrancar!!!!! gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  32. Me llama mucho la atención los dulces árabes y esta receta me la guardo para cuando encuentre esos moldes tan preciosos. Qué pastas tan lindas Sonsoles.
    Besitos

    ResponderEliminar