martes, 7 de agosto de 2012

Peras escalfadas en vino tinto rellenas


Mi tía abuela tuvo mil males y ninguna enfermedad, padecía de todo pero no estaba diagnosticada de nada. Rara vez visitó al médico y muchas a las vecinas, tenía los mismos síntomas de todas y cada una de ellas y con las mismas tomaba nota de los diferentes medicamentos que utilizaban, sobre todo de las pomadas, era una fanática de las pomadas. Muchos paseos dio a la botica (para ella no había farmacias, sólo boticas y boticarios). Cuando alguien comentaba si tenía tal o cual cosa ella siempre remataba:“Como lo mío”. Nunca le preguntamos qué era lo suyo. Mi madre nos decía que se quejaba de todo porque no había tenido hijos y nunca había pasado una mala noche. Siempre nos contó que tenía reuma, pero nunca fue al médico, eso sí cuando llegaba finales de julio preparaba la maleta y se iba “a tomar las aguas” a Ledesma, para “la reuma”. Odiaba la leche decía que le sentaba mal y sustituía todo lo que llevaba leche por vino, así era ella, las torrijas eran con vino, el pan migado era con vino y azúcar… Hoy ha sido su recuerdo quien ha inspirado mi receta.
Con vistas a disfrutar de un día de vino y… azúcar:

PERAS ESCALFADAS EN VINO TINTO RELLENAS DE MASCARPONE,NUECES Y MIEL
 CON JARABE DE VINO


Ingredientes: (4 personas)

Para las peras escalfadas:

2 peras ercolini (un poco duras).
1l. de vino de ribera de Duero (puede ser otro, pero que sea de calidad)
1 rama de canela.
1 anís estrellado.
2 hojas de laurel.
½ vaina de vainilla.
¼ vaso de agua.
4 c.s de azúcar.

Para el relleno:

4 c.s de mascarpone.
1 c.s de azúcar glas.
El interior de ½ vaina de vainilla.
Miel c.s
4 nueces caramelizadas.

Para el jarabe de vino:

El vino de la cocción de las peras.
3 c.s de azúcar
.
Para decorar:

Unas hojitas de menta.


Elaboración:

Peras escalfadas:

Pelar las peras, cortarlas longitudinalmente y quitarles el corazón. Poner las peras en una cazuela donde entren cómodamente y añadir el vino junto con el azúcar, las especias y el agua (deben quedar cubiertas las peras, sino, tendremos que darles la vuelta un par de veces) y cocer a fuego lento unos 35 minutos. El tiempo de cocción variará dependiendo de lo maduras que estén las peras. Una vez cocidas  las sacamos del vino y las reservamos. El vino lo colamos y lo usaremos para el jarabe. 

Relleno de Mascarpone:

En un bol mezclamos el Mascarpone con el azúcar glas y el interior (rascado)de la vaina de vainilla, hasta obtener una crema suave.

Jarabe de vino:

Añadimos al vino del escalfado el azúcar y dejamos reducir  destapado a fuego vivo, hasta que tenga la consistencia deseada, teniendo en cuenta que al enfriar espesará un poquitín más. Dejamos enfriar antes de utilizar.
Ponemos media pera en un plato, rellenamos el hueco  central con la crema de Mascarpone, la regamos con miel y añadimos una nuez caramelizada troceada. Con el jarabe de vino frío hacemos unos hilos alrededor de la pera y terminamos decorando con la menta fresca a modo de pedúnculo de nuestra pera escalfada.
Servir el jarabe aparte, por si queremos más.



Sugerencia:

Si no tienes nueces u otro fruto seco caramelizado, puedes utilizar unos cereales de los del desayuno partidos o una galleta desmigada.
Al escalfado no le va mal una cáscara de naranja.

1 comentario:

  1. se parecen mucho a las peras al vino clasicas de salamanca solo que con el marcaspone le das un toque especial.

    ResponderEliminar