sábado, 23 de marzo de 2013

Fresones rellenos de Bacalao y Dátiles en un nido


En el mercado te puedes encontrar fresitas, fresas y fresones yo tengo la firme convicción que el sabor que nos aportan es inversamente proporcional a su tamaño.  Las diminutas fresitas (del bosque de apellido) son muy sabrosas, detectables en un helado o en cualquier otra preparación incluso con los ojos cerrados. Las fresas de tamaño mediano son dulces y jugosas. En Coruña suelo comprar las de Carral que más que rojas son rosaditas, pequeñas y llenas de jugo y dulzura y cuando estoy por Salamanca, si coincide, compro las “de la sierra” de pequeño tamaño y con formas un poquito caprichosas, sutiles y frágiles. Ambas suelen ser de cultivos pequeños y aunque no estén etiquetadas como bio, bien  pueden serlo.  Comer cualquiera de estas dos variedades es como darle un beso a  Hello Kity.  Luego están los fresones, tersos,  grandes, desafiantes  y con un provocador color rojo intenso, pero… Ahí se quedo todo, apenas tienen sabor, al menos, los que llegan a mi zona quizás sea porque los recolectan demasiado verdes… ¡Vete tú a saber, mejor no pregunto! Mi abuela tenía un truco tanto para el melón como para las fresas cuando “sabían a poco” y era ponerles “un punto” de sal, pero con la precisión de un relojero suizo, el exacto , el del límite, el que está justo en el punto de que  un grano más echa todo a perder… Y esto funciona. Una vez dicho esto voy con la receta que he preparado para  El Reto de Marzo de Cocineros del Mundo en Google+:

FRESONES RELLENOS DE BACALAO Y DÁTILES EN UN NIDO
      

Ingredientes (8- 10 unidades):

8- 10 fresones grandes.
125 grs de bacalao desalado
200 ml de leche.
4 dátiles grandes  ( 8 pequeños)
Una ramita de perejil fresco.
Unas ramitas de eneldo fresco.
Mermelada de fresa.
Pasta Kataifi.
Aceite de girasol o mantequilla para la pasta.

Elaboración:
Ponemos el bacalao en la leche junto con la ramita de perejil y las de eneldo y dejamos que de un hervor. Retiramos del fuego y lo dejamos que se enfríe dentro de la leche, infusionando.
Les retiramos el hueso y picamos los dátiles muy, muy pequeñitos. Reservamos.
Escurrimos el bacalao, le retiramos la piel y lo desmenuzamos.
Mezclamos el bacalao desmenuzado con los dátiles y le picamos una ramita de eneldo. Mezclamos todo bien.
Con cuidado, cortamos la base de las fresas (retirándoles el pedúnculo y las hojitas) y las vaciamos procurando que no se nos rompan.
Rellenamos las fresas con la mezcla de bacalao, dátiles y eneldo. Las tapamos con la base ya sin hojas.

Nido de Kataifi:

Precalentamos el horno a 190º.
 Separamos un poco de la pasta y hacemos unos nidos que colocamos en la bandeja del horno sobre papel de hornear. Le damos con aceite en espray o con un poquito de mantequilla y cocemos en el horno, procurando que no se quemen ya que se hacen muy rápido.

En un plato colocamos una cucharada de mermelada de fresas casera (la mía está hecha con vainilla y lavanda) encima un nido de pasta Kataifi y en el centro nuestra fresa rellena.





Para Compartir

Sugerencia: Si no tenemos pasta Kataifi, podemos poner las fresas sobre una galletita salada o sobre una rodajita de pan frito.

Vista aérea a lo gugle maps

  Nota:  Esta receta la he preparado para  el Reto de Marzo de Cocineros del Mundo en Google+ 

5 comentarios:

  1. Qué receta más original. Me ha encantado, y ¡menuda presentación!.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que combinación más increíble, me encanta este tipo de mezclas, Enhorabuena y mucha suerte en el reto!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso plato y lo rico que debe estar. Adoro las fresas y el bacalao y con ellos juntos, hasta el cielo ;-)
    Besos,
    Vero

    ResponderEliminar
  4. original ,donde los aya precioso plato y la mezcla de sabores
    a mi me tienen que encantar ,,lo provare con tu permiso
    me gusta tu cocina me quedo con ella besss

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla!!!No he probado nunca esa combinación pero me atreveré porque tiene que estar deliciosa
    Un beso

    ResponderEliminar