jueves, 18 de julio de 2013

Pastelillos de las Monjitas Silbadoras

En una  bonita ciudad colonial de un maravilloso país sudamericano había dos conventos de monjas. En el que estaba a las  afueras  de la ciudad convivían una veintena de monjas dedicadas a la oración, los bordados, el cuidado del huerto y los animales. Entre maitines, laudes, vísperas y rosarios transcurría su monótona y tranquila vida. Un día,  ingresaron ocho novicias jóvenes y alegres, con vocación pero también con ganas de diversión. La principal norma de la comunidad religiosa era que, durante el tiempo de meditación (muchas horas al día) por el claustro del convento, se debía guardar silencio absoluto. El grupo de jóvenes novicias urdieron un plan para poder comunicarse, sobre todo para contarse que era lo que la hermana cocinera preparaba en sus fogones para la comida o la cena. El sistema de comunicación que planearon y acordaron era a través de suaves y armónicos  silbidos. A veces no tan armónicos y mucho menos suaves.  Cuando la superiora descubrió la treta de las novicias las reprendió y les impuso como castigó  que debían  preparar un plato en la cocina, cada una de las novicias debería aportar un ingrediente  que no podía repetirse y por supuesto, no podían hablar (de las demás formas de comunicación y entendimiento, nada se dijo). Pronto la cocina se convirtió en un autentico paraíso de trinos, risas y silbidos que acompañaban a cálidos y dulces aromas. Las novicias, entre silbido y silbido, prepararon un  delicado dulce, que la superiora no dudó en poner a la venta y por la ciudad su fama se extendió como la pólvora y la gente decía “voy a comprar dulces de las monjas” si le preguntaban “De qué monjas?” respondían “de las Monjitas Silbadoras”. La receta ha estado guardada durante muchos, muchos años y hoy  te la voy a desvelar:

PASTELILLOS DE LAS MONJITAS SILBADORAS



Ingredientes (4 pastelillos):

5 c.s (aprox) de  dulce de leche.
1 lata pequeña de melocotón en almíbar.
4 láminas de masa filo.
10 almendras caramelizadas.
150 grs Queso mascarpone.
100 ml de nata (35% m.g).
75 grs de azúcar.
Mantequilla a temperatura ambiente (casi derretida).

Elaboración:

Ponemos en un cazo el azúcar (en seco) a caramelizar, cuando tiene un bonito color dorado la separamos del fuego y  movemos un poco el cazo, para que se baje la temperatura, le añadimos (con mucho cuidado)
la nata y volvemos a llevar al fuego bajo (unos 6 minutos), removiendo bien hasta que espesa un poco (al enfriar espesará otro poco).
Dejamos enfriar y mezclamos suavemente y con movimientos envolventes con el queso. Reservamos en el frigorífico.
Sacamos el melocotón del almíbar, lo escurrimos muy bien (mejor si lo secamos) y lo picamos muy picadito. Reservamos en frío.
Cortamos nuestras hojas de masa filo en rectángulos  de 12 X 7 cm (5 por cada pastelillo) o en círculos, lo que más nos guste.
Pintamos con la mantequilla los rectángulos de masa filo. La primera por las dos caras. Colocamos la siguiente encima y la pintamos por la cara superior, ponemos otra encima y también la pintamos por la cara de arriba, así hasta completar todos los rectángulos (o círculos).
Precalentamos el horno a 200º
En la bandeja del horno sobre el silpat  colocamos nuestros rectángulos de masa y los metemos a dorar ¡OJO! Que estarán listos en menos y nada, no se nos quemen. (Podemos espolvorear con un poco de azúcar).
Sacamos del horno y mientras se enfrían picamos finamente las almendras caramelizadas y las reservamos. Con ayuda de un par de mangas pasteleras(una para la mezcla de queso y otra para el dulce de leche) montamos nuestros pastelillos colocando dos rectángulo de masa como base, encima un poco de la mezcla de mascarpone y sobre esto un poco de melocotón picadito, otros 2  rectángulos de masa cubrimos con dulce de leche,
un poco de melocotón picadito  y tapamos con el quinto rectángulo de masa.
















 Espolvoreamos con la almendra picada.






Nota: Nunca hubo tal ciudad, ni tal convento ni tales novicias,  he inventado esta historia  para poder dar una introducción a esta receta que se va a  participar en el concurso  de Sol Pâtisserie


34 comentarios:

  1. Me enamoras con tu narrativa..no se que me a gustado mas si el postre o la historia jeje muy buenas las dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celi, estoy convencida que te gustaría más el postre, así que si lo pruebas...Silbamé.

      Eliminar
  2. Minha querida amei a sua narrativa, que bela imaginação, linda a história das noviças e linda apresentação da receita, estes pastéis me parecem deliciosos, obrigada por participar e muito boa sorte, besos besos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado por me convidar Sol. Tem sido um prazer para liberar a imaginação e "assobio" na minha cozinha. BSS

      Eliminar
  3. Una rica reca digna de tu fértil imaginación, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Salvador, tienes razón rica y dulce... tanto como las novicias!! Saludos.

      Eliminar
  4. Que historia mas curiosa, no se que me gusta mas si la historia o los pasteles, como soy muy golosa, los pasteles!! Bs.
    julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, si los pruebas no vas a parar de silbar hasta... que la historia sea real, son especiales para sibaritas golosos. Bss

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu historia y tu receta, la verdad es que tienes un don para contar historias y por favor no lo dejes apartado, genial historia y mejor dulce.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari, yo te he contado la historia ahora tu tienes que ser una "novicia" y preparar la receta para que todos silben a tu alrededor. Bss

      Eliminar
  6. Celi, tu blog es fantástico, no solo tiene recetas buenísimas, presentaciones estupendas, sino que encima cuenta historias preciosas. Todo un lujo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sugar por tu elogioso comentario, espero que sigas disfrutando cuando me visites. Bss

      Eliminar
  7. Muy buena historia¡¡¡ es preciosa, tienes mucha imaginación, pero francamente con la pinta que tiene el postre, no necesita introducción, que rico tiene que estar chiquillaaaa, me encanta¡¡¡ Que tengas mucha suerte en el concurso. Un besazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce hasta la muerte, delicado hasta decir basta y la nota del melocotón... para llegar hasta el cielo. Bss

      Eliminar
  8. Madre mia, pero si me he quedado entusiasmada leyendo la preciosa y divertida historia, jamas podia pensar que era inventada, menuda capacidad tienes, de verdad que no se con lo que quedarme, si con tu preciosa entrada, o con estos pastelitos que tienen que ser una delicia, me quedo con las dos cosas que la verdad merecen la pena. Mil besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María prepara unos pastelillos y mientras los disfrutas inventate tu propia historia o sigue con esta, tanto da... Los pastelillos fueron un verdadero éxito (elogiados por entendidos en el dulce de leche: una pareja de colombianos, aunque allí lo llaman arequipe). Bss y gracias por acercarte a mi cocina.

      Eliminar
  9. A laaaaaaa que cosa mas rica y bonita!!
    No los conocia, pero esto hay que probarlo
    Son ideales.
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lila corazón, cómo los ivas a conocer si me los he "inventado" para la ocasión?. Cuando los pruebes vas a caer rendidita a los pies de las monjitas silbadoras. Te lo digo yo. Bss

      Eliminar
  10. Te has inventado esa historia ????? que imaginación y muy bien traida para el delicioso postre!!! con esos ingredientes sencillamente delicioso!! Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquina, el postre es tan dulce y delicioso que cuando lo tomes podrás recitar el ángelus al reves. Bss.

      Eliminar
  11. Muy bonita la historia y la receta por supuesto. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y tu comentario. Ahora sólo queda que la realices y en lugar de silbar a ti te permitiremos un par de pases de arco...

      Eliminar
  12. Vaya con la niña! Si no lo dices al final del post yo me creo en todo!!!! Pero que historia mas bonita Sonsoles!!
    Es que tu eres un encanto! Pero encanto es el postre!!! Madre mia de mi vida, lo bueno que tiene que estar!!!!
    La mezcla de textura me deja la boca llena de água!!!
    Me ha encantado!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mena, no debes creerte todo lo que te digan y sólo poco de lo que veas. Y el postre está... para no parar de silbar. Hacía tiempo que no preparaba algo tan bueno. Buen regreso de vacaciones. Bss

      Eliminar
  13. yo no soy mucho de religión y tal pero me ha gustado leer la historia y estos pastelitos muy muy apetecibles. enhorabuena. un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myrian, pasa de la religión si quieres pero por dios y la virgen santísima no pases de estos pastelillos, te harán creer que el cielo existe. Bs

      Eliminar
  14. Que delicia!!que pinta mas rica!!besos
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dezazu, gracias, la pinta no es mala, pero el sabor es... casi, casi inmejorable. Bss

      Eliminar
  15. Me has dejado sorprendida con la historia, que arte has tenido!
    Y los pastelillos, sensacionales.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thermo, si preparas estos pastelillos, serás tú quien sorprenda y además gratamente, a los que los prueben (secreto: estan bendecidos) Bss

      Eliminar
  16. Jjaajajajjaj y yo leyendo con una intriga jajjaja que bueno el caso es que me ha encantado, cuando digo que eres genial cocinando y encima contando historias claro que me tomo una copita de mi sangria a tu salud y comete tu un pastelito de estos a la mia me ha encantado los ingredientes son perfectos, impresionantes
    !!!! un besin !!!!
    el toque de belen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estos días, tanto andar entre "nubes" gracias a tí, pues eso... que salió la historia y detrás los pastelillos. Y como dice la canción:" Chin-chin por tí, chin-chin por mi"... Bss

      Eliminar
  17. Pues francamente me es indiferente si la historia es real o no, al fin y al cabo muchas de las leyendas no son reales y siguen siendo bonitas, como la tuya, qué arte tienes hija! Y estos pastelitos se merecen el premio gordo. Mucha suerte en el concurso, son una pasada!!!
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Nuria a veces es mejor la leyenda y la historia inventada que la real. Respecto a los pastelillos...Ya ves, bendecidos por la Madre Superiora!!! Bss

      Eliminar