domingo, 9 de marzo de 2014

Perlas de Japón, Crema de Toffes y Espuma de Capuccino

Hace unos meses, a través de mi hermana, conocí a una encantadora mujer brasileira. Se llama Lucía y recientemente ha sido mamá. Las pasadas navidades llenó nuestra mesa con verdaderas maravillas culinarias, sencillas en los ingredientes y hasta en la elaboración pero llenas de sabores, colores y dulzura. Tanto es así que nuestras preparaciones pasaron a un segundo plano y de las suyas repetimos y hasta hubo quien se llevó tupper.  Cuando  voy a visitar a mis padres y hermanos  me paso por casa de Lucia a “cargar la batería” y es que ella tiene la fuente de alimentación y  la energía no viene de otro sitio sino de su preciosa bebita ¡me encanta achucaharla! con cada achuchón  me  cargo de energía positiva, muy positiva (este fenómeno tan Normal, me pasa con todos los bebés y seguro que a ti también). Además, entre carga y recarga  algunas de nuestras conversaciones delante de una infusión y un bizcocho (Lucía siempre tiene bizcochos recién horneados) giran en torno al intercambio de recetas, ambas compartimos afición por la cocina. Reconozco que la que  de momento sale ganando y con mucho soy yo, me llevo recetas y en ocasiones algún que otro producto para elaborarlas. Hoy no he preparado ninguno de sus bizcochos, ya te los iré haciendo poquito a poco, porque me ha dado por jugar con unas pequeñas bolitas y he preparado:

PERLAS DE JAPÓN, CREMA DE TOFFES Y ESPUMA DE CAPUCCINO


Las perlas que yo utilizo  son de  Brasil, donde se conocen como Sagú, y no son otra cosa que pequeñas bolas hechas con almidón de yuca.
Dicen los que saben, que un buen sagú tarda dos días en prepararse. El día antes de comerlo se debe poner el agua con el sagú en una olla al fuego, se deja hervir durante diez minutos removiendo continuamente.  Se aparta del fuego y se deja reposar hasta el día siguiente, que volveremos para concluir la preparación del sagú. Este paso lo he abreviado hasta reducirlo a 1 hora de remojo en agua  bien caliente.

Ingredientes (4 raciones):
Crema de toffes:
200 ml de nata.
1 yema de  huevo grande o 2 pequeñas.
1 c.s de azúcar (mejor de caña)
50 grs. de caramelos  masticables de toffe.
½ c.c de mantequilla.

Perlas de Japón:
30 grs de perlas de Japón (perlas de tapioca).
1 bol con agua caliente.
350 ml de leche entera.
1 palo de canela.
La cáscara de 1 naranja (sin la parte blanca)
2 c.s de azúcar.

Espuma de Capuccino:
200 ml de nata (35% m.g)
80 grs de café capuccino liofilizado (el que viene en sobres)
1 chorrito de licor al gusto (Amaretto, Kirsch,Whisky, Ron, Brandy...) 
1 carga de Sifón.




Elaboración:

Ponemos las perlas de Japón a hidratar en el bol con agua caliente durante una hora, mientras esto pasa  vamos preparando el resto.

Espuma de capuccino: 

Desleír  perfectamente el capuccino en la nata y verter en el sifón junto con el licor elegido (yo puse Kirsch hecho con Picotas del Jerte) Cerramos el sifón le colocamos una carga, agitamos enérgicamente y  lo guardamos en posición horizontal en el frigorífico hasta su uso.

Crema de toffe:
Ponemos al fuego la nata con el azúcar y los caramelos partidos y removemos bien hasta que los caramelos estén completamente deshechos e integrados en la nata.

Dejamos caer en hilo  la/s yema/s en la preparación de nata y caramelo,  sin dejar de remover, cocemos unos minutos más hasta que espese un poquito. Retiramos del fuego y para evitar que se seque  por encima la crema le añadimos la mantequilla, mezclamos y reservamos hasta su uso.

Perlas de Japón:
En un cazo ponemos a calentar, a fuego suave, la leche con el palo de canela, el azúcar y la cáscara de naranja (muy bien lavada y sin la parte blanca). Dejamos cocer suavemente unos 20 minutos (que todos los sabores se integren bien, bien).
Escurrimos las perlas de Japón y se las incorporamos a la leche y que cuezan 25 minutos más.
Retiramos el palo de canela y la cáscara de naranja y dejamos enfriar  las perlas antes de utilizarlas.
El resultado son unas perlas gelatinosas y con el corazón con un puntito de mayor consistencia, pero muy poquita.
Para presentarla ponemos en el fondo del recipiente elegido las perlas de japón encima salsa de toffes y por último la espuma de capuccino.

Sugerencia: La cáscara de naranja la he lavado bien, la he picado muy finita y se la he puesto encima de la espuma.
Podemos dejar preparados nuestros postres, en cuyo caso la espuma se la ponemos en el momento de servir (para que no "se baje")



Nota: Puedes sustituir la cáscara de naranja por cáscara de lima o limón y en lugar de aromatizar la leche con canela hacerlo con anís estrellado (alguna vez lo he hecho así y está igualmente delicioso).
He utilizado el Kirsch que me enviaron por navidad Cerezas del Jerte, como premio a mi  receta con cerezas y el sabor  que le ha añadido a la espuma de capuccino ha sido realmente delicioso.

21 comentarios:

  1. Menos mal que me has visitado y así he venido a conocer tu magnífico blog, aquí hay maravillas. Tienes una fiel seguidora más. Enhorabuena y con tu permiso me quedo por aquí saboreando tus platos.!!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno Sonsoles, créeme si te digo que pensaba que me estabas hablando en japonés....jajaja y es que no domino en absoluto la terminología, no había escuchado en mi vida eso de las perlas, ni lo del sagú, ni sé a lo que sabe, ni nada de nada. Soy un cateto integral, así que sólo puedo opinar desde el desconocimiento o mejor, desde el único sentido que ahora mismo tengo puesto en tu receta, la vista, y visualmente me encanta.
    Un beso corazón y feliz semana que entra.

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades, me ha encantado tu Blog, está padrísimo, y las recetas qué te puedo decir, muchas gracias por compartirlas y seré tu fiel seguidora... Saludos :D

    ResponderEliminar
  4. Donde se pongan unas perlas comestibles que se quiten todos los collares,jajaja ...la verdad es que no sabría que capa atacar primero porque deben estar todas de rechupete y encima me tendré que conformar con babear delante de la pantalla
    Un besazo guapetona

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla de postre y de fotografias. Con tu permiso, me quedo en esta cocina con vistas al Atlántico. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Vaya...!!! que cosa mas original, no tengo ni idea de que son esas perlas, pero hija que bonitas quedan!! solo con la presentación ya la comemos con los ojos!! Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
  7. Que maravilha! Não conhecia estas perolas... ficam lindas!

    ResponderEliminar
  8. Original es un rato! Menuda pinta tiene, me quedo con la curiosidad de las perlas, no las he probado nunca, de hecho no conocía el ingrediente, esta receta queda guardada para futuras incursiones experimentales en la cocina ^^ !! La presentación, de lujo, me quedo con una curiosidad!!! Besitos guapa!!
    Carlos-Chocoboss

    ResponderEliminar
  9. Aunque sea sin perlas de Japón es un postre muy apetecible, lo malo es que no disfrutaremos de esos sabores peculiares de los que nos hablas.
    un beso.

    ResponderEliminar
  10. Tiene una pinta espectacular,lo de las perlas es todo un descubrimiento y desde luego el sabor tiene que estar de rico para arriba.Saludos !!
    celiarhcakes

    ResponderEliminar
  11. Josus, que inventos!!!. Siempre se aprende algo.De momento me apunto a que me preparen uno...
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Espectacular y curiosa receta, me encantaría probarla. Seguro q tu amiga también está encantada con el intercambio d recetas. Un bsot

    ResponderEliminar
  13. Esta receta es original a más no poder, que maravilla debe estar divina, las fotos geniales con esas perlas burbujeando vamos que tiene que ser un placer comerte una de esas copitas me la llevo, lo que no se es donde encontrar las perlas un besazo guapa

    ResponderEliminar
  14. Que postre más glamouroso guapa..Esas perlitas ese color invita a meter la cuchara en el minuto uno o mejor dicho en el primer segundo...jejejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Que cosas más técnicas me haces, estas son recetas de chef expertos, tiene que ser una delicia y que presentación más glamurosa, fantástica. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. ¡O sole mio, que invento! Genial para celebrar que ha salido el sol después de tanta borrasca... Biquiños

    ResponderEliminar
  17. Ay, esa crema de toffee me ha conquistado completamente. Besos.

    ResponderEliminar
  18. uaaaaaaau me encanta la receta , no conocía el Sagú, al menos no lo probé en mi vista culinaria a Brasil concretamente estive en salvador de bahía y unos días en ilheus una isla de la costa de bahía , me punto la receta te devulevo la visita que me ha encantado y me llevo esta recta para hacerla muy pronto .. saludos

    ResponderEliminar
  19. Hola Sonsoles. Boquiabierto me he quedado al leer tu entrada ya de por sí llamativa y que conforme se va leyendo más ganas entran de querer saborear esta delicia.
    No sabía que era el sagú hasta que te lo he leído. Ahora que lo sé imagino que debe ser algo delicioso.
    Has hecho tres preparaciones a cada cual mas exquisita y el conjunto de todas ellas ha resultado ser algo tentador. La crema de toffe debe estar de ensueño Un postre de lujo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Querida Sonsoles guapa, te digo lo mismo que Jose....no se de que me hablas!! jajajajaja a mi me puedes llamar tambien cateto, ignorante...lo que quieras pero lo desconocia totalmente, y tambie guiandome por la vista que es lo único que no me falla de momento, tengo que decir que me parece UN ESPECTACULO TOTAL, Una entrada realmente enriquecedora de verdad, me ha encantado.
    Beso grande
    Ettore

    ResponderEliminar