martes, 23 de septiembre de 2014

Leche Frita de los Angelitos Negros.

Pienso en mi madre y ahí está, cocinando, cosiendo y rezando. Y en este caso el orden de los factores no altera para nada el resultado: una madre excepcional, de las que se cuentan con los dedos de la mano y te sobran tres.  Es más, estoy  convencida que ahora mismo estará ahí en el cielo con su rosario de palo de rosa preparándoles leche frita para sus angelitos negros. Porque también es cierto que los angelitos para los que desde hace poquito empezó a cocinar Nardi no pueden tener otro color, tu sabes por qué te digo esto. Recuerdo una tarde de mi infancia que entré corriendo en casa porque fuera llovía, la cocina olía de maravilla, le pregunté a mi madre qué estaba haciendo, me dijo: acércate,  el secreto es que esta cazuela tiene labios y puede contarte historias si dejas  que tus orejas oigan o que tu nariz huela. Cierra los ojos y  escucha. La obedecí, cerré los ojos, me agaché despacio y dejé que el vapor que salía de la cazuela subiera lentamente por mi nariz y  acariciara mis labios… no pude  por menos, primero me relamí los labios y acto seguido metí el dedo en aquella crema caliente, blanca, suave… recibí un pequeño “toque de atención” (mi madre nunca nos pegó) al mismo tiempo que la punta de mi dedo índice se convertía en un pequeño volcán de sabores… Esta es la receta de la leche frita que a partir de ahora se cocina en el cielo y como yo ando reñida con los “jefes” de ese lugar, te la voy a dejar, para que no sólo la disfruten ellos,  por si la quieres preparar algún ratito de estos:
LECHE FRITA DE LOS ANGELITOS NEGROS.



Ingredientes:


½ l de leche entera (mejor pasteurizada)
6 c.s rasas de harina. ( nada de maizena, harina)
10 c.s con copete de azúcar.
3 anises estrellados.
La cáscara (sólo la parte amarilla) lavada de ½ limón.
Unas gotas de zumo de limón.
Para el rebozado:
Harina (cantidad suficiente).
2 huevos batidos.
Aceite de girasol para freír.
Azúcar para espolvorear por encima.

Mi aportación a la decoración:
Algodón de azúcar.
Bolitas de anís de colores.



Nota:
La mayoría de las recetas de mi madre se medían en cucharadas, pero si quieres, una cucharada sopera vienen a ser  +/- unos 10 grs.
Los niveles de goloseo en casa los marcaba mi hermano el mayor que, por cierto, tenía el listón tirando a alto, así que si en tu casa no sois muy golosos reduce un poquito la cantidad de azúcar.


Elaboración:

Del ½ litro de leche separamos un poco para un bol.
Ponemos a calentar en un cazo la leche con el azúcar, los anises y la cáscara de limón. Mientras se va calentando,  en la leche que hemos separado desleímos la harina muy bien, para que no nos queden grumos.
Removemos la leche para que el azúcar se deslía.
Cuando la leche empieza a hervir, retiramos la piel del limón y los anises e incorporamos la harina desleída y sin parar de remover dejamos que vaya espesando la mezcla.
Preparamos un molde o una bandeja donde irá nuestra leche (yo suelo mojarla con agua fría)
Cuando tenga la textura de unas natillas espesas, vertemos nuestra leche en el molde y la rociamos con unas gotitas (gotitas, no chorretón) de zumo de limón. Dejamos enfriar bien, bien.
Ponemos una sartén con aceite al fuego.
Cortamos y rebozamos, primero por harina, después por huevo y freímos, primero por un lado y luego por otro… sacamos y dejamos escurrir sobre papel absorbente.
















22 comentarios:

  1. Una entrada preciosa que tu madre seguro que habrá disfrutado un montón esté donde esté, la receta fantástica, de las de siempre.

    besos

    ResponderEliminar
  2. una bonita entrada, la receta deliciosa. mi madre también hacia la leche frita con harina
    bs

    ResponderEliminar
  3. Que bonita entrada Sonsoles, al leerla hasta parece que he podido oler también en ese momento la leche frita, nos has hecho entrar en aquella cocina, precioso.
    Yo desde luego no le quitaría nada de azúcar, contra más dulce mejor, tiene que ser un auténtico placer comerse esa leche frita, te ha quedado estupenda, en el cielo estarán más que encantados. Un besazo guapísima.

    ResponderEliminar
  4. La leche frita me gusta muchísimo, pero hija, la tuya es que además viene aderezada con tanta ternura, cariño, buenos recuerdos y sabor a madre, que oye....me ha dejado el cuerpo de infancia total.
    Hoy, me ha encantado todo Sonsoles, hoy me has encantado tú.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Lindo post e a receita deixou -me com água na boca pois á muito que quero fazer
    Uma delicia
    Bjs

    ResponderEliminar
  6. Recuerdos de instantes maravillosos e inolvidables, Sonsoles. Ahí arriba están de suerte, ¡qué gran cocinera les ha entrado en plantilla! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Si uno pudiera embotellar un instante de felicidad y abrirlo cuando lo necesitamos... pero ahí está la memoria para poder revivirlo como has hecho tú con una entrada preciosa.
    El postre me encanta, siempre me ha gustado y además me lo presentas con corazones... qué más se puede pedir.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa!!! Que entrada tan bonita recordando a tu madre, tenemos la suerte de poder quedarnos con estos momentos tan bonitos.
    Este postre me encanta, es una delicia.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  9. Que entrada más bonita y emotiva, me ha emocionado. Seguro que tu madre estará muy contenta desde allí, sintiendo con que cariño la recuerdas y desde manera la sigues manteniendo viva.
    La receta me encanta y te ha quedado preciosa.
    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  10. Preciosos recuerdos que te acompañarán siempre.
    La leche frita es que es un postre celestial.
    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  11. Sonsoles, preciosa entrada y deliciosa la receta de Nardi. Para ella y para ti, una flor... "Madrecita del alma querida, en mi pecho yo llevo una flor, no te importe el color que ella tenga, porque al fin tú eres madre una flor". Moitos biquiños

    ResponderEliminar
  12. Madre mia como se estaran poniendo esos angelitos negros con las recetas de tu madre, solo hay que ver esta leche frita y me los imagino haciendo fila y pegandose para que les llegue antes el turno, yo me quedo así con la receta enterita y con la misma dosis de goloseo, que en casa de eso no falta, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  13. Hermosa!! me he saboreado y he imaginado y verdaderamente el sabor en mis labios y el olor recorrer mi nariz... hermosa historia, siempre nuestras madres tienen ese efecto en nosotros verdad? me encantó esa forma de mostrarte lo que cocinaba... y en verdad coincido con ella... qué lindos recuerdos.. gracias por compartirlos en tan deliciosa receta!! me ha hecho sentir una inmensa emoción, la piel chinita a más no poder.... gracias y besos

    ResponderEliminar
  14. Buen homenaje a tu madre Sonsoles, recordándola de esa forma tan dulce siempre la tendrás a tu lado ;aunque los angeles no quieran soltarla para que les prepare cosa tan ricas como esta
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. Qué bonita entrada, me has emocionado...
    Seguro que los angelitos, negros, blancos y "amarillos", están disfrutando de esta maravilla...
    A mí me vuelve loca la leche frita, es uno de mis postres favoritos, aunque lo hago poco porque, al ser dos en casa, no conviene que nos zampemos tanta cantidad, jajaja.
    Aquí el "grado de dulzor" es complicado. El diabético tiene el listón altísimo (como todo diabético, le apasiona el dulce), y yo, muy bajo. Así que tendré que adaptarla a edulcorante, y buscar un punto de equilibrio en lo dulce, jajaja.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  16. uumm!! estas recetas de toda la vida nos traen recuerdo la mar de dulces!! es uno de los postres típicos de la S. Santa que mas me gustan!! y acompañado de esta entrada tam bonita, aun se ve mas dulce!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
  17. Maravillosa entrada, lindo homenaje, desde luego afloran los sentimientos.
    La receta maravillosa.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por una maravillosa y emotiva entrada. Sin duda esta leche frita es divina. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Has heredado de tu madre su sensibilidad y su ternura, la mejor herencia que nadie puede tener!! Tu madre , gracias a que has vivido con ella estos momentos, siempre estará contigo porque siempre la tendrás presente en cada momento de tu vida. Una vez escuché que las personas no mueren mientras sean recordadas por alguien con cariño, y cuando despliegan una sonrisa al hacerlo. Muchas gracias por compartir con nosotr@s estas delicias y parte de tí!!! Un beso muy grande!!!

    ResponderEliminar
  20. ¡¡Hola Sonsoles!! Emotiva entrada, sobre todo para personas que saben lo que es perder a una madre (tu madre y la mía, seguro que ya se han conocido en el cielo, y juntas están haciendo leche frita, mientras nos observan con su mirada llena de amor). Besitos.

    ResponderEliminar
  21. Hola guapa, deja que te diga que hoy lo que más me ha gustado sin duda ha sido tu entrada, te aseguro que ha sido una de las cosas más bonitas que he leido en mucho tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Te he conocido por casualidad pero leyendo tu entrada me has cautivado, seguro que tu madre esta preparando esta deliciosa receta y quien sabe igual la mía esta compartiendo y saboreando una con ella. De todas formas estaría seguro orgullosamente de ti.Me quedo de seguidora para no perderme nada mas tuyo.
    Un beso

    ResponderEliminar