domingo, 28 de septiembre de 2014

Pastel de Dulce de Leche, Queso e Higos frescos

Cómo puedo describirte la primera vez que me topé con él? Deja que te diga, le vi con los ojos, con el cuerpo y con el alma. Estaba sentado en los escalones de la Pontificia con su amigo Javier. Quise seguir avanzando pero las suelas de mis zapatos echaron raíces que se clavaron en los adoquines del suelo. Fue mirarle y sentir que mi vida hasta entonces había transcurrido a un ritmo triste. ¡Ojalá pudiera ser capaz de transmitirte aquel instante en el que sentí que me alineaba con los deseos  que la vida me tenía reservados! Carmen me agarró del brazo y tiró de mi para que siguiéramos caminando, ya en  la calle Meléndez le pregunté Crees que le volveré a ver? Ella se rió, como nos reímos todos cuando tenemos veinte años y es otoño. Y como era un deseo de la vida, la vida empezó esa misma tarde a prender mi alma en la suya. El cuento ya estaba contado. Cuando se marchó me sentí sola y  abandonada, pero no ha sido algo que me haya sucedido a mi sola, porque todos los que le han conocido comparten este sentimiento. Tan dulce como fue aquella  tarde de otoño en la que mi corazón empezó a latir en el suyo, así quiero que sea el sabor que te traiga mi receta de hoy:

PASTEL DE DULCE DE LECHE, QUESO E HIGOS.


Ingredientes:

Base:
180 grs galletas speculoos.
90 grs de mantequilla
Relleno:
1 bote de dulce de leche.
1 tarrina de queso crema (tipo Philadelphia)
2 yemas de huevo.
Cobertura:
2 láminas de gelatina.
Higos frescos (cantidad suficiente).
1 vaso de vino dulce de Málaga.
unas flores frescas de lavanda (opcional).




Elaboración:       
 
Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla. Con esta mezcla forramos el fondo de nuestro molde, aplastando bien para que quede lo más igualado posible.
Mezclamos el dulce de leche, las yemas y el queso y batimos ligeramente esta mezcla.
Encendemos el horno a 180º.
Vertemos sobre la base de galleta y metemos en el horno unos 25 minutos aproximadamente.
Mientras se enfría nuestra tarta preparamos la cobertura.
Lavamos y cortamos los higos en cuartos.

Rehidratamos 5 minutos, en agua fría, la gelatina.
Calentamos el vino dulce en el microondas (con medio minuto es suficiente) y en el disolvemos la gelatina bien escurrida.

Colocamos los higos sobre nuestro pastel y con ayuda de una cuchara vamos vertiendo la gelatina cuando ya empieza a enfriar y espesar.
Ponemos unas flores frescas de lavanda por encima de nuestro pastel, lo aromatizarán agradablemente.


18 comentarios:

  1. Como puedo ponerte un comentario si aun estoy tragando saliva Sonsoles ? divina tú , tu tarta,
    y tu personalidad.. lo siento pero no puedo expresarme de otra forma, me dejas siempre sin aliento.
    Un besazo de esos gordos gordos desde el otro lado artista

    ResponderEliminar
  2. Ai como eu queria comer uma fatia...
    Bjs

    ResponderEliminar
  3. Qué bellísimas palabras Sonsoles!!! Y qué bellos los sentimientos que guardan en cada sílaba...
    Me he estremecido.....como expresarte de otro modo lo bien que has transmitidocon tu entrada, todo sentimiento y dulzura!!!
    Un enorme abrazo:)

    ResponderEliminar
  4. Nena pordios, casi se me saltan las lágrimas al leerte, pero no es la primera vez... ya sabes que me encanta leerte. Ya está muy visto lo que te voy a decir, pero siempre será mejor sufrir por haber amado que no amar por no sufrir... Te mando un abrazo enorme, corazón.
    Y volviendo a lo terrenal... sufro por no catar este pastel, niña, no ves que estoy a dieta?? De dulce de leche, madre mía... qué maravilla.
    Un besazo preciosa, disfruta del domingo.

    ResponderEliminar
  5. Un pasaje totalmente lleno de sentimientos y recuerdos arraigados en lo más hondo del alma, una visión tan enconada, que ni el mismísimo y poderoso viento Nordés puede arrancarla del corazón.
    Un pastel embriagador y decididamente irresistible para una tarde de Domingo, compartiendo una buena taza de té, quizás en cautivadora soledad, quizás acompañado de alguna historia, aún por descubrir.
    Sinceramente, me encanta, Sonsoles. Un beso!!!!

    ResponderEliminar
  6. Como siempre una entrada de lo mas sentimental y bonita!! palabras que llegan al alma como llega esta deliciosa tarta al paladar... Todo perfecto. Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
  7. Sigo con la piel erizada como resultado de avalancha de sentimientos que has transmitido en esta entrada, simplemente sublime. Muchas gracias por compartirnos tanta delicia y hermosura.. Abrazos...

    ResponderEliminar
  8. "Le vi con el alma" Esa frase describe tan bien ese sentimiento que tenemos a veces... en fin, triste tu historia, pero tan bonita.
    La tarta, espectacular, sobre todo para alguien que tiene auténtica debilidad por los higos frescos.

    ResponderEliminar
  9. Leerte es llenarse de sentimientos, precioso a pesar de todo.
    Un pastel lleno de sabores y color, me ha encantado.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  10. un pastel dulce y delicado !!me encanta ,toda una delicia seguro
    besitos

    ResponderEliminar
  11. Rica la tarta y ricos los pensamientos que dejas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. uan entrada llena de sentimientos que sólo tú sabes plasmar de esta forma tan bella y que a tod@s nos llega al alma. Como me llega esta tarta dulce y tierna , reflejo de esta preciosa publicación. Me encantan las tarta de higos. De hecho la tarta de cumpleaños de mi marido, que le hice con todo mi cariño fue de higos. Mil besos y gracias!!

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado la introducción, sentimental y maravillosa, me he sentido allí al leerte. Qué bonito!!
    La receta ya el colofón, muy rica y muy dulce, con esos higos que me encantan.
    Besitos Sonsoles!!

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Hola Sonsoles!! Si unas palabras bellas van acompañadas de un pastel tan dulce y exquisito, creo que no se le puede pedir más a un post. Yo que soy la persona más golosa del mundo mundial, probar un trocito de esta tarta rellena de dulce de leche y decorada con mi fruta favorita, ¡¡es como tocar un trocito de cielo!! Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Demoledora la entrada, otoño siempre fue tiempo de cultivar los recuerdos y la tristeza, no dejes que ésta enraice Sonsoles que luego cuesta arrancarla del corazón
    Guardame un trozo de ese pastel que me voy a tomar hoy el café contigo
    Mil besos con herbicida ;)

    ResponderEliminar
  16. Una entrada preciosa, llena de sentimiento y bonitos recuerdos, aunque ahora sean tristes y dolorosos por la añoranza de quien no esta. Sigue así de fuerte Sonsoles, eres una persona estupenda.
    Después de la entrada que te voy a decir de la tarta, que tiene que estar deliciosa, todo un placer para el paladar comer de ella.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  17. Un abrazo preciosa. Que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  18. Querida Sonsoles, los bellos recuerdos son los que quedan en nuestros corazones, y los que nos hacen continuar aunque nos pese, eres una gran persona y fuerte que puedes seguir adelante. Tu tarta tan dulce y esplendida como tú.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar