miércoles, 17 de septiembre de 2014

Salpicón de Rape, Berberechos y Langostinos

El sábado Maruchi se   autoinvitó a comer pues así rematábamos la temporada de verano y como hacía tiempo que no nos veíamos quiso aprovechar para "confesar" (y tengo  su aprobación para que yo te lo cuente ahora a ti) su experiencia única e irrepetible, aclarándome que  ha dejado  escrito ante notario que  esto no volverá a sucedérle, y menos, en una piscina pública. Te pongo en situación: con tanto  ir y venir del amor al desamor y vuelta al amor pasando por unas cuantas cajas de bombones y alguna que otra de dulces variados, el hermoso cuerpo de Maruchi este año lucía generoso, de pareo obligatorio, para que nos entendamos. Y  según  ella, nunca debió aceptar la invitación de su sobrina de 25 años para acompañarla a la piscina (y menos en ese pueblo donde todos se conocen).Su confesión : De entrada me enfundé, si, me enfundé en un bañador negro que estiliza más, de esos que aprietan y aprietan. Que una talla te quitan, pero la respiración… también,  estoy tan tranquila nadando y veo a mi sobrina que ¡hale hop! Con un pequeño impulso saca medio cuerpo del agua, se gira y posa sus nalgas en el borde de la piscina y nada… a tomar el sol se ha dicho. Yo que lo veo me digo a mi misma: “Maruchi, si ella puede, por qué tu no?” así que me acerco al borde de la piscina, tomo impulso y… me quedo allí, con las manos clavadas (igualito que ella) brazos estirados, medio cuerpo fuera de la piscina y el otro medio dentro, con todiiiito el borde de la piscina clavándose en mi pubis… pero algo está fallando! Empiezo a patalear con las piernas dentro del agua intentando (inútilmente) conseguir el impulso necesario… y lo de creer que conseguiré girar el culo 180º para sentarme en el bordillo, eso… ciencia ficción! Y así me quedé, con el mapamundi que con tanto bombón he conseguido por culo, girado a los nadadores y sin saber cómo concluir  tan caótica situación. A duras penas logré sacar el cuerpo de la piscina, las piernas aún seguían dentro. Una pierna salió ilesa, la otra con mayor esfuerzo y la rodilla como la de Nuestro Señor en pleno Calvario, también salió. Mientras, mi sobrina y sus auriculares estaban tomando el sol a dos toallas de distancia estaba yo con las manos doloridas, la rodilla despellejada, sin apenas oxígeno en los pulmones y el pubis dolorido por los cuatro costados. Para que luego digan que la natación es un ejercicio muy completo… si, si. Qué?  –Creo que lo del notario ha sido un gran acierto y después de lo que me has contado la comida que he preparado te parecerá una ironía o una penitencia, según se mire:

 SALPICÓN DE RAPE, BERBERECHOS Y LANGOSTINOS.





Ingredientes (4 personas):

6 Carrilleras de rape.
24 langostinos.
1Kg Berberechos.
1 Pimiento rojo.
1 Pimiento verde.
1 Cebolla tierna grande.
Cilantro.
2 huevos cocidos.
4 hojas de laurel.
Sal (opcional).
¼ vaso de aceite de oliva virgen extra (aove).
½ vaso de vinagre de manzana.
¼ vaso de vino blanco + ¼ vaso de vino blanco



Elaboración:
Ponemos los huevos a cocer desde agua fría y cuando empiece el agua a hervir los tenemos no menos de 10 minutos ni más de 12 ( de esta forma conseguimos que la yema quede perfectamente amarilla y no le salga ese cerco oscuro)y una vez cocidos los pasamos inmediatamente a agua fría (para cortar la cocción).
Ponemos agua con sal y una hoja de laurel y cuando comience a hervir cocemos un par de minutos las carrilleras de rape, enseguida estarán. Escurrimos y dejamos enfriar.
Lavamos los berberechos en abundante agua salada para que suelten toda la arena posible y los dejamos en un escurridor.
Ponemos una cazuela con ¼ vaso de vino blanco y 2 hojas de laurel al fuego, cuando rompa el hervor vertemos los berberechos, tapamos la cazuela y dejamos que se abran al vapor. En 4 ó 5 minutos estarán listos.
Si los langostinos son frescos:
Preparamos un bol con agua y unos hielos.
Ponemos agua en una cazuela con una hoja de laurel y un chorrito de vinagre y cuando rompe el hervor añadimos los langostinos, cuando vuelve a hervir el agua retiramos los langostinos y los pasamos al bol con agua y hielos. Los sacamos y reservamos.

Picamos los pimientos y la cebolla en cuadraditos pequeños  y lo ponemos en una ensaladera y añadimos el rape desmenuzado “groseramente” (que se note), los berberechos y los langostinos pelados. Añadimos el cilantro picadito,   ½ vaso de vinagre, ¼ vaso de vino blanco, ¼ vaso de aove, sal y pimienta al gusto y removemos todo bien. Finalmente rallamos los huevos cocidos por encima (con el huevo rallado conseguimos que la salsa “espese” un poco y se suavice. Mezclamos todo y servimos.


15 comentarios:

  1. Como me he reído con la aventura de tu amiga. Y es que los años pasan y se acaba notando. El salpicón estupendo, me acabas de dar una idea para el fin de semana, hace mucho que lo preparo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaj... Eso nos ha pasado a mas de una... como me he reido!!, pero... es lo que hay, los años no pasan en vano...Pero, oye, tenemos otras cosas que valen tanto o mas que la agilidad!!
    Para quitarle el mal rato le das una ración de este salpicón de rape y la dejas mas contenta que unas pascuas, que mira que buenisima pinta tiene!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
  3. Esta receta es una maravilla, igual que tú, preciosa! Si la vida te da limones... pues a hacerse limonada, y mañana será otro día. Estamos muy lejos, que si no me presentaba con un vinito y ya podías volver a hacer este salpicón que ibamos a dar buena cuenta de él.
    Un beso muy muy grande.

    ResponderEliminar
  4. agilidad??? q es eso??? jejeje.
    delicioso el salpicón que te has preparado. sencillo y delicioso a la vez. me encanta

    ResponderEliminar
  5. Me he reído mucho con tu historia y es que alguna vez me ha pasado algo parecido!! Lo que antes hacíamos como si tal cosa, ahora nos cuesta más... y a veces es mejor desistir, y que le den morcillas.
    Tu receta es una delicia, te ha quedado además muy chulo así colocadito, y de un apetecible exagerado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajajaj!!! Yo es que ni lo intento. Jajajajaaj!!! Si es lo que yo digo las escaleras están para algo!!! Lo que sí voy a intentar es hacer tu salpicón que eso estoy segura que me saldrá mejor!! Besos

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, pos yo pa no tener q ir al notario... que cobran un huevo, y pa no quedarme varada cual ballenato en el borde de la piscina, que por cierto los hacen bastante rasposos... no me extraña que Maruchi se dejara allí hasta el carnet de identidad,jajaja...este verano no he pisado la piscina pero si tengo que pisarla pa pillar ese salpicón me enfundo el traje de Falete y allá que voy, eso sí, si tú te atreves conmigo. Yo pongo las cañas
    Un besazo y bienvenida al ruedo campeona :*

    ResponderEliminar
  8. Menuda delicia de salpicón!!! Ya me huele a mar...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajajaja, que bueno, me has echo reir. El salpicón una maravilla y muy apetecible, sobre todo a estas horas.
    Bienvenida de nuevo guapisima.
    Besos
    Ettore

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, bueno más de una hemos sufrido percances parecidos en los que dices, ¡tierra tragame ¡ le ha quedado una anécdota veraniega que contar.
    El salpicón tiene una pinta estupenda, muy colorido y seguro que muy rico, como todo lo que nos preparas. Un besazo guapa, un placer volver a verte por aquí.

    ResponderEliminar
  11. El salpicon es de los platos, preferidos en casa, este te ha quedado muy rico, besos

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, lo de tu amiga es como lo de aquel anuncio: "no pesan los años..." (pero sí que pesan, jajaja).
    El salpicón me parece delicioso, y estupendamente presentado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Jjajajajajjjajaja, como me he reído...
    El salpicon delicioso y con berberechos con lo que me gustan mas y como siempre la presentación de lujo
    Besinos
    El Toque de Belén

    ResponderEliminar
  14. Tienes toooo el arte joía!!! Que buena historia y desde luego me hubiera gustado presenciarlo en vivo y en directo, pero, ¿donde estaba el fornido socorrista que podía, en aptitud caballeresca y disimulo, haberle echado una mano (en el buen sentido de la palabra, claro), a tu amiga Maruchi?
    Sin duda, el salpicón que has preparado, de lo más completo y sabrosón, me encanta.
    Un bico!!!

    ResponderEliminar