domingo, 26 de octubre de 2014

Trigo tierno y Setas

Dirás que a buenas horas vengo con la novedad, que no hace falta que te diga que me gusta el lenguaje en todas sus formas: sonidos y palabras, expresiones faciales, ademanes con las manos, la postura corporal y sus ritmos, lo que la gente piensa pero no dice necesariamente con palabras. Siempre he amado las palabras; su poder, hasta su silencio. Atiende a cómo el sonido de la palabra se forma en los labios, los dientes, la lengua se eleva, luego se mantiene y por fin se desvanece.  Una de las palabras que en este momento se me antoja más bonita que otra, es la palabra vapor. Que por  qué?  Pues, porque involucra todos los sentidos. El vapor  puede ser opaco pero nunca llegará a ser sólido; lo percibes pero no tiene una forma definida ni permanente. Es más, puede estar frío o caliente. A veces huele fatal, otras veces maravillosamente bien. Algunos vapores son tremendamente peligrosos y otros puramente inofensivos. Con una simple inspiración el vapor entra por la nariz y llega a nuestros pulmones. Y también está la presión del vapor, el equilibrio entre dos estados que se alcanza a los 100º. Tienes agua y un instante después debido a la presión del calor…se convirtió en vapor. Esto ocurre continuamente en nuestras cocinas. Y ahora... juega, cierra los ojos, inspira, deja que un cálido vapor penetre por tu nariz y traiga todos los aromas  de una tarde de otoño para acompañar este plato de:

TRIGO TIERNO Y SETAS 



Ingredientes (2 personas):

4 ó 6 níscalos.
1 puñadito de Cantharellus.
4 c.s de aove
1 ajo.
½ vaso de vino blanco seco
Sal (opcional)
Pimienta negra recién molida (al gusto)
 1 taza de trigo tierno.
 2 ½ tazas de Caldo de verduras o de pollo ( brick)



Elaboración:
Cocemos el trigo tierno en el caldo de verduras o pollo y una vez cocido lo reservamos.

Limpiamos bien nuestras setas (preferiblemente con un cepillito y sin mojar) y si son grandes las cortamos en trozos.

Ponemos en una cazuela el aceite y echamos el ajo picadito, cuando comience a tomar color añadimos las setas, las salpimentamos, le damos un par de vueltitas y las regamos con el vino blanco dejamos que evapore el alcohol un par de minutos y agregamos nuestro trigo tierno, que tome un poquito de sabor, hasta que se absorba todo el líquido de cocción. Un sencillo plato que te embriagará con su cálido vapor.



16 comentarios:

  1. Qué delicia Sonsoles!
    Me ha encantado!
    Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  2. A mi madre le encanta el trigo, así con setas tengo que hacérselo que seguro le gustará.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Sonsoles!! Un plato delicioso, con una textura super agradable al paladar. ¡¡La combinación me parece fantástica!! Besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, el aroma de este delicioso plato parece llegar a través de las vaporosas fotos que has hecho. No he probado nunca el trigo de esta guisa ni de ninguna otra, pero viendo tu receta se me antoja de lo más sabroso en perfecta unión con esas setas de nombre tan sonoro y musical. Un abrazo y ¡¡¡feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado estupendo, y tiene que tener un sabor¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ me gusta, besos

    ResponderEliminar
  6. Como te he dicho en google+, me ha llamado la atención la receta. Se ve tan blandito y suave que en cuanto pueda lo pruebo. Bss.

    ResponderEliminar
  7. Nunca he probado el trigo, pero con la manera de publicar tus recetas, lo haces sencillo, bonito y me llega hasta el aroma!! Mil beso y gracias

    ResponderEliminar
  8. Tengo el paquete de trigo en la mano y lo vuelvo a dejar en la estantería del supery,pero creo que eso no ocurrirá más.
    Ya habrás leído que era anís estrellado...el juego de las palabras ,a veces,nos juega esas malas pasadas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Delicioso plato, el vapor está llegando a mi casa... Besos.

    ResponderEliminar
  10. Jamas he probado el trigo así y he visto muy pocos platos con este ingrediente cocinado entero, desde luego tiene muy buen aspecto, seguro que me estoy perdiendo algo muy rico, esta es una receta de las que hay que probar, me la apunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Sonsoles, pues vamos a inspirarnos con este plato tan rico, esos aromas a los que suelen oler nuestras cocinas y que traspasan fronteras, por cierto rico plato, aunque el otoño por aqui no ha llegado, estamos pasando unos calores que ni en pleno agosto, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  12. Ummm los vapores de este plato tienen que ser estupendos, tiene muy buena pinta con el trigo, nunca lo he probado, pero tiene que estar rico.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  13. Hola preciosa !!!!
    Me encanta el trigo guisado, y además este tierno es una delicia lo rico que queda y lo rápido que se hace. Con las setas ya ni te cuento, menudo manjar más rico has preparado en un plis plas y lleno de sabor, olor y vapor jaja
    Eres tremenda, mientras te iba leyendo iba haciendo un repaso mental de todos los vapores que nos ibas describiendo ¿tú has pensado trabajar como profesora de relajación? Sí, aquello de: cierren los ojos, imaginen que están hechas de gotas de vapor, que ustedes son una de ellas.....ala, termina tú que imaginación no te falta.
    Besotes gordos, mi niña y feliz semana......allá donde estés, hermosa !!!!

    ResponderEliminar
  14. Tan sencilla y apetecible...para qué complicarse más?
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué gusto de receta! Creo que nunca he usado trigo tierno, pero a la vista de tu plato ¡tengo que remediarlo ya!

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar