domingo, 24 de mayo de 2015

Calabacín Para Todos...Los Gustos.

Esther, mi vecina, era igual a todos los niños del barrio, pero era distinta. Es decir, se reía, se sentaba, se vestía, hacía bromas, corría, bailaba como podría hacerlo cualquiera de nosotros. Pero las cosas que contaba no se parecían a la vida que los demás del barrio vivíamos: que el año nuevo en su familia era en septiembre, ni siquiera tenía fecha fija porque el calendario era lunar; que el mesías no había llegado y que aún lo estaban esperando, por eso no celebraban el nacimiento del Niño Jesús;  que no rezaba en la iglesia, sino en la sinagoga, y no los domingos, sino los viernes; que Israel también era su patria aunque nunca hubiera estado allá. Cuando llegó al barrio se presentó así: Me llamo Esther, como la de la Biblia, y tu?  Yo me llamo Vanesa pero me dicen Vane, y sentí como si mi nombre no tuviera peso, era un nombre sin más, no estaba en ningún libro sagrado. Inicialmente nuestra amistad era balcón. A ella no la dejaban entrar a casas ajenas y a mi no me dejaban salir, así que lo de amigas, es un decir. Ella se paraba unos minutos debajo de mi balcón y me relataba algo, siempre había sucesos a su alrededor. A los dos años de vivir en el barrio, murió doña Raquel, la abuela de Esther. Me llamó la atención el gorrito que los hombres tenían en la cabeza; me enteré de que se llamaba kipá y de que los hombres no debían tener la cabeza descubierta en presencia de Dios. Y como todos los hombres tenían puesta la kipá, pensé que Dios estaba en la casa de mi amiga y lo había traído la abuela muerta. Unos días después de que terminara el ajetreo en la casa de los vecinos y la calle recobrara la calma, Esther volvió a aparecer debajo de mi balcón. Mi mamá me dio permiso para venir a visitarte. Aunque nunca la había invitado a entrar, me gustó la idea. Bajé corriendo a abrir la puerta. A partir de ese momento, puedo decir que, nos volvimos las mejores amigas. Éramos las mejores amigas de lunes a viernes en las tardes. Los fines de semana, ella iba con su familia y yo con la mía. Ella iba al cine con su grupo y yo a la disco con el mío. Nunca intentamos cruzar esos mundos, era tácito que pertenecíamos a esferas diferentes aunque viviéramos en la misma calle y habláramos el mismo idioma. Siempre teníamos historias para compartir.

Hoy triplete de recetas, menú completo cuyo protagonista es el calabacín desde el principio de la comida hasta el fin.
CALABACÍN ENCURTIDO

Calabacín Encurtido

Ingredientes:
Calabacín.
Cebolla tierna.
Vinagre.
Sal (opcional).
Perejil.
Elaboración:
Lavar y pelar el calabacín (todo o a rayas) y cortarlo en bastones o a rodajas.
Cortar la cebolla en trozos no muy grandes.

Poner el calabacín y la cebolla en un recipiente, añadir un poquito de sal (opcional) y cubrir con vinagre. Dejar en el frigorífico hasta el momento de servir. 
Calabacín Encurtido

Nota:
*Está mucho mejor según pasan los días.
*Se puede “rebajar” un poquito el vinagre con vino blanco.
*Este entrante lo he preparado para muchísimas personas y siempre ha sido un éxito.

PELOTITAS CRUJIENTES DE CALABACÍN, QUESO Y CECINA

Pelotitas crujientes de calabacín, queso y cecina

La idea de estas pelotitas me la ha inspirado María José, yo le he puesto un poquito de mi toque personal, pero la idea sigue siendo suya.

Ingredientes (18 pelotitas aprox):1 calabacín de unos 165 grs.
1huevo  semi batido.
50 grs de queso rallado (mezcla de 3 quesos)
50 grs de cecina  muy picada.
Pimienta negra recién molida (al gusto)
½ c.c de tomillo seco (opcional).
4 ó 5 c.s de pan rallado.
Para el rebozado:
1 huevo batido.
Pan rallado.
Panko.

Elaboración:
Lavamos el calabacín, lo secamos, pelamos (podemos quitarle toda la piel o sólo parte. Yo he optado por quitarle una tira sí y otra no…) y rallamos.  Lo colocamos sobre  papel absorbente y lo apretamos levemente, para quitarle un poco el agua que suelta.

En un bol ponemos el huevo y lo batimos un poquito, añadimos el calabacín, el queso, la cecina, un poquito de pimienta molida, el tomillo y el pan rallado.
Mezclamos todo bien y dejamos reposar durante una hora en la nevera, así el pan absorberá el exceso de líquidos,  y todos los sabores se integrarán.
No he puesto sal porque los quesos y la cecina ya llevan sufiente.

Pelotitas crujientes de calabacín, queso y cecina

Rebozado y fritura:
Formamos pequeñas bolas un poco más grandes que una nuez y las pasamos primero por pan rallado, luego por huevo batido y finalmente por panko (esto le dará una corteza muy crujiente). Freímos en aceite caliente y cuando estén nuestras pelotitas doradas las sacamos y dejamos sobre papel absorbente para que dejen allí el exceso de grasa. De aquí al plato.

Pelotitas crujientes de calabacín, queso y cecina

Acompañamiento:

Base: Salsa de tomatillo verde (salsa mexicana, un puntito picante).
Cima: Mermelada de tomate rojo y hierbas aromáticas (salvia, romero, orégano).


TARTA DE CALABACÍN CON SU COBERTURA DE CHOCOLATE BLANCO.

Tarta de Calabacín con su cobertura de chocolate blanco


Ingredientes:

Para el bizcocho base:
250 grs de calabacín.
3 huevos.
150 grs de azúcar.
1 c.c de jengibre.
¼ c.c de nuez moscada.
1 ½  c.c Canela
Ralladura de lima (o limón).
100 grs de aove suave.
200 grs de harina.
10 grs de levadura tipo Royal.
Pizca de sal.

Para la cobertura de chocolate blanco:
*para realizar esta cobertura necesitaremos un termómetro de cocina.
270 grs de yogur griego.
360 grs de chocolate blanco.
25 grs de azúcar invertido.
90 grs de mantequilla.

Para decorar:
Algunas tiras de piel de calabacín (bien lavadas y secas).

Elaboración:

Tarta de Calabacín con su cobertura de chocolate blanco

Bizcocho de calabacín:
Rallamos el calabacín y reservamos hasta su uso.
Encendemos el horno a 180º (que vaya calentándose, todo será rápido de elaborar).
En un bol batimos los huevos junto con el azúcar y la ralladura de lima hasta que doblen su volumen (unos 10 minutos aprox). Añadimos el Aove cuidando de que la mezcla anterior no baje.
Mezclamos la harina, la levadura, la nuez moscada y el jengibre y se lo añadimos tamizando de tres veces a la mezcla de huevos, azúcar y aceite. Por último añadimos el calabacín.
Engrasamos un molde, ponemos la masa, espolvoreamos con la canela y cocemos unos 30 minutos aproximadamente (lo mejor, es la comprobación del palillo una vez transcurrido este tiempo).
Una vez frío guardamos es bizcocho en una bolsa de plástico hasta el día siguiente, que será cuando montemos nuestra tarta. 

Cobertura:
Fundimos el chocolate a 40º máximo (mejor hacerlo al baño maría para controlar la temperatura).
Mezclar el yogur y el azúcar invertido y calentar  en el microondas a 35º (esto nos llevara unos 23 segundos, pero mejor  ir comprobando, a los 20 sacamos, removemos y comprobamos, y así hasta que esté). Mezclamos con el chocolate  y emulsionamos con la batidora de brazo (la de toda la vida de dios). Calentamos la mezcla hasta 35º y añadimos la mantequilla cortada en dados, removemos hasta que esté todo perfectamente integrado. Pasamos  esta mezcla a la nevera por un mínimo de 24 horas, lo cual permitirá que en el momento de utilizarla tenga la consistencia ideal para cubrir nuestro bizcocho.


 Piel de calabacín confitada: Hacemos un almíbar espeso y  ponemos unas tiras de piel de calabacín a cocer unos 5 minutos, las sacamos del almíbar y dejamos enfriar hasta que las vayamos a utilizar.

Montaje:
Partimos el bizcocho a la mitad (hice dos tartas) y luego abrimos los bizcohos al medio (en horizontal) para rellenar una de las partes con cobertura de chocolate, tapamos con el otro medio bizcocho y cubrimos con la cobertura de chocolate blanco. Decoramos al gusto con la piel de calabacín confitada.

Tarta de Calabacín con su cobertura de chocolate blanco

21 comentarios:

  1. Hoy triple maravilla y un relato precioso de regalo, vale la pena venir a verte cada vez que publicas.
    Muakk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosa, el placer es mio, recibiros en mi cocina es todo un lujo. Muchos besos.

      Eliminar
  2. Hola guapa, en cierto modo nosotras también somos como Esther y Vanesa, amigas con la necesidad de vernos a diario, pero con el suficiente margen de hacerlo cuando podamos.
    Espero ser como ellas, amigas para siempre, sin perder la independencia.
    El triplete me parece perfecto, que yo amo los calabacines, como a mi misma, je, je, je...solos o acompañados, no me faltan nunca en mi cocina.
    Mil besos y achuchones, para que lo sigas haciendo tan precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por venir, el calabacín la verdad es que da mucho, mucho juego y también mucho placer...gastronomicamente hablando, siempre gastronomicamente...te seguiré esperando. Besos.

      Eliminar
  3. Hola,ya tengo el calabacin encurtido en la nevera,me ha parecido una idea genial,cuando lo vas a comer lo enjuagas con agua y luego le pones un chorrito de aceite o lo sacas directamente del vinagre y a comer,y con la piel de calabacin haces algo?dime cuantos dias puede estar hecho en la nevera,muchas gracias,un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se necesita enjuagar, se hace como los boquerones, directamente al plato y el chorrito de aceite y un poquito de perejil para darle su toquecito de color. Las pieles las puedes meter en un almibar y utilizar para un postre dulce como he hecho en las tartas. Yo lo tengo hasta una semana y he de decirte que está mejor a medida que pasan los días... espero haberte aclarado tus dudas. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es una cita obligatoria venir a visitarte, entre los relatos que me dejas anonadada y después este triplete de delicias, el bizcocho de calabacín yo lo hice pero tu lo has bordado con el chocolate, esas bolitas me las dejo en pendientes, que me han llamado mucho la atención y el calabacín encurtido sencillo y tiene que estar muy bueno y las fotos preciosas, eres una artistaza en todos los sentidos, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me subes la autoestima Sofía, qué alegría leer tu comentario!! La cobertura de chocolate le va que ni pintada al calabacín y las bolitas... estaban super!!! Las fotos..a lo automático, el día que consiga hacer una como las tuyas, ya me contarás...Un abrazo.

      Eliminar
  5. Como siempre tus entradas son únicas, esos relatos que nos cuentas, las recetas y tu forma de ser hacen que sea muy agradable quedarse en tu cocina, las tres recetas me han gustado muchísimo si es que eres una artista un fuerte abrazo guapa bst

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Antonia, tu si que haces cosas maravillosas, y a ti es a quien debo agradecer que vengas por aqui y pases un ratito en esta cocina que es la tuya tambien. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola !! Para empezar los calabacines, de cualquier forma preparados me encantan y las que traes son deliciosas . la historia de estas dos amigas son como las nuestras, amigas todas, cada una en su mundo pero las mejores que se pueden tener!!un bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las dos cosas estoy de acuerdo contigo, a mi también me encantan los calabacines desde mermeladas hasta en encurtidos...bueno para muestra el "botón" de hoy, y en lo de la amistad también, porque a través de los blogs, vamos tejiendo redes de amistad que a veces van más allá de lo meramente virtual. Siempre te esperaré. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Sonsoles! !! Menudo placer!!! Hoy cuatro en uno!!! Un relato precioso y tres super recetas con un ingrediente que me encanta como es el calabacín. Y una en versión dulce, así que estoy de enhorabuena de todas, todas. El calabacín encurtido no lo había visto nunca, así que tomo buena nota de ello. Las pelotitas con queso y cecina tienen que estar riquísimas como entrante o aperitivo y la tarta, guau, realmente deliciosa y con mi chocolate preferido. Un placer, Sonsoles! !!Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El calabacín encurtido lo probé gracias a una de las personas que "cuidaba" una de mis alumnas, que se lo dió a probar un día y a ella le gustó tanto que luego me lo enseñó a preparar a mí y yo lo hago muy a menudo, sobre todo cuando consigo calabacines de los de verdad, de los de huerto... Gracias por venir Isabel.

      Eliminar
  8. Pues a pesar de lo que prometen las dos segundas recetas, yo quiero el calabacín como en la primera. Tengo ahora mismo calabacines ecológicos y los pienso hacer casi iguales, añadiendo pasas, piñones y unas lascas de parmesano. No necesito más, me vuelven loca y ni siquiera la tarta los desbanca.

    Por cierto, no sé si me leíste la respuesta a tu comentario... me has dejado helada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ana, tienes razón las cosas ricas y buenas, a veces necesitan poco y menos para estar aún mejor, como es el caso de los calabacines. Respecto a tu respuesta...como ves, detras de cada receta hay una persona que (emulando el titulo de una hermosa pelicula) come, bebe y ama... Un enorme abrazo.

      Eliminar
  9. Menudo surtido nos traes, se ven todas las recetas deliciosas, pero yo si tengo que elegir me quedo con la tarta de calabacín, yo siempre eligiendo lo que menos engorda de cara a la opreción bikini, jjeje, me apunto a la desgutación completa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Unas recetas, de lujo me encantan todas, que pinta¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ se las ve deliciosas, besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles. Aunque al leer la entrada ya no sé si te llamas Sonsoles o Vanesa jj. Seguiré llamándote Sonsoles porque puede que la introducción sea una historia o no?
    Pero la introducción nos lleva directamente a tres recetas a cada cual más rica con calabacín. La primera debe estar exquisita. No lo he probado en crudo aunque viendo el aspecto que tiene no dudo de que estará de fábula. La segunda, esas pelotitas, aunque lleven un ingrediente que no me llama mucho como es la cecina, observando el corte y con el acompañamiento de la mermelada de tomate y esa salsa de tomatillo verde, no la he probado, pero leyendo que es un punto picante, sé que me encantará. Y por último la tercera, el bizcocho o tarta. He hecho muchos bizcochos pero nunca he utilizado el calabacín ni otra hortaliza como la zanahoria y creo que me estoy perdiendo algo fabuloso pero como no sé si al resto les gustaría no he intentado hacerlo. Tiene que estar de rechupete. En resumen, tres platos para disfrutarlos. Me han encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Encima que vengo tardísimo he borrado el comentario cuando ya lo tenía casi terminado... si es que tengo dedazos, jajaja.
    Pues te decía que en cuestión de amistad y de amor, no hace falta tener nada en común, ayuda pero no es imprescindible, verdad? es sólo cuestión de piel... mira que me gustan tus historias, y siempre me quedo con ganas de más!! Por eso me traes tres recetas, algo es algo... me gustan las tres, pero esas bolitas con cecina me han flipado, te las robo ahora mismo!
    Bueno, a ver si soy capaz de no borrar todo esto. Un beso de los gordos, preciosa.

    ResponderEliminar
  13. Sonsoles, una bonita historia que, además, nos invita a quedarnos en tu cocina con ni más ni menos que tres propuestas a partir de uno de los vegetales más versátiles que podemos tener a mano. Una más interesante que la otra porque el zucchini/calabacín nos perimite jugar mucho en la cocina tanto en dulces, salados, sopas, encurtidos... En fin, estupendas propuestas para seguir disfrutando de un aliado sabroso como pocos.
    Un beso.

    ResponderEliminar