domingo, 20 de septiembre de 2015

Paté de Centollo y Pescado de Roca

Apenas asomaba su cuerpo  a la adolescencia su mente ya empezó a comprender cómo era el proceso: los prejuicios eran como espinas en las manos y las certezas, en cambio, llegaban con un erizamiento en el estómago, punzante y molesto. Pero ambos funcionaban como semillas y, sólo si caían en terreno fértil, podían crecer y convertirse en dolorosos presentimientos. Así pues, nada más que Dolores sintió la certeza de vivir en un pueblo minado de prejuicios y envidias tuvo el claro presentimiento de que para poder continuar viviendo necesitaba arrancarse de la vida los años vividos en el pueblo, este presentimiento vino acompañado de una certeza: a los dieciocho años y sin apenas despedirse de nadie más que de sus padres, Dolores se fue. Llegó cruzando el océano hasta una ciudad con alma de mujer que la acogió amorosamente y le ofreció un paisaje rodeado de sol, música y mar. Allí empezó a llamarse Lola y dejó de resistir el miedo ajeno, la costumbre de bajar la cabeza y dar con los ojos  en el suelo. Y empezó a pelearse con la vida, a cantar, a soñar, a bañarse en un mar limpio y a amar en una playa de arena fina y cálida que latían en  ella como un deseo inalcanzable pero  al que no es posible renunciar. El sol, la playa, la arena, el mar, el amor y Lola:

PATÉ/ PASTEL  DE  CENTOLLO Y PESCADO DE ROCA



Ingredientes:

1 centollo (a poder ser autóctono).
Pescado de roca (salmonetes, cabracho…) cocido y limpio de piel y espinas.
6 pimientos de piquillo (en conserva)
4 huevos.
200 ml de nata.
3 c.s de tomate frito.
Sal y pimienta (al gusto)
Mantequilla y pan rallado (para el molde)
Nota: el peso total de la “carne” del centello y el pescado de roca eran 350 grs.

Elaboración:
Cocemos el pescado en un caldo corto con un poco de vino blanco y  una zanahoria, una hoja de laurel y un puerro (podemos colar y guardar este caldo para un arroz de pescado, una sopa…).
 Sacamos el pescado del caldo, lo dejamos enfriar un poco y con cuidado le quitamos la piel y todas las espinas, nos quedamos sólo con la “carne”.


Si el centollo está vivo lo ponemos a cocer en agua fría con sal durante 18 minutos (consejo de  Marc, mi pescadero, que de esto sabe y mucho). Lo sacamos del agua, dejamos enfriar y procedemos a retirar todo lo comestible que tenga el animalito, con sumo cuidadín de no dejar ningún trozo de su duro caparazón por ahí.


En el vaso de la thermomix (o en el de la batidora, o en un bol amplio) ponemos todos los ingredientes y trituramos bien.
Untamos un molde que pueda ir al microondas con mantequilla y lo espolvoreamos un poquito con pan rallado y cocemos  a máxima potencia durante 12 minutos.



Nota: Puedes prepararlo de manera tradicional en el horno al baño maría te llevará unos 35 minutos a 180º, partiendo de que el agua de la bandeja esté ya caliente.


23 comentarios:

  1. Qu espectáculo de paté Sonsoles, me parece maravilloso, tiene que estar exquisito, a estas horas y aun sin comer se me cae la baba hija, esta receta me la guardo, me vendráde maravilla... besss

    ResponderEliminar
  2. Holaa Sonsoles!!!!! Una de las cosas buenas de los domingos es leer tus maravillosas entradas y después imaginar el delicioso sabor de las cositas ricas, como este espectacular paté, que nos preparas.
    Si estuvieras más cerquita me asomaba por tu cocina a probar una tostada;)
    Un besote muyy cariñoso!!!

    ResponderEliminar
  3. Holaa Sonsoles!!!!! Una de las cosas buenas de los domingos es leer tus maravillosas entradas y después imaginar el delicioso sabor de las cositas ricas, como este espectacular paté, que nos preparas.
    Si estuvieras más cerquita me asomaba por tu cocina a probar una tostada;)
    Un besote muyy cariñoso!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Llegó el domingo, te espero como el dominical. Leer tus relatos y llegar a tu receta se ha convertido en un agradable momento para disfrutar. La receta de hoy me ha encantado, un rico paté con sabor a mar con una pinta espectacular.
    Un beso y disfruta de la tarde de domingo!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Sonsoles en primer lugar darte las gracias por visitarme asi como por tu comentario ,espero que te guste la leche de soja tanto como a mi y no vuelvas a comprarla .
    En segundo lugar decirte que me ha encantado tu blog , siento que no tengas el gadet para recibir tus nuevos post en mi correo y asi no perderte la pista pero de vez en cuando me pasare para disfrutar de tus maravillosas recetas.
    Este pate ademas de quedarte de relujo tiene que estar delicioso a los ingredientes y fotos me remito , uummmmmmmm babeando me marcho.
    Bicos mil y feliz domingo wapa.

    ResponderEliminar
  6. Mi madre no me daría tiempo a hacer este sabroso pastel,se comería el centollo antes,jeje.
    Me relamo imaginando el intenso sabor a mar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Que bueno! Este Pastel/Paté tiene que estar rico no, riquísimo. Tan solo en pensar el sabor que debe tener dan ganas de hacerlo, tiene un color precioso, y presentado con un pan de centeno o de semillas tiene que quedar fabuloso.
    Dolores/Lola tomó una decisión difícil y arriesgada, probablemente una de las más duras de su vida, pero ya se sabe, si no se arriesga, no se gana, y ella indudablemente lo hizo.
    Gracias Sonsoles, de nuevo me voy con ganas de más.
    ¡¡¡Besitos mi niña!!!...Feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. Hola guapísima !!!
    Lo mejor que pudo hacer Lola, la maleta y una nueva vida rodeada de tanta maravilla de la naturaleza, si es que al lado del mar la vida se oye mejor ¿no te parece?
    Bueno y del paté de centollo sólo puedo decirte que me parece una receta de fiesta total y de día grande, lo he tomado en pocas ocasiones y nunca lo he hecho yo, pero reconozco que es un delicia.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  9. El relato de Lola y este pastel de centollo me han puesto las pilas un ajetreado lunes para ponerme a preparar clases. Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  10. hola!! pues menudo paté, que está con una presencia que se sale. Me he iniciado ahora en el mundo de los patés y va y encuentro el tuyo, pues me lo llevo aunque sea con otros pescados similares., Está imponente, besos!

    ResponderEliminar
  11. Hola cariño, por fín vengo por aquí! Me está costando volver después del verano, me da mucha pereza y tampoco tengo el ánimo por las nubes, para qué te voy a engañar. Voy poco a poco viendo todo lo que me he perdido, con calma y no sólo por dejar el típico comentario que a todas nos revienta... ya sabes.
    Del pastel qué te voy a decir, me encanta, me encanta y me encanta, y con un buen centollo, guapa, qué suerte que tienes de vivir dónde vives! Es una maravilla de pastel, para mí mejor como pastel que como paté, la verdad.
    Y una cosita, espero saber más cosas de Lola, por favor, sigue la historia!!
    Un beso enorme cariño, ya te escribo un día de estos.

    ResponderEliminar
  12. Una receta maravillosa, con unas fotografías estupendas para que nos acompañen y nos hagan la boca agua. Besos!

    ResponderEliminar
  13. Sinceramente de lujo, un plato para darnos un homenaje en toda regla y hacer una exaltación al Atlántico. Exquisito relato y perfecta presentación.
    Un gran abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  14. Y Lola que hace yendose sola a ese paraíso y no pasarse a recoger a Maruchi que anda escarmentá de la familia?
    Seguro que lo hizo para no tener que compartir este paté y es que conla pinta que tiene es pa volverse egoísta y comerselo una sola a cucharadas o en tostadas...diosss que cosa tan rica
    A ver con qué historia nos sorprendes el próximo día...y pensar que hay gente que prefiere el "sálvame"...aiiiinssss
    Un besazo artista

    ResponderEliminar
  15. Hola guapísima, no he podido venir el domingo, pero lo bueno de tus relatos es que están hay y se siente como el primer día, imaginación al poder y a mi no me falta disfrutando de esas maravillosas playas y sol, aunque yo el sol no mucho. En cuanto a la receta de lujo, te ha quedado un pate que bien picaba yo un poquito en estos momentos, delicioso, una curiosidad, que me come, ¿que es lo redondo, color marrón que hay debajo del pate?, ¿ es pan?, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es pan de centeno, ya viene asi redondito... (es que me encanta el pan de centeno alemán).

      Eliminar
  16. Hola Sonsoles, andaba un poco liada y me he despistado unos días, pero ya estoy de vuelta. La historia de Lola es muy bonita, lo mejor que pudo hacer fue largarse del pueblo y empezar de nuevo.
    Respecto a la receta hay poco que decir, esta estupenda, el pate tiene una pinta inmejorable y de sabor una ngozada seguro, no hay más que ver las fotos, buenísimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

  18. Que bonita entrada, me ha encantado!!! Y el paté o pudin te ha quedado genial, se me ha apetecido un montón a pesar de la hora que es...jajajaa Lo preparamos muy parecido y te envidio infinitamente el buen marisco que tenéis allí, me muero por uno de esos centollitosss...aisss
    Besotes y buenas madrugadas!!

    ResponderEliminar
  19. Qué paté más rico. Madre mía, qué pintaza tiene!. Me encantan los paté caseros para cenar, así que, me voy a anotar la receta para hacerla en cuanto pueda. Gracias por la idea =)
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  20. Me gustan tus entradas: nos dices tantas cosas en pocas palabras...
    En cuanto al paté, qué te voy a decir. Que yo no podría parar de comerlo, ¡qué delicia tan grande, Señor!.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  21. me encantan estas recetas diferentes con mariscos

    ResponderEliminar