domingo, 15 de noviembre de 2015

Pollo a la Naranja

Abuelo y nieta disfrutaban enormemente estando juntos, él había conseguido transmitirle a la pequeña Celia el amor que sentía por los libros y la música y ella respondía a sus enseñanzas con una curiosidad inusual y un deseo enorme de compartir todo el tiempo posible con el abuelo Manuel. Hoy te voy a contar la historia del músico más grande que existió nunca.-Tocaba el violín? –Tocaba la lira. Se llamaba Orfeo. Vivió hace mucho, mucho tiempo. Antes de que él existiera el mejor músico era su padre, el dios Apolo. Un día Apolo y su musa mayor, Caliope, tuvieron un hijo llamado Orfeo. Su padre le dio su primera lira y le enseñó a tocarla. Y el hijo superó al padre, el alumno llegó a ser mejor que el maestro, pues era hijo del dios de la música y de la musa de la poesía. Su música era lo bastante poderosa como para seducir a dioses, humanos y bestias e incluso acallar a las sirenas. Orfeo era humano, pero tocaba como un dios, y eso le hizo perder parte de su humanidad y convertirse en semidivino. Y entonces, él…se enamoró y volvió a ser humano. Orfeo conoció a Eurídice y se casó con ella, pero Himeneo, el dios del matrimonio, no pudo bendecir el enlace: las antorchas del himeneo se apagaron, y su humo llenó los ojos de lágrimas. No mucho después de la boda Eurídice paseaba por los prados cuando fue vista por el pastor Aristeo. Embrujado por su belleza, él emitió un silbido de admiración: bajo, largo y lento. Eurídice se asustó y huyó. Mientras corría un escorpión blanco le picó en el tobillo. Eurídice murió y Orfeo se quedó destrozado. Cantó su dolor para que todos lo oyeran. Allá en los cielos, los dioses lloraron. Lloraron tanto que sus ropas quedaron empapadas y hundidas. Por eso en los grandes cuadros los dioses aparecen semidesnudos. En este punto de la historia, apareció la abuela Consuelo para anunciarles que la comida ya estaba en la mesa. El abuelo Manuel le dice a su nieta, que lo mira con ojos de suplicar que acabe el relato, por la tarde seguiremos con la historia de Orfeo, ahora vamos a ver qué es eso que huele tan bien:
POLLO A LA NARANJA



Ingredientes (2 personas):


4 jamones de pollo.
1 puerro (la parte blanca).
1 cebolla pequeña.
1 diente de ajo.
1 rama de romero fresco.
1,5 cm de jengibre fresco (pelado y cortado en bastoncitos).
9 semillas de enebro.
2 guindillas (opcional).
250 ml de zumo natural de naranja.
Piel lavada y seca de 1 naranja (sin la parte blanca, cortada en juliana).
Sal y pimienta negra recién molida.
3-4 c.s de aove (aceite de oliva virgen extra).


Elaboración:
Picar el puerro, la cebolla y el ajo.
Poner a calentar el aceite en una cazuela y dorar ahí el puerro la cebolla y el ajo. 

Cuando estén las verduras doradas añadimos el pollo y lo salpimentamos, le añadimos el jengibre, las semillas de enebro, la rama de romero y la piel de naranja.

Doramos el pollo por todos los lados y cuando esté  a nuestro gusto le añadimos el jugo de naranja.
Dejamos que cueza lentamente hasta que la salsa se reduzca a  un tercio.
  

Nota: el relato, te lo acabaré de contar el próximo domingo acompañado de una receta elaborada especialmente para ti. Feliz semana.

16 comentarios:

  1. Vaya! No conocía esta variante de la historia de Orfeo, o más bien, estos detalles. Como los mitos se cuentan de mil maneras, suele pasar... me ha resultado curioso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay Sonsoles! Que me dejas con una congoja en el pecho, que solo me la podría quitar este delicioso plato. El pollo en salsa (todas me gustan), es mi plato de domingo, me recuerda a mi infancia, aunque yo no tuve la dicha de tener un abuelo que me contara relatos tan bonitos como este, si pude disfrutar de mi abuela, que me sentaba a su lado, acariciándome la mano y diciéndome con toda la ternura del mundo, lo mucho que me quería, para mi era como el más maravilloso de tus relatos, pues en su mirada tan solo había amor.
    Besos preciosa, seguro que el domingo que viene me harás tan feliz, como siempre. ♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Que plato mas rico!! ya solo el color anima a comerlo!! seguro que está delicioso. Bs.

    ResponderEliminar
  4. Bonita visión acerca de la leyenda de Orfeo, me ha encantado tanto como este delicioso pollo anaranjado con toques del bosque y el picante que debe aportarle el jengibre. Exquisita receta de temporada querida Sonsoles.
    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  5. El sabor de este pollo me encanta y el aroma que va por toda la casa es fabuloso. Fabulosa también es tu historia de Orfeo, yo como Celia me quedo con las ganas de la segunda parte.
    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  6. Ummmm uno de mis platos preferidos! Se ve delicioso! bs

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Hola Sonsoles!! Esta vez me voy a quedar aquí sentada toda la semana (comiendo pollo a la naranja, como no) esperando a que sigas contando la historia, y es que yo no he tenido de esos abuelitos que contaban historias a sus nietos. Así, aunque tú eres muy joven, vas a ser mi abuelita de los cuentos, y a mi me encantan que me cuenten, historias, cuentos o lo que sea, todo el mundo me dice que soy una buena escuchadora. Pero cuando vienen de ti, son un auténtico placer.
    Y bueno, bueno, tu pollo a la naranja, que no me voy sin alabarlo, porque a mi me gusta mucho cocinar con cítricos, y me encanta el resultado. Besitos (pero no me voy, eh, que ya he cogido sitio para la semana que viene).

    ResponderEliminar
  8. Ansioso quedo por escuchar el final de los tristes amores de Orfeo y Eurídice (Che faro senza Euridice...)
    MIentras, me consolaré con este sin duda delicioso pollo a la naranja, que tiene una pinta como para olvidarse de todas las desdichas de este mundo. Y del otro.

    ResponderEliminar
  9. Yo pasaba de pequeña las mañanas de domingo paseando con mi abuelo mientras mi madre y abuela preparaban la comida y mi padre ultimaba detalles en la oficina. me encantaba pasear con él, siempre me contaba sus aventuras de cuando era más joven y conoció a mi abuela... Bueno no sigo porque se nota que se me cae la baba hablando de él.
    Tu receta me encanta, también tengo una de pollo a la naranja publicada. me ha gustado lo de poner piel de naranja en juliana. Lo tendré en cuenta que es una receta frecuente en casa. Un beso cariño y mil gracias por tus relatos!!

    ResponderEliminar
  10. Qué gustó venir a verte Sonsoles!!!!!
    Siempre nos dejas con ganas de más :)
    Absorta en la lectura, casi sin respiro llego hasta el final y..zas...se acabó y yo quiero más :)
    Me llevo uno de estos delicioso jamoncitos, para compensar ;)
    Un abrazote muyyy gordo y que tengas una bonita semana!!!

    ResponderEliminar
  11. Jamia , que de cosas me entero con tus relatos que me culturizas sin darme cuen y falta que me hace...!! sshh y el pollo tan rico que te has metido entre pecho y espalda morena..eiinnn!! tiene una pintaza Sonsoles que parece un bodegón , me chiflan las naranjas , lo sabes de sobra pero a la otra le meteré unos bastoncillos de jengibre en tu honor..!!
    un besazo artistaza , arrancate con un libro ya ..co.ns..

    ResponderEliminar
  12. valeeee, aceptamos interrupcion d relato por receta maravillosa que hasta trasmite los olores...jengibre? bayas de enebro?corteza de naranja? Orfeo callaría a las sirenas pero a tú a mí me quedas muda de admiración
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. Sonsoles hoy no tuve tiempo a leer la historia ainsssssss el domingo me leeré las dos, mira que así no me quedo a medias jeje.
    El pollo a la naranja me encanta para mi es una de las recetas mas ricas, me encanta y las fotos preciosas
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  14. Nos quedamos esperando el final de la historía... habrá que conformarse ahora mismo con este plato que tiene que tener un sabor maravilloso, aedemás con ese colorcito se ve de lo más apetecible, es un plato deliciosos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Me pongo en la piel de Celia y aunque este pollo tiene una pinta increíble a mí me hubiese dolido tener que levantarme sin conocer el final de la historia de Orfeo.

    Hoy me has tocado muy adentro, espero que mi hija reciba muchas lecciones y muchas historias de mi padre y que mientras sea mi madre la que prepare una comida que les interrumpa...

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  16. hola vengo a desorden, ahora leo la primera parte de la historia, pues nada mientras tanto me quedo con el pollo que nos traes que esta de rechupete, para no dejar ni rastro en el plato, un beso!!! y gracias ;)

    ResponderEliminar