domingo, 6 de diciembre de 2015

Espinacas,Setas, Pollo y 4 Quesos, con su base.

Hoy tengo un cuento para ti, érase una vez un pobre pastor que vivía en un pueblo de las montañas. Era tan pobre que no podía alimentar a sus hijos y la familia se acostaba en ayunas con harta frecuencia. Una noche, él tenía tanta hambre que soñó con la ciudad del pan y de la prosperidad. Decidió que se trasladaría a la ciudad a hacer fortuna. No esperó ni un minuto; preparó un hatillo con sus cosas y se puso en camino hacia la ciudad. Anduvo hasta allí, buscó trabajo y para ello habló con todos los comerciantes, constructores, panaderos, cocineros y guardianes. Suplicó que lo contrataran, pero nadie quiso hacerlo. Cómo iba a hacer fortuna? Una semana después aún no había encontrado nada. Tenía el estómago más vacío que nunca y se sentía más solo de lo que podía haber imaginado. Estaba cansado y, al caer la noche, entró en una iglesia y se tumbó en el suelo con la intención de dormir. Pero en mitad de la noche unos guardias lo despertaron, lo golpearon y lo metieron en la cárcel. Compareció ante un juez, quien le preguntó por qué había entrado en la iglesia. El pastor le habló del sueño, pero el juez no se inmutó y lo condenó a tres días de cárcel. “Los sueños son cosa de tontos” dijo el juez. “Justo anoche soñé con un tesoro enterrado en las montañas, en un campo en el que dos almendros, dos robles y un álamo dibujan sombras que parecían las de hombres bailando. Acaso ves que abandone mi trabajo y me lance a la búsqueda de ese tesoro soñado?” El pastor cumplió las tres noches de cárcel y cuando lo soltaron emprendió corriendo el camino de regreso a su casa y buscó aquel lugar familiar donde dos almendros, dos robles y un álamo dibujan sombras que parecen las de hombres bailando, era el campo donde había llevado a pastar a sus ovejas durante años. Desenterró el tesoro y se convirtió en un hombre rico. Alimentó por fin a su familia y pudo acostarse todas las noches saciado y satisfecho. Y qué te parece si nosotros preparamos para cenar:

ESPINACAS, SETAS, POLLO Y 4 QUESOS
(con su base)


Ingredientes:


4 bases de mini pizzas.
1 bolsa de queso rallado (4 quesos)
1 manojo de espinacas frescas.
½ pechuga de pollo cortada en trocitos.
20 setas de cardo (u otra variedad) frescas.
¼ vaso de vino blanco seco.
½ cebolla.
Pimienta negra recién molida.
Sal (opcional)
Aove (cantidad necesaria)





Elaboración:
En una sartén ponemos un poquito de aceite y ahí pochamos la cebolla a fuego medio- bajo, cuando esté blandita añadimos el pollo y lo cocinamos unos minutos (como está muy picado, se hará enseguida), echamos  las setas, removemos, salpimentamos y vertemos el vino blanco, dejamos cocinar unos 10 minutos a fuego no muy fuerte.
En otra sartén y con un poquitín de aceite, echamos las espinacas y las cocinamos un par de minutos, hasta que se ablanden.

Precalentamos el horno a 180º, calor abajo y aire.
Untamos con una brocha los recipientes donde vayamos a poner nuestras bases de mini pizzas, para hacer unos “cestillos” donde colocaremos el relleno de nuestra cena.


Colocamos encima las bases de mini pizzas.


Rellenamos con las setas y el pollo y encima colocamos las espinacas.

Cubrimos con los cuatro quesos rallados y metemos al horno, unos 15 minutos, hasta que la masa esté hecha y el queso fundido.


12 comentarios:

  1. Sonsoles ojalá, los sueños de todo el mundo se hicieran realidad, aunque tuviéramos que pasar tantas penalidades como el protagonista de tu historia.
    Loa que si se harán realidad serán estas cesta-pizzas, con las que estoy soñando desde este preciso instante.
    Besos guapa,maque pases una feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Hay si los sueños se hicieran realidad!! no me atrevo a pensarlo, haría muchiiiimas cosas, perobueno la realidad es lo que hay y en eso estamos, te han quedado unas cestitas maravillosas, totalmente de mi gusto, que pintaza tienen, y que gratinado, están de muerte relenta...Bess

    ResponderEliminar
  3. Pues algunas veces se hacen, por qué no? y si no, lo bonito es soñar!! Sonsoles me ha gustado mucho la receta por la idea tan buena que me das para la base de las tartas saladas, lo voy a poner en práctica ya!! un beso guapa y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  4. Un plato muy completo, me encantan, te ha quedado de lujo¡¡¡¡¡¡¡¡, besos

    ResponderEliminar
  5. Ojala algunos sueños se hiciesen realidad, mientras disfrutaremos de tus fotos que se ve tan rico, esta receta va para pendientes ahora mismo me encanta!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. No sé si los sueños se hacen realidad pero de lo que si estoy seguro, es de la malaleche de algunos jueces y las hadas madrinas que en más de una ocasión nos guían para bien.
    Deliciosas tartaletas llena de salud y sabor, me encantan.
    Besos mil y feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Oye, si un día tienes un sueño así y no quieres ir a por el tesoro... tú me dices y voy yo!
    Yo cada año compro un décimo de lotería porque una amiga cada año sueña con un número... que jamás nos toca xD xD xD pero no podemos dejar de buscar y comprar!

    ResponderEliminar
  8. Sonsoles, como ya nos tenés acostumbrados, una historia bien bonita (porque si no seguimos nuestros sueños, ¿qué seguimos? Y, más que los que tenemos durante nuestro reposo, me refiero a los que soñamos con los ojos bien abiertos) y una receta exquisita (para mí, sin pollo; pero, igual de sabroosa porque con esos ingredientes quién se resiste).
    Deliciosa la combinación de setas, espinacas y quesos ;) ¡Qué exquisitez!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  9. Ya quisiera yo que se cumplieran algunos de mis sueños, que lo veo difícil, pero bueno, soñar es gratis.
    La combinación de este plato es estupenda, seguro que está buenísimo, me apunto a un trpcito, uuummm.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Hola Sonsoles!! ¡¡Ohhh, este es un cuento muy navideño!! ¡¡Y lo has acabado y ha tenido un final feliz!! Ojalá todos nuestros sueños se cumplieran a pesar de tener que penar para conseguirlos. De todas formas, ya sabemos que hay sueños que son imposibles, y otros que no imaginábamos se cumplen.
    Como hoy vengo de nuevo tarde (pero como he tenido puente, nos hemos escapado unos días a la ciudad para cambiar los aires tranquilos del pueblo), pues otra vez me quedo sin esta receta tan rica. Me han encantado sus ingredientes y su olor, aunque aquí no llegue. Los cuatro quesos, ponen la guinda, ¡¡con lo que me gusta el queso!! Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta esta combinación de ingredientes y el truco de las bases de pizza ahorra mucho trabajo al cocinar la receta, la verdad es que se agradece.
    Besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  12. Un cuento muy bonito, lleno de sueños. Una receta estupenda de espinacas.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar