domingo, 31 de enero de 2016

Bacalao Confitado Sobre Verduras

Miguel tenía veinte años, llevaba varios trabajando en la frutería de D. Ramón, más o menos desde los quince. Aquel  día era la primera vez que llevaba el pedido a la calle de la Esperanza nº 7, primer piso. Cuando tocó el timbre y se abrió la puerta lo recibió una mujer de unos treinta años, quizás alguno más; dueña de unas carnes precisas, ojos rasgados con asiática perversión y olorosa a perfume de rosas rociado con generosidad. Luego de decirle que, por favor, la siguiera y dejara la compra en la cocina, se volvió y lo dejó parado inmóvil en la puerta, envuelto en aquel perfume y su poderoso magnetismo, absorto en cada paso que daba aquella mujer comestible. En segundos, Miguel vio cómo se desbordaba su inventario de asombros y sintió como lo acompañaban una opresión física en el pecho y una extraña incomodidad en el alma. De modo mecánico, hurgó en su bolsillo para comprobar que allí tenía su paquete de tabaco, gesto que le dio la seguridad de que lo que vivía pertenecía a este mundo. Contemplar cada paso que daba la mujer lo conmovía hasta la última fibra y espantaba cualquier vestigio de realidad. -Muchas gracias… Ten, esto es para ti y por favor, dile a D. Ramón que cuando le lleguen las papas amarillas no se olvide avisarme. Miguel sonrió, apretó las dos monedas que le dio la mujer y se prometió que las guardaría cual tesoro recibido de una diosa. Una vez más, y a pesar de sus pocos años, Miguel comprobaba como la vida era una maraña de hilos en la cual nuca se sabía dónde se cruzaban y hasta se anudaban determinadas hebras, para darle forma a los destinos de las personas y hasta a las historias de los pueblos. Cuando Miguel, el chico de los recados, empezaba a bajar las escaleras camino de la calle, ella se puso a cocinar, con tranquilidad y cariño, cantando por lo bajo una canción de amor.

BACALAO CONFITADO SOBRE VERDURAS.


Ingredientes (2 personas):

2 lomos de bacalao perfectamente desalado.
1 pimiento rojo.
1 pimiento verde.
1 cebolla.
1 tomate rojo y duro (sin semillas).
1 calabacín mediano.
Aove (cantidad necesaria)
¼ c.c de tomillo seco.
Sal (opcional)




Elaboración:
Lavamos el calabacín bien, y de la parte más gruesa cortamos 4 rodajas de 1cm de grosor aproximadamente, sobre ellas montaremos nuestros platos. El resto de calabacín lo cortamos en cubos pequeños.
Lavamos y picamos todas las verduras en trocitos.
Ponemos un par de cucharadas de aove en una sartén y echamos la cebolla, salamos y  la cocinamos unos minutos a fuego medio, antes de que se dore añadimos los pimientos y dejamos que se hagan, removiendo de vez en cuando. Añadimos el calabacín troceado, mezclamos bien e incorporamos el tomillo. Dejamos que se hagan las verduras unos 5-7 minutos y le incorporamos el tomate. Cocemos otros cuantos minutos y apagamos el fuego, dejando la sartén al calor.
En un plato que pueda ir al microondas colocamos las rodajas de calabacín, las salamos y las cocinamos a máxima potencia durante 1 minuto.
En un cazo ponemos abundante aceite a calentar ( ½ l o más) y cuando esté caliente, pero no humeante introducimos el bacalao, con la piel para arriba, y dejamos que se confite durante 5-6 minutos.


Mientras se confita el bacalao montamos el plato:

Colocamos una rodaja de calabacín (o dos) por plato, encima ponemos las verduras y sobre estas el bacalao.

17 comentarios:

  1. ¡Interesante relato!El que acompaña el plato. Me parece una suave forma de cocinar el bacalao (me refiero el confitado) el acompañamiento tradicional que favorece y la presentación muy original.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia como todas las tuyas, el bacalao excelente, con esas verduras tiene que estar de vicio!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Cada relato es un hermoso hilo entretejido que nos une más a tí Sonsoles, una gozada visitarte y pasar este ratito contigo;)
    Este bacalao está diciendo "comeme" ;)
    Un besazo grande, sigue disfrutando del domingo!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Sonsoles!! Qué palabras tan bonitas has elegido para este relato tan bien detallado, que nos has hecho meternos tan adentro que parecía que era yo quien bajaba las escaleras camino de la calle con las monedas en el bolsillo. Huérfanos, creo que nos sentimos todos cuando llega un domingo y no hay post nuevo en tu blog, como la semana pasada.
    Y de paso de leer historias tan interesantes, nos pones unos platos, que a estas horas, dan ganas de traspasar la pantalla del ordenador. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Que me gustan las cosas sencillas, este plato demuestra que para gozar y ser feliz en la mesa, no es necesario de tanto despliegue de cacharros y herramientas, a mí Sonsoles, dame todos lis que quieras que me los llevo para disfrutarlos en mi casa, como si del mejor 5 tenedores se tratara.
    Precioso relato, una sensual historia sin duda perfecta para guarda en lo más secreto de sus íntimos deseos, como si la historia de Miguel se tratara de la nuestra.
    Besos y gracias por escribir tan bonito !!! ❤️❤️❤️

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el bacalao y de esta manera casi más te diría yo y no lo he preparado nunca...

    besazos

    ResponderEliminar
  7. Encantadora historia, y ese bacalao confitado con ese sofrito de verduras ligero, es para quitarse el sombrero. Me encanta tu cocina y tus narraciones!!!
    Besotes y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
  8. Una historieta maravillosa como el plato, que te ha quedado divino, vaya maravilla de bacalao, y con esas verduras te ha quedado bordado reina...Bess

    ResponderEliminar
  9. Algún día espero estar en tu cocina, mirando cómo cocinas y escuchando alguna historia... y espero hacerlo de verdad, ya encontraremos un momento, verdad? El plato se ve delicioso, niña, no hay más que decir.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. Una forma muy ricas y suave de cocinar el bacalao. Ha quedado estupendo!! Bs.

    ResponderEliminar
  11. Al final voy a tener que entrar aqui con la bombona de oxigeno puesta..me dejas sin aliento Sonsoles..cada vez que leo tus historias pienso , que barbaridad de mujer!!! escribes igual que cocinas Marigüetes..!! un lujazo de tó!!

    ResponderEliminar
  12. Llega el domingo y aquí estamos todas esperando tu historia. La receta siempre bien combinada y cocinada pero leerte es siempre un placer!! Un beso guapa y mil gracias!!

    ResponderEliminar
  13. Bonito texto y una receta maravillosa que sin duda probaremos esta semana santa.

    un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  14. Sonsoles cielo no tengo tiempo para leer tu relato con lo que me gustan.
    Pero el bacalao es un manjar de dioses y me encanta, tu haces arte de cualquier plato, te ha quedado impresionante
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  15. Voy a confesarte un secreto: siempre me han atraído las mujeres mayores que yo, aunque en realidad, creo que es algo muy habitual por parte de cualquier joven del sexo masculino. Experimenté sensaciones similares a las de Miguel también a su edad, quizás algo más precoz cuando mi madre me mandaba a comprar a la tienda de ultramarinos del barrio y experimentaba esa opresión y anhelo hacia la dueña, una señora espléndida a la que veía como una diosa en su pedestal y que me hacía aflorar los nervios y deseos de mi insipiente juventud; tanto como mi apetito por esta ración tan saludable y sabrosa de bacalao confitado que me parece una auténtica delicia. ¡Un enorme abrazo y feliz semana!

    ResponderEliminar
  16. Sonsoles, disfruto como una niña cada vez que entro a verte, no se que me gusta mas si tus recetas o tus relatos o ese cariño que emana las dos cosas.
    Un besazo

    ResponderEliminar