domingo, 21 de enero de 2018

Carrot Cake con Pistachos

Encendió el cigarrillo despacio, atento al diminuto incendio que devoraba el papel y las hebras de tabaco. Aspiró voluptuosamente, sin dejar de mirar la brasa que poco a poco empezaba a crecer, a atizarse con cada chupada. Sara estaba sentada frente a él, silenciosa, con los ojos atentos al pausado deleite con que el cigarrillo subía una y otra vez hasta los labios de Ricardo. Sobre la mesa quedaban las tazas vacías, el azucarero abierto, unas servilletas. Deja el cigarrillo y con extrema cautela le pasa la mano por su negro cabello y luego la besa suavemente en el cuello. Sara le mira y le sonríe cerrando los ojos que vuelve a abrir cuando su boca comienza a decir: Vamos, tonto, que se nos hace tarde para coger el bus. Ricardo vuelve a buscar el cigarrillo que abandonó en el cenicero, pero tiene que encenderlo otra vez, le sabe amargo y luego de darle dos caladas lo apaga nuevamente. Cuando salen de la casa, en el pasillo juegan unos niños y como todas las tardes, encuentran sentado junto a la puerta al viejito de pelo blanco y barba cana que parece una momia. Tiene los ojos celestes y aguados y las manos blanquísimas, que apoya permanentemente sobre la manta que cubre sus piernas, están surcadas de venitas azules. Ya en la calle Ricardo piensa que desde que llegó a aquel viejo edificio del centro, nunca lo ha oído hablar o responder a sus saludos. Vive en otro mundo el viejo, se dice mentalmente Ricardo sintiendo una extraña envidia, unas ganas de envejecer igual, sin prisas ni aspavientos.
CARROT CAKE


Ingredientes:
3 huevos.
140 grs de aceite de girasol.
210 grs de azúcar (mejor si es integral)
½ vaina de vainilla abierta y rallado el interior.
2 c.c de canela molida.
¼ c.c de sal
240 grs de harina.
2 c.c de bicarbonato.
½ sobre de levadura royal.
75 grs de nueces picadas.
45 grs de avellanas picadas.
150 grs de zanahorias ralladas.
1 yogur de piña.
Nuez moscada rallada (una pizca)
Jengibre en polvo (una pizca) opcional

2 clavos de olor machacaditos.
1 tarrina de queso crema.
3 c.s de azúcar glas.
Pistachos pelados y picados.
Frambuesas y hojas de menta para decorar (opcional)

Elaboración:
Mezclamos los ingredientes secos (harina, azúcar, canela, sal, bicarbonato, jengibre, nuez moscada, levadura, clavos molidos).

Batimos los huevos con el yogurt, le añadimos el aceite y mezclamos bien. A esto le incorporamos la zanahoria rallada,
las nueces y avellanas molidas
y la mezcla de los ingredientes secos tamizada. Removemos para que queden todos los componentes bien integrados.

Precalentamos el horno a 180º. Untamos un molde con mantequilla (o aceite) espolvoreamos con harina y vertemos el preparado del pastel. Cocemos durante 30-35 minutos.



Dejamos enfriar, untamos la superficie con la mezcla de queso y azúcar y por encima le ponemos los pistachos pelados y picados.



17 comentarios:

  1. Que rico la tarta de zanahoria me encanta y con estos pistacho de lujo besos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Sonsoles!! A mi también me encantaría envejecer sin aspavientos, y sobre todo, bien, claro está, soy consciente de que mi paso por esta vida es sin dejar huella, una persona más que ha vivido su vida tranquila. Ya he vivido la mitad de ella, supongo, la primera parte, ni me enteré, a veces, se me pasó demasiado lento. Ahora, el tiempo vuela, así que la perfección de esa mitad de vida, supongo que pasaré como en un suspiro. Sólo quiero ser feliz, nada más, con eso me conformo, aunque no llegue a vieja, tengo este paso por aquí, más que asumido. No tiene que ser ningún trauma llegar a viejo, pero eso si, a viejo bien, sin depender de nadie, eso ya es otra cosa.
    Una de las cosas que, sin duda, echaré de menos, son los dulces, hacerlos y verlos, me gustan por igual. Me encantan las carrot cake, esponjosas y húmedas, ¡¡qué buenas!! Me encanta tu versión, tan especiada, y por lo menos, el frosting es de queso que me empalaga menos que las buttercream, por lo menos para mi, que esto de los gustos, ya se sabe, afortunadamente, no todos tenemos los mismos. La decoración, ¡¡preciosísima!! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este pastel y pistachos nunca le puesto y me gusta la idea, que pintaza y en versión mini más me gusta si cabe, así, cada uno come su parte y todos tan contentos....Bess

    ResponderEliminar
  4. Si no pudiera disfrutar de la vejez preferiría no tenerla, no me gusta ver la vida pasar y no poder participar en ella.
    La carrot cake es una delicia absoluta.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Primero nos relatas una escena familiar que puede ocurrir en muchos hogares, una pareja que toma un café mientras él se fuma un cigarro, la complicidad entre los dos aparece con esa caricia y, al salir, se encuentran con la otra cara de la moneda, la vida no es eterna, la juventud se acaba y la figura del viejo es el fiel reflejo de ello, si supieras que yo soñaba con envejecer juntos...
    Y para sacar un poco de amargor, me quedo con este rico postre que además de tener una fantástica presentación, tiene que estar riquísimo.
    Abrazos y cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  6. Sonsoles yo siento que aún sin ser "mayor" ya estoy viviendo viendo la vida pasar, no me quejo, soy feliz a mi manera, y si la vejez me llega como les ha llegado a mis padres, ya es un alivio, felices, sanos y rodeados de sus hijos, y yo al pie del cañón que ya es suficiente. A cada uno nos viene como nos viene, y hay que asumirlo, e incluso disfrutarlo. Si es con un dulce rico como tu carrot cake, mejor, porque a nadie le amarga un dulce.
    Besitos, y gracias por regalarnos estos micro relatos tan divinos.

    ResponderEliminar
  7. A mi tambien me gustaria envejecer sin aspavientos pero hasta que nos llegue la hora no sabremos la vejez que nos tocara vivir ,cosa que nos tocara asumir y disfrutar el caso es llegar a ella.
    La carrot cake no deja de decirne comeme uummmmmmmmmm que pintaza tiene ,te ha quedado de relujo no lo siguinte .
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    ResponderEliminar
  8. Yo quisiera envejer asi sin aspavientos, pero haber que nos depara el futuro.
    Ese carrot se ve delicioso, que tal envejecer con un trozo de el y un vaso de leche en la mano para merendar?
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. A mi tambien me gustaria envejecer sin aspavientos, pero tendremos que aguantarnos con lo que os toque.
    El carrot cake impresionante y lleno de sabor.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  10. El aspecto del carrot cake se ve fantástico en las fotos, nunca le he puesto clavos ni nuez moscada, pero lo probaré

    Tengo la sensación de que Ricardo ve cómo la vida pasa, cómo pasa el tiempo, con sus cambios, algo que es inevitable...

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  11. Mi pasión es la cocina y como profesión soy auxiliar de geriatría y de las dos disfruto de distinta manera, aunque mi trabajo es bastante duro tengo que decir que llevamos muchas alegrías también.
    Estas dos situaciones las vivo a diario y para mí lo peor es perder la propia identidad, el no saber quien se es, esto para mi es lo más duro que le puede pasar a una persona.
    Yo firmaría con tener conocimiento y reconocer a mis seres queridos, pero como no está en nuestras manos tendremos que conformarnos.
    El carrot cake con pistachos se ve delicioso y con una presentación divina, me encantan los pasteles de zanahoria y tengo ganas de hacer uno de zanahoria con diferentes sabores y matices, la versión mini me ha encantado.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  12. Hola Sonsoles, a mi también me gustaría envejecer sin aspavientos pero no sabemos lo que nos depara el futuro, espero poder disfrutarlo y tener una buena vejez. Pero me quedo con este carrot cake con pistachos para disfrutar de un buen momento comiendo un trocito :)
    Besoss

    ResponderEliminar
  13. Envejecer... paso inevitable y espero que así sea. Si no llego a vieja es mala señal ¿no? Todos queremos lo mismo, una vejez tranquila, independiente para vivir con experiencia (y a poder ser con medios económicos suficientes) una segunda juventud. Ahora, una cosa es lo que pedimos y otra lo que la vida nos ofrece, así que mejor vivir el día a día por si acaso nuestros planes de futuro nunca llegan.

    La tarta de zanahoria me encanta. El toque de los pistachos me ha parecido original y quiero probarlo

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Hola Sonsoles
    Espero como todas poder llegar a ser una viejecita y vivir tranquila sin ser una carga para nadie, sino mala señal, veremos que me depara el futuro.
    Me gusta muchísimo la tarta de zanahoria, es sabrosa y muy jugosa, sin duda la que tu has preparado se ve así, su pinta es fantástica y seguro que de sabor es una delicia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Así también queda muy bien la carrot cake..en forma individual!!
    Saluditossssss

    ResponderEliminar
  16. Me a gusta la receta intentare hacerla espero que este tan rica como se ve

    ResponderEliminar