domingo, 11 de febrero de 2018

Ajiaco Colombiano

Al abuelo le gustaba que su nieta le leyera algunos fragmentos de los pocos libros que tenían en casa. Era muy culto su abuelo y había leído bastante hasta que aquella enfermedad extraña en los ojos lo fue dejando ciego. Ella se preguntaba si hubiera resistido vivir así, en ese horror oscuro toda su vida. No, si le incomodaba hasta la oscuridad del cine cuando iba con las amigas y llegaban con la película empezada. Qué miedo esa negrura absoluta, ese tener que andar a pasitos cautelosos, con el temor a estrellarse de pronto con una pared o caerse a un abismo. Pero a todo se acostumbra uno, sobre todo los ciegos que aún recuerdan los colores, los objetos, las formas. Además, lo cierto era que los ciegos desarrollaban mejor los otros sentidos, el oído, el tacto, el olfato. Y debía ser así, pensaba ella, porque su abuelo sacaba a las personas por el ruido de los pasos. Y sus manos, recordó: como dos arañas atentas, descubriendo las formas rutinarias como por primera vez siempre; cuando tocaba los vasos, la empuñadura del bastón, la manta con la que se envolvía las tardes de frío, cuando la humedad calaba sus huesos cansados. Aun escuchando mejor, oliendo mejor, ella no cambiaría la vista por nada del mundo. Cómo sería? Recordaba que su primo una vez le había preguntado, tan torpe como siempre: “Abuelo, cómo es estar ciego?, y antes de que ella pudiera decir nada, el abuelo sonrió y le dijo mete la mano en tu bolsillo y rebusca lo que tengas allí: así es estar ciego.

AJIACO COLOMBIANO


Ingredientes:

½ Pechuga de pollo.
1 l. de caldo de pollo (o agua).
1 mazorca tierna (cortada en rodajas)
2 patatas amarillas.
2 patatas criollas (o patatas de cachelos).
Unas hojas de cilantro.
Unas hojas de guasca secas.
1 diente de ajo.
1 cebolla tierna (no muy grande).
2 c.s de alcaparras.
2 c.s de crema de leche.
Sal (optativo) y pimienta.

Elaboración:

En una olla ponemos el pollo, el caldo, el cilantro, el ajo, la cebolla y sal y cocemos de 35 a 40 minutos.

Retiramos el pollo y reservamos.
En el mismos caldo colocamos el maíz y seguimos cociendo unos 30 minutos a fuego bajo.  Pasado este tiempo retiramos la cebolla  y añadimos los dos tipos de patatas cortadas en rodajas como de 2 cm. Y cocinamos a fuego lento de 15 a 20 minutos. Salpimentamos al gusto.


Con ayuda de dos tenedores deshebramos la carne de pollo y la ponemos de nuevo en la olla. Servimos caliente con alcaparras, crema de leche y si tenemos, unos cubos de aguacate.

*La guasca la podemos encontrar en tiendas de productos sudamericanos, al igual que las papas amarillas y las criollas.


20 comentarios:

  1. Sonsoles que pinta más buena tiene. Besos

    ResponderEliminar
  2. Una receta muy original y rica¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  3. Un relato muy bonito el de hoy!! me ha encantado, la receta no la conocía y nunca la he comido, como me gusta probar todo un platito me lo comería encantada, tiene una pintaza...Bess

    ResponderEliminar
  4. Sonsoles vivimos en un mundo donde tenemos que tener los cinco sentidos siempre alerta para que no nos coja desprevenidos, cada uno es complementario a los demás, pero no creo que muchos sepan apreciarlo como es debido, solo hasta que no tenemos a alguien en nuestro entorno, o nos afecte directamente, no los echamos de menos, y valoramos como es debido.
    Tu sopa es perfecta para estos días de frío, aunque tenga cilantro, algo que yo no soporto, pero que lo suprimo y punto, lo demás me parece todo la mar de apetitoso.¡vamos! para ponerse ciego comiendo, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Sonsoles!! La tía de mi marido, que ha vivido muchos años con ellos, se quedó ciega debido a una diabetes y ya nunca más quiso salir de casa. Su caracter cambió y se volvió completamente dependiente. Todos tenemos nuestras desgracias y miseras y quién no las tenga, que las espere, pero la actitud con la que afrontemos esas desgracias, es casi tan importante como la propia desgracia.
    Me gusta tu crema, tu ajiaco, super completo, para mi, con una ensalada, menú completo, y bien bueno, por cierto. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Me produce horror pensar que alguna vez pudiera quedarme ciega, para mi es el más importante de los sentidos, aunque es cierto que se desarrollan mucho más los demás, que a veces tampoco nos damos cuenta que existen hasta tomamos conciencia de lo que significan en nuestra vida.
    Este ajiaco ni lo conozco, ni creo haber probado nada parecido, pero sí que me gustaría hacerlo para descubrir su sabor y aporte al buen funcionamiento del cuerpo en estos dias frios. Seguro que me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Sonsoles! Gracias por tu visita!! Yo siempre me he preguntado que qué es peor: volverte ciego o ser ciego de nacimiento?? Porque si naces así nunca has visto las cosas como son y si como tu abuelo, pierdes la vista, al final ya has conocido todo y debe de ser muy difícil saber que nunca volverás a verlo... Es que no sé... En fin, hay que ser fuerte en todas circunstancias ;)
    Tu sopita me parece bastante rica y ideal para el temporal que estamos teniendo aquí, me apunto la receta. Un besito!!

    ResponderEliminar
  8. No conocía esta receta y la verdad, me encantaría probarla, se ve muy rica!! el relato me ha encantado, muy bonito!! Bs.

    ResponderEliminar
  9. Cada país puede sorprendernos con las maravillas que salen de sus cocinas.
    La combinación de los ingredientes empleados puede influir, pero también el empleo de otros nuevos que no conocemos por estas tierras de Castilla.
    Según miro tu plato, dan ganas de probarla, no dudo de que tiene que estar bien rica.
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  10. Me encantan los sabores nuevos y desde luego que me encantaría comer un platyito de estos tan a gusto,
    Un relato fantástico, las personas sordas se aislan más que las ciegas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonsoles, qué verdad decía el abuelo: como rebuscar en los bolsillos... Es cierto que cuando no veo en la oscuridad me parece algo horrible, ciertamente no valoramos lo que tenemos y es mucho,ver oir, .... Yo estaría encantada de oler el aroma que sale de esta sopa, poder verla y degustarla con mucho gusto. Un beso!!

    ResponderEliminar
  12. hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y publicaciones; aquí el último publicado por mí: https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/02/segnalazione-serie-la-principessa-degli_15.html
    si quieres, te espero como lector fijo (encuentra el blog también en Facebook y Instagram como: ioamoilibrieleserietv)

    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Sonsoles a mí me costaría mucho no ver, pero mejor no hablo muy alto que la vida puede deparar mil y una cosas...

    Esta receta no la conocía. Me ha llamado bastante la atención, sin lugar a dudas tu cocina está abierta siempre a recetas diferentes y muy sorprendentes

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Hola Sonsoles. Como siempre una introducción que cala. Muchas veces he pensado como sería la vida sin poder ver, creo que debe ser algo muy triste. No me hago a la idea.
    Iba a preguntarte por dos ingredientes pero ya me resuelves la inquietud al final jj.
    El maíz lo cueces dos veces, es que al principio pones que colocas los ingredientes y dejas cocer. Sacas el pollo y luego repites que echas el maíz ¿ya estaba puesto no? ¿me lo puedes aclarar?
    Una propuesta que creo debe tener un sabor estupendo y que sin duda estará delicioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, el maiz lo coloco al principio y lo dejo hasta el final. Ha sido un error. ahora lo corrijo. gracias.

      Eliminar
  15. Madre del amooooooooor hermoso no te imaginas como me tienes de babeadita ,vi tu receta en el movil y me enamoro totalmente pero como llevo nos dias de locura ni tiempo he tenido de venir a visitarte.
    No conocia este `plato ni aqui podre comprar los ingredientes no hay tiendas donde vendan productos sudamericanos , te ha quedado de relujo no lo siguiente y no dudo lo mas minimo que este de muerte relenta.
    No me imagino la vida sin poder ver ni oir , pienso que es algo muy triste pero si se nace asi tampoco se conoce otra cosa asi que supongo que se sera feliz igualmente aunque no se vea ni oiga.
    Bicos mil y feliz fin de semana wapa.

    ResponderEliminar
  16. Hola Sonsoles
    Todos los sentidos son imprescindibles pero la vista, me fatiga solo pensar en pudiese perderla...
    Desde ya te digo que no he comido este plato nunca, me gusta como se ve y me gusta lo que lleva, estoy segura de que tiene que estar muy rico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Sonsoles, qué bien supo definir el abuelo sus sensaciones. Me quedo con una frase de tu texto "Pero a todo se acostumbra uno", así es el ser humano se adapta, aunque esta situación en concreto debe ser muy dura.

    No conocía tu receta, me has dejado completamente intrigado con esta combinación de ingredientes, no te quepa la menor duda de que me encantaría probarlo

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  18. Me encanta tu receta por lo original que es, no estoy muy familiarizada con la cocina de sudamericana y tengo que probarla más a menudo.
    besos

    ResponderEliminar