domingo, 15 de abril de 2018

Palta y Pasta


Al fin, a última hora de la tarde, Lucía escapó del trabajo camino de su casa. Llovía de manera continua y tuvo que parar un taxi. Apenas había gente en las calles. El cielo no exhibía intención de abrirse, más bien al contrario; su ceñuda uniformidad gris, oscurecida ahora por la retirada adelantada de la luz, prometía instalarse sobre la ciudad durante toda la noche. Lucía amaba la lluvia. Todas sus amigas preferían, naturalmente, el sol y el buen tiempo, pero ella disfrutaba de la lluvia fina, de las brumas coronando las montañas o enredadas en las copas de los árboles del bosque, de la bellísima transparencia del aire tras la tormenta y la nitidez con que ese aire mostraba el paisaje lavado y tendido bajo el cielo alto, de las gotas de agua que el viento le enviaba a la cara en un día áspero, del dulce sonido del orbayo mullendo la hierba, de la mágica aparición del arcoíris. No es que desdeñase el sol sino que también amaba la lluvia, con la diferencia de que el exceso de sol se le hacía pesado y, en cambio, la continuidad de la lluvia no la cansaba nunca. Se metió en la ducha y abrió el grifo. Había instalado una alcachofa gigante que le permitía disfrutar de una ancha cortina de agua cuyo amparo le producía no poca felicidad y se preguntó, mientras dejaba correr el agua por su cuerpo a entera satisfacción, si no tendría alma de sirena.

PALTA Y PASTA


Ingredientes (4 pers):

350grs de pasta.
4 c. s de arándanos deshidratados.
4 c.s de bayas de Goyi deshidratadas.
4 c.s de almendras crudas.
Abundante agua, sal y laurel para cocer la pasta.
Cilantro fresco y flores de romero para decorar.









Salsa:
1 aguacate ( palta).
1 ajo.
12 hojas de espinacas frescas.
Zumo de ½ lima.
100 ml de nata (crema) para cocinar.
Sal y pimienta recién molida (al gusto).

Elaboración:

Hidratamos en agua templada los arándanos y las bayas de Goyi unos 15 minutos y luego las pasamos a un vaso con Oporto (ron o coñac) otros 20 minutos.  En el momento de usar las escurrimos bien.


Salsa: Triturar muy bien todos los ingredientes con la batidora (o thermomix) hasta que nos quede una salsa suave y cremosa. Si nos gusta más ligera podemos añadirle más nata líquida.

Pasta:
Ponemos una cazuela al fuego (alto) con abundante agua (mínimo 2 litros), le agregamos 2 c.c de  sal y unas hojas de laurel. Cuando el agua comience a hervir añadimos la pasta, bajamos el fuego un poco  y dejamos cocer el tiempo que nos indica el fabricante. Una vez cocida la pasta la escurrimos y la colocamos en el plato haciendo un nido,


que será donde pondremos una cucharada de arándanos, una de bayas de Goyi y una de almendras. Sobre la pasta vertemos nuestra salsa de palta y decoramos con cilantro picado y flores de romero.


Nota: es preferible usar pasta plana ( fettucce, fettuccini, tortellini, tagliatelle…) porque la salsa se adhiere más fácilmente que a la pasta redonda.



21 comentarios:

  1. Querida Sonsoles ¿estás segura que tu protagonista se llamaba Lucía? Porque yo me siento muy, pero que muy identificada con tu micro relato. Adoro la lluvia, y el agua.
    Tu plato de pasta me encanta, no como nunca aguacate porque por su untuosidad me sabe insípido, pero esa salsa merece la pena darle una oportunidad sin duda.
    Besos, disfruta una buena tarde.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sonsoles! Por mucho que me haya gustado este año ver caer agua del cielo (POR FIN!)ya estoy un poco cansada... Pero bueno se agradece... Tu pasta con su salsita me parece de lo más rico que podría comer, me encanta lo lisita que te ha quedado la salsa, se ve todo riquísimo!! Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Nunca probe la pasta con esta salsa pero seguro que me gusta , besitos

    ResponderEliminar
  4. Como buena piscis que soy me gustan los lugares húmedos y tengo alma de sirena, sería la protagonista ideal de tu relato.
    En el apartado B tengo que decir que las salsas de aguacate me encantan y que esta pasta con esa palta la tengo que probar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Sonsoles!! ¡¡Qué plato tan bonito!! Cómo te pueden quedar unos platos tan bonitos visualmente, ¡¡y siendo salados!! Los míos sólo me quedan bien visualmente los dulces, pero los salados, la de veces que tengo que darles vueltas para que salgan atractivos en las fotos, y ya ves, tu haces click y se ve esta maravilla de aguacate con pasta, pero que es una auténtica delicia. Y con sabores agridulces, que tanto y tanto me gusta.
    Por cierto, también me encanta la lluvia, sobre todo si ese día estoy en casa, me gusta ver las gotas resbalando por las ventanas, sentir el calor del salón mientras leo y oigo la lluvia. Además, aquí tampoco es que haya llovido tanto, ha sido más bien el frío y pequeñas lloviznas, lo justo para que tiendas la ropa y cuando te has dado cuenta, te la ha mojado, pero llover, llover, poco. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este plato, por el color y por la presentación, te ha quedado precioso, además la pasta me rechifla y este plato tiene cosas nuevas para mi pero todas muy ricas seguro, este mediodia me comia un buen plato guapa...Besss

    ResponderEliminar
  7. Hay algo de la lluvia y el frío que enamoran; proveen de un momento de intimidad y tranquilidad con uno mismo y la naturaleza, no se, me gusta mucho mas que el sol!
    Nosotros llamamos aguacate a la palta y nunca la he comido con pasta, tendré que probarla alguna vez porque se ve muy rica en la presentación que has hecho de tu plato.
    Un beso y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Sonsoles...me apunto al gusto de Lucia por la lluvia, me encanta, una entrada muy bonita y melancólica.
    Con respecto al plato, decirte que me encanta, la combinación de sabores estupenda, además, a mi todo lo que lleve pasta me tiene ganada, jeje, muy rico.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Has presentado de forma preciosa y elegante tu receta, me ha encantado. Ahora que se acerca el buen tiempo , apetece . Besos. El relato, entrañable.

    ResponderEliminar
  10. Te aseguro que yo tengo una ducha con chorritos y no siento lo mismo, tendré que descambiarla...
    Me siento identificada con Lucía. Adoro la lluvia y nadar, así que algo de sirena tendré.
    El plato que nos presentas es delicioso. A mí me encanta el aguacate y la pasta, así que con el toque de vino conseguiste una salsa deliciosa.
    Pasa un bonito día Sonsoles.
    Besitos
    Sil
    Thermomixil-Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
  11. A pesar de llevar ingredientes desconocidos para mí, no dudo de que me comería un buen plato. La foto me dice que esto debe de estar muy rico!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Sonsoles, me encanta tu plato, antes de leer pensé que era dulce, por la presentación hasta que ya me di cuenta al leer y prestar atención. Me ha encantado tu plato y tu relato. A mí también me gusta el agua, pero sobre todo la lluvia ☔️
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Probablemente yo sea como Lucía y tenga alma de sirena porque la lluvia me encanta y me hace recargar las pilas. No me cansa, por mucho que llueva y sin embargo del sol me canso facilmente.

    No sabía que al aguacate se le llama también palta, siempre aprendo cosas nuevas cuando vengo a tu cocina y además de enamorarme de las recetas que nos propones porque este plato de pasta es bien original

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Yo soy como Lucia me encanta la lluvia y me encanta la pasta ese plato se ve divino y con esa salsa que tiene ese colorcito se come con los ojos.
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Mi niña, tu pasta es de categoría y la mar de original, a mí ni se me ocurriría emplear las bayas de Goyi.
    No dudo de que tu plato de pasta sea exquisito, sólo con mirarlo ya dan ganas de probar.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  16. Uummmmmmmmmmm cosa mas rica madre la pasta me pierde de todas las maneras , nunca he comido la pasta asi pero seguro que esta de rexupete ,esa salsa tiene que estar para ponerle un piso no te quepa la menor duda que la hare , por cierto no sabia que el aguacate tambien se llamara asi , te ha quedado un plato de relujo.
    Me ha encantado tu relato yo tambien me siento un poco sirena como Lucia me encanta el agua y la lluvia.
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    ResponderEliminar
  17. Vaya pedazo de receta!!! Y super-vistosa con ese color verde primaveral!!!. Besines!!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Sonsoles. No me cabe duda de que después de leer tu pequeño relato, Lucía, estoy seguro tiene alma de sirena jj.
    Hace un tiempo leí algo sobre las bayas de Goyi, estuve tentado de comprar para probar pero al final desistí así que me quedo sin saber a que saben jj, aunque creo que me gustarían.
    Y como tanto los arándanos como el aguacate me gustan mucho no tengo la menor duda de que de este plato iba a dar buena cuenta. Me ha encantado la palta, la pasta y el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Mira que he comido pasta de diferentes maneras, pero nunca de esta tan forma tan original que nos presentas, una vez más me dejas con la boca abierta.

    Por cierto, creo que nunca he sabido disfrutar del placer de la lluvia,así que veo a Lucía como una afortunada...

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  20. Que buena pinta, soy fan de la pasta pero nunca habia visto nada así.
    Por cierto, no conocía tu blog y ya te sigo. Te dejo mi blog por si te gusta también y quieres seguirme: leerenlaluna.blogspot.com.es
    Te leo y estaré comentando por aquí :
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Pues me parece curiosa esta salsa, y la pasta en casa siempre gusta... Un besote.

    ResponderEliminar