lunes, 1 de octubre de 2018

Frangipane de Higos y Pistachos


A Norma le encanta el calor. Quizás porque, según ella, es una persona de termostato bajo. Cuando empiezan los primeros días de calor, ella un buen día despierta a la dicha de la primavera como una bendición. Este año los pájaros siguen cantando a pesar de haberse acabado el verano y Norma sigue disfrutando del calor residual de la estación que ya pasó, sigue sintiendo calor de verdad y a su cuerpo sigue entrando el júbilo de los días que amanecen amarillos y anochecen con lentitud. Días en que su perro se tira a dormir desde temprano bajo la luna y ella, no lo puede remediar, imagina, desea, sueña despierta. Crea personajes, les da vida, les regala hogares y viajes, los enamora en parques y verbenas, les hace besarse como entonces, como nunca, como quizás. Pero también hay veces que Norma necesita tomar prestado el calor de otros para no sentir frío al pensar en sus pérdidas, en sus deseos, en sus ganas de vivir como en la cresta de una ola. Así es Norma, una mujer de termostato bajo y corazón amable.

FRANGIPANE DE HIGOS Y PISTACHOS


Ingredientes:

Masa:

125 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
65 gr de azúcar glás.
1 huevo pequeño.
Ralladura de ½ naranja.
185 gr de harina.
1 gr de levadura tipo royal.
Pizca de sal.

Frangipane :

170 gr de mantequilla en pomada.
170 gr de panela (o azúcar de caña).
2 huevos.
50 gr de harina
170 gr de pistachos molidos.
Mermelada casera de higos negros (siguiendo a K. Arguiñano: 1 kg de higos, zumo de 1 limón, 500 gr de azúcar)









Elaboración:

Masa:

Batimos la mantequilla con el azúcar glás  y agregamos la ralladura de naranja y el huevo. Mezclamos bien y finalmente incorporamos la harina, levadura y sal. Cuando tenemos la masa formamos una bola, la aplanamos un poco con las manos y envuelta en papel film la metemos al frigorífico por dos horas.
Sacamos la masa y dejamos que alcance la temperatura idónea para extenderla con ayuda del rodillo. Con la masa forramos la base y paredes de un molde desmontable y dejamos en el frigorífico una media hora, para que la masa se relaje y no encoja en el horno.

Frangipane:

Batimos la mantequilla y panela en polvo juntos. Agregamos los huevos y mezclamos todo bien. Añadimos la harina y los pistachos molidos y mezclamos hasta que todos los ingredientes estén incorporados.



Extendemos una fina capa de mermelada de higos sobre la base de masa.



Colocamos el frangipane de pistachos sobre la mermelada (si nos sobra, podemos congelar el sobrante hasta 2 meses). Cortamos rebanadas de higos  y las colocamos encima presionando ligeramente.

Horneamos a 180º unos 25-30 minutos y dejamos enfriar en el horno.



Una vez frío podemos poner encima de los higos un poco de miel (para dar brillo) y ralladura de naranja.



Para elaborar esta receta  y aprovechar la temporada de higos me he inspirado en el exquisito Frangipane de higos de Patty, la suya con almendras, la mía con pistachos.



Al llevar azúcar de caña la frangipane queda más oscura.



22 comentarios:

  1. Adoro figos e quando compro não resisto e como todos.
    Achei esse tarte fantástica tenho certeza que era para comer e repetir.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  2. Guau! Que delicioso se ve, la combinacion de higos y pistachos en tu tarta debe estar riquisima!
    Bs

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Sonsoles!! ¿Cómo ha ido el verano? Espero que fenomenal y hayas podido hacer todos los planes que tenías pensado para esta estación. Ya se nos ha marchado el verano, al contrario que tu protagonista de hoy, Norma, no soy de verano, sino de otoño, y esta estación nos regala higos y pistachos maravillosos, y así, poder hacer postres tan estupendos como este. Me encantan los higos, y nunca lo he probado en frangipane, pues siempre la hago con almendra, y no he probado a hacerla con pistachos, tiene que estar riquísimo, Sonsoles. ¡¡Un postre de altura, como todo lo que haces!! Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Sonsoles ya estoy de vuelta ,espero que hayas disfrutado del verano.
    No dudo lo mas minimo que este frangipane con higos este de rexupete , te ha quedado de relujo ,que ganas de meter la mano y dar cuenta de un trozo babeando me marcho que lo sepas.
    Soy un poco como Norma me gusta el calor pero no soy de termostato bajo ni necesito tomar prestado el calor de otros para no sentir frio cuando pienso en mis perdidas ,como siempre un placer venir a visitarte .
    Bicos mil y feliz inicio de semana wapa.

    ResponderEliminar
  5. Con los higos de 2 colores te ha quedado genial!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
  6. Una tarta de lo mas rica y muy de temporada besitos

    ResponderEliminar
  7. Yo soy friolera pero soy de otoño. El verano y yo no somos amigos, no me gusta pasar calor, y con un embarazo... ¡menos! pero no todo se puede tener en esta vida.

    Puestos a quedarme con algo lo hago con tu receta de hoy. Me encantan los higos, pero este año, a pesar de que hay muchos en nuestro campo, son muy malos. Les llovió, se rajaron, se han podrido... una pena. Me las veo y deseo para encontrar uno bueno que por supuesto me como sin contemplaciones.

    Quizá este no sea el momento de preparar tu receta, pero me la guardo que ya vendrán veranos mejores.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. Yo no echo nada de menos el calor, deseando estoy que pase ya y entre de lleno el otoño, aunque este año sé que me voy a quedar con las ganas. Pero sí que me gusta tu frangipane, la repostería con fruta es lo mio y cuando está tan ricamente preparada me encantaría probarla. Sin duda lo haré.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa!!!, a mi me encaaaanta el verano, pero claro, el verano del Norte no es el mismo que el del Sur...es menos agobiante. Mi hermana en su casa tiene una higuera así que tendré que "robarle" unos pocos para preparar esta rica receta...jjj...aunque luego la compartiría...que no se diga...Besines!!!

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo por norma disfrutar de todo lo que me ofrecen, si además tiene esta pinta tan apetitosa, solo de verlo y pensarlo se me hace la boca agua, y es que me encantan los higos, y todo lo que los lleve, pero este año, no los he probado, no he tenido esa suerte, los que he visto no me entraban por la vista, y si no están recién cortados prefiero no comerlos. Pero me has hecho desearlos, no sé si aún tendré suerte de ver algunos en el mercado, pero deseando estoy porque tu frangipane me ha calado hondo. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Que pintaza tiene Sonsoles, este año higos si que hay aunque me los como tal cual, es una fruta que me encanta, este pastel tiene que estar delicioso, hoy yo no puedo comer nada q no sea de dieta, estoy fatal del estomago😪.....Bess

    ResponderEliminar
  12. Hola guapísima !!!
    A Norma le encanta el calor y a mí me encantas tú y ese pedazo de frangipane que está para tentar al más pintado.
    Absolutamente delicioso.
    Besotes mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  13. Hola Sonsoles,me encanta el otoño......y este del sur tan benigno más todavía
    Que rica la tarta de higos........de vez en cuando hay que darse un gusto¡¡
    Besitos guapa¡¡

    ResponderEliminar
  14. Hola Sonsoles, este año por mucho que he disfrutado del verano, estoy super contenta cuando veo que por fin ya bajan un poco las temperaturas, qué ganas tengo de otoño, encender la chimenea tomando el café ahí con un buen trozo de tu frangipane. Qué rica se ve por favor, los higos en tartas me encantan. Me llevo mi trozo jeje. Besitos guap y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Sonsoles, te ha quedado con una pinta golosa y precioso. Nunca he probado un frangipane de pistachos, pero seguro que está delicioso. Innovar o morir.

    Yo deseando que llegue el otoño de verdad, no el oficial, no puedo vivir con calor y este agosto ha sido Cádiz un horno, con unos vientos de levante que te sofocan y no te dejan respirar, vamos, verás que lo llevo fatal. Además eso de ir vestida de trapillos en verano no me gusta nada. Adoro las chaquetas y las medias, cosa rara... las medias suelen no gustar mucho, pero yo me encuentro muy cómoda y completa.

    Bueno, vaya rollo te he contado a raíz de tu Norma y su necesidad de calor.

    Muchos besos. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  16. Que bonito relato...siempre es un gusto visitar tu cocina Sonsoles, dejar volar nuestra imaginación y después disfrutar de estas delicias, imaginar estos deliciosos sabores y texturas.
    Una receta deliciosa .
    Un cariñoso abrazo😙😙

    ResponderEliminar
  17. Hola Sonsoles, encantada de estar aquí y de seguir disfrutando contigo. Yo soy Norma, soy de verano, de buen tiempo, de playas y de verbenas de las bonitas... A veces, siento también esos escalofríos...
    Pero ahora que ha pasado el verano del que he disfrutado tranquilamente y saboreando el mar ha sido hora de volver y es también es importante. Retomar nuestras aficiones y compartirlas con los demás eso sabes hacerlo muy bien. Me llevaré un trocito de esta maravilla de sabores y aromas que para esta tarde nos has preparado. In beso muy grande!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Sonsoles!!! Menudo recibimiento le has hecho al otoño con esta estupenda receta. Me ha encantado. Y tu relato corto de Norma es precioso. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Ay Sonsoles pero qué ricura de tarta, cuánto quisiera hacer recetas con higos, aquí no se dan!! Dile a Norma que se venga a Puerto Rico y tendrá calor todo el año!!
    Me llevo un trocito!

    ResponderEliminar
  20. Vaya aspecto!! Se hace la boca agua. Los higos son una de mis debilidades y en esta tarta son un pecado. Un abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
  21. Hola Sonsoles. Ya se nota en tu relato que Norma es una soñadora. De vez en cuando los sueños acaban por convertirse en realidad. A ver si a Norma le llega ese momento y sus sueños se hacen reales.
    Lo que si es un sueño y más que sueño, tentación es poder probar esta frangipane de higos y pistachos. Has escogido una fruta que me encanta y no te digo los pistachos. Viendo el corte que nos ofreces, lástima no poder cogerlo, la boca se me ha hecho agua y es que soñando soñando he creído que lo saboreaba y al final solo ha sido un sueño.
    Tentación de tarta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar