domingo, 14 de abril de 2019

Calamares Rellenos


Una tarde, Sofía compró un tubo de palillos chinos en un centro comercial. Carmen y ella se los llevaron al “Milagrito”  para jugar entre tequilas y cervezas. Para sorpresa de Carmen, se trataba de un juego bastante absorbente que requería la habilidad y el pulso de un carterista. Sofía ganó todas las partidas por un amplio margen. Ese tubo de cartón con los palillos chinos descansa ahora en el escritorio de Carmen. La otra tarde, cuando Carmen vació el tubo sobre la mesa, en lugar del resplandor sobrenatural que esperaba que emergiera del tubo abierto, quizás un brillo que hubiera sobrevivido a aquel lejano momento feliz del “Milagrito”, o un resto del tacto ligero y la risa de Sofía, no obtuvo nada. Estaba ella sola con un montón de palitos de plástico. Carmen piensa que quizá sobreestimamos la memoria. Quizás es mejor olvidar. A veces, tratar de mantener ciertos recuerdos vivos es como hacer malabares con cientos de bolas de cristal. Cada vez que una de ellas cae al suelo se pulveriza, en su interior se abre una grieta por donde escapa para siempre un trozo de ellas dos. Carmen no vendería ese tubo ni por mil euros.

CALAMARES RELLENOS


Ingredientes:

4 calamares frescos medianos.
1 pescado de roca mediano (salmonete, cabracho…el que más te guste)
Unas hojas de perejil fresco.
Cebollino fresco picado.
3c.s de aove.
Tomate natural triturado (una lata grande)
1 cebolleta fresca.
1 diente de ajo.
1 c.c de orégano seco.
½ c.c de pimentó de La Vera.
½ vaso de vino blanco.
Sal y pimienta blanca molida al gusto.

Elaboración:

Limpiamos bien los calamares y les retiramos las alas y las patas (utilizaremos esto como parte del relleno). Reservamos los calamares en el frigorífico hasta la hora de usar.


Picamos muy menudito la carne del pez de roca elegido y las alas y patas del calamar. Mezclamos ambos y le añadimos el perejil y cebollinos picados.  Salpimentamos al gusto.


Ponemos un poquito de aceite en una cazuela o sartén y sofreímos  ½ cebolla muy picadita, cuando empiece a tomar color le añadimos el pescado y las alas y patas de calamar picadas, rehogamos unos minutos y reservamos al calor (se acabará de cocinar dentro de los calamares).
En una cazuela o sartén ponemos a pochar a fuego medio bajo el resto de cebolla muy picada y el ajo, cuando la cebolla esté transparente añadimos el pimentón e inmediatamente el tomate (para que no se requeme el pimentón y amargue), incorporamos el vino blanco y el orégano y dejamos que vaya cocinándose la salsa.
Mientras se prepara el tomate, vamos rellenando los calamares, los cerramos con ayuda de un palillo.


A los calamares les hacemos unos cortes superficiales en la piel con forma de rombos. Marcamos los calamares en una plancha o sartén con un poquitín de aceite a fuego medio alto y una vez marcados los pasamos a la cazuela donde se está reduciendo el tomate para que tomen el sabor de la salsa.


Cocinamos unos 20 minutos y servimos calientes con su salsa correspondiente.


16 comentarios:

  1. ¡Ay! La memoria, es lo único que no nos pueden robar, por muy buen carterista que sea quien lo intente, excepto cuando llega el fatídico “alemán” que frotándose las manos de forma ladina, nos arrebata todo, incluido ese tesoro que nos empeñamos en mantener vivo, los recuerdos a través de la memoria, a veces nos hacen felices, a veces no. Yo me quedo siempre con lo positivo, que es lo que me da vida, como con tus calamares que gracias a la memoria de mi PDA jamás de los jamases los podré olvidar. Delicioso
    Te envía ese rayo de luz que quizá algún día te traiga a la memoria que hubo un día en el que una amiga virtual te estimaba un montón. Besitos ❤️

    ResponderEliminar
  2. Los recuerdos son ese disco duro que tenemos en la cabeza y todo lo guarda, unas cosas viven siempre en él y otras se estropean, pero suelen ser las que menos nos gustan, la memoria es así de selectiva, afortunadamente en algunas ocasiones. Si yo probara esos calamares seguro que mi disco duro los retendría, pues las cosas deliciosas que acarician el gusto, pocas veces se olvidan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. !00% sabor a mar!! Qué ricos!!
    Mi madre siempre los rellena con carne picada (molida).
    Tu versión me encanta!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, que ricos que están , laborioso pero de sabor espectacular. Rellenos de pescado, marisco o carne son siempre un manjar. Te han quedado divinos .👏👏👏👏

    ResponderEliminar
  5. Hola!,
    Estos calamares han de estar buenísimos; a mi gusto, mejores que los rellenos de carne picada :)
    El relato... interesante.
    Buen domingo y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que rico.!!!
    Feliz semana santa.

    Si quieres publicar tus recetas en un grupo de recetas de cocina, te dejo el enlace.

    https://www.facebook.com/groups/185012434898921/

    ResponderEliminar
  7. Ese tubo de Maria tiene historia y el recuerdo nadie no lo puede quitar.
    Y que te voy a decir de estos calalmares que son una delicia de plato.
    Ay si los pillase yo ahora, que voy a comer para irme a trabajar, dejaba el plato bien limpito.
    Feliz semana santa, un beso!!

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola Sonsoles!! Pues sí, hay cosas que mejor no recordarlas, sobre toso si no son buenos recuerdos, pero la mente es algo difícil de controlar, y los pensamientos, suelen ir por libre, y basta que no quieras para que estén ahí, pero mejor pensar siempre en positivo.
    Tus calamares están para chuparse los desos, Sonsoles. Dan pereza rellenarlos, por lo menos a mi, pero quedan tan ricos, que luego se te olvida esa pereza inicial. Me gusta tu relleno, con pescado también. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Sonsoles, cuánta razón tienes, a veces sobreestimamos la memoria, a veces olvidar es la mejor opción.

    Yo no suelo hacerlos porque es una receta que me da cierta pereza, eso sí, para comerlos soy el primero ;) Estos se salen de la pantalla...

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. Guau! Que rico plato, te quedo estupendo!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Es un plato de categoría, me encantan los calamares, me apunto a tu mesa :)

    ResponderEliminar
  12. Tienen una pinta deliciosa :) me gustan mucho! Hace un montón que no los preparo en casa y viendo estos tan majos como se antojan la verdad. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Que rico plato, me encantan los calamares y si encima me los das rellenos, mucho mejor!! Bs.

    ResponderEliminar