domingo, 24 de marzo de 2019

Kazandibi (Pudin Quemado)


En la radio que hay sobre la cómoda suena una canción de amor, Perales o Iglesias, María nunca los puede identificar, ambos le suenan parecido: románticos, melosos y un poco desesperados. La habitación está alumbrada por esa luz sucia y hepática que arroja la única bombilla que pende del techo sostenida por un cable medio pelado. Por la ventana entra la penumbra de la tarde, esa hora cuya grisácea inmovilidad parece sobresaltarse con la bocina de algún que otro coche. Sobre la mesa se apilan periódicos pasados, viejos ejemplares de lo que en su momento fue prensa rosa de máxima actualidad, novelas de bolsillo y algunos botes con bolígrafos y lapiceros. Junto al armario, grande y apolillado hay varias cajas con más libros y en la puerta que se abre a la sala atiborrada de cajas y enseres domésticos cuelga un calendario de varios años atrás. Por qué no he quitado aún ese calendario? Se pregunta María. Apatía, abulia… María no encuentra ninguna explicación y tampoco le preocupa, no tiene ganas de pensar nada, está bien allí, en ese que será su nuevo hogar; lejos, muy lejos de aquel que era su cotidiano infierno con satanás incluido. Está segura de que en esta, su vieja pero nueva casa  no sentirá miedo al quedarse dormida ni terror al despertar. No habrá sombras amenazantes, sólo la luz que la invitará a vivir cada segundo de cada nuevo día. María ha tardado en dar el paso que la ha llevado a abrir la puerta de esta  vieja casa, ahora tiene un nuevo hogar y muchas hojas que quitar a futuros calendarios.

KAZANDIBI (PUDIN QUEMADO)


Ingredientes:

½ l. de leche.
125 gr de azúcar.
1 c.s de maicena.
1 c.s de harina de arroz.
1 c.c de  vainilla líquida.
Fondo:
Mantequilla para engrasar el molde.
2 c.s de azúcar glas.
Necesitaremos una fuente de Pyrex (cristal resistente al calor) o una sartén antiadherente.

Elaboración:

Mezclar con las varillas la leche con el azúcar, maicena, harina de arroz y vainilla, hasta que no quede ningún grumo.
Esta mezcla la colocamos en un cazo, a fuego medio, sin dejar de batir hasta que empiece a burbujear y espese. La sacamos del fuego y la batimos unos 5 minutos, para que se enfríe un poco.

Cubrir el fondo de una fuente de Pyrex (o sartén antiadherente) con mantequilla y espolvoreamos el azúcar glas por todos los lados.


Verter el pudin de leche en la fuente (o sartén) y llevar a fuego medio- bajo y comenzar a quemar el azúcar en polvo de la parte inferior, girar con frecuencia la fuente de pyrex para  que se queme por igual (si usamos la sartén esto no será necesario, solo estaremos atentos y cuando los bordes empiecen a dorarse ya estará). 


Hecho en sartén

El pudin empezará a burbujear y se irá cocinando un poco más.
Una vez dorado el fondo, pasamos la fuente de Pyrex o sartén a una bandeja con agua, hasta que adquiera temperatura ambiente. Refrigerar 6- 8 horas antes de servir.


Si lo hemos hecho fino, podemos cortar tiras alargadas de Kazandibi y enrollarlas sobre si mismas o bien  hacerlo un poco más grueso y cortar cuadrados para servir. De cualquier manera esta delicioso y tiene un sabor a infancia que enamora.



 Servir espolvoreado con canela y pistachos molidos.



Nota:
Usar una fuente de cristal, permite ir viendo cómo se va caramelizando el pudin, pero se puede hacer igualmente en una de acero o en sartén.

24 comentarios:

  1. Que rico ,no conocia este dulce , me ha gustado bastante besitos

    ResponderEliminar
  2. Que riquisimo se ve este pudin, mmm

    ResponderEliminar
  3. Sonsoles querida, cuántas tristes historias como la de María, aunque llena de esperanza, oímos o vemos cada día. Da igual el sitio, el dónde y el cómo, son lo de menos, lo importante es vivir, mejor sola que mal acompañada. Me alegro por ella.
    Como me alegraría comer un trocito de tu dulce Kazandibi, que si a ti te sabe a infancia, a mí seguro me sabrá a gloria.
    Besitos. Disfruta una preciosa tarde de Primavera en ciernes.

    ResponderEliminar
  4. La historia de María es valiente y esperanzadora, poco importa el lugar del nuevo comienzo porque es bueno y tranquilizador.
    El postre que hoy nos traes me recuerda un poco a la espoleá, menos por ese azúcar quemado tan goloso, pues que viva el kazandibi, que tan ricos momentos promete.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me sorprende este dulce y me han entrado ganas de probarlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Sonsoles me ha resultado bien curioso, este dulce que nos enseñas hoy.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Hola Sonsoles!! Detrás de la vida de María se trasluce un verdadero infierno, que por desgracia pasan más de una mujer hoy en día, dar el paso a una nueva vida siempre es difícil, pero se puede dormir por las noches en paz y tranquilidad. No hay nada peor que tu propio hogar, el lugar donde se supone que vas a descansar, desconectar y estar a gusto sea donde realmente está la pesadilla. No quiero ni pensarlo.
    Me ha sorprendido mucho la receta de hoy, me ha resultado muy curioso, hecho el el pyrex, o en sartén ¿seguro que no es un alien, o una coliflor, ja, ja? Es que tiene una forma muy curiosa pero que conste que me encanta. Desde la costrita de azúcar hasta el fondo tiene que saber riquísimo. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Un dulce que no cocnocia me parece muy interesante¡¡¡¡
    Besitos¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Ooooh que rico.!!!

    Si quieres publicar tus recetas en el grupo de facebook, te dejo el enlace.

    https://www.facebook.com/groups/185012434898921/?ref=bookmarks

    ResponderEliminar
  10. Hola Sonsoles, que bonito que escribes, son historias muy tristes y reales. Pasando a la receta te diré que me ha encantado, nunca he hecho un pudin así , en sartén, que curioso. Siempre se aprende. En tu blog uno va doblemente encantado, con tus cortos relatos y tus ricas recetas. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro por María!!, Por su fuerza y coraje, con agallas!!!!. En cuanto a la receta...me parece estupenda. Habrá que probarla. Besines!!!

    ResponderEliminar
  12. La vida sorprende con segundas oportunidades que no se deben dejar escapar.
    La receta una delicia , vaya cremosidad que se adivina .
    Me ha encantado todo.
    Buenas tardes !

    ResponderEliminar
  13. Sonsoles tus recetas como tus relatos enamoran. Este dulce se me recuerda un poco a la leche frita, aunque aquí el quemadito es el que da el toque especial, cómo me gustaría probarlo!
    Este dulce me encanta, tengo una larga lista de tus postres que quiero hacer. Besitos!

    ResponderEliminar
  14. Me encantan tus relatos, disfrutar de ellos con un trozo de este pastel es terriblemente tentador... no hice nunca esta receta y para mí tiene pinta de estar muy rico. Un Beso

    fitnomasfat.com

    ResponderEliminar
  15. Hola Sonsoles, triste historia a la vez que esperanzadora pues comenzar de cero y de nuevo es difícil pero segroq ue María empezó a dormir mejor...
    No conocía este dulce que me encantará probar!!

    ResponderEliminar
  16. Del texto me quedo con esa luz cargada de esperanza que María encuentra en su nuevo hogar

    Del pudin decirte que una vez más me sorprendes con tu receta, vaya cosa tan apetecible

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Sonsoles.Texto que engloba trazos de tristeza y miedo pero que al final se revierten en esperanza que es lo que le faltaba a María.
    Un pudin que me ha llamado mucho la atención por la forma de hacerlo y que no dudo un instante en que tiene que ser un bocado celestial. Tentador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. No conocía este postre, pero la pinta es buenisima y tiene que estar delicioso.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  19. Hola! Vaya postre delicioso. No me suena ni el nombre. Me encantaría probarlo. Apetitoso y seguro que en mi casa encantaría.
    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
  20. Que buena pinta tiene este pudin. Voy a tener que probarlo.Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Que rico tiene que estar este postre, no lo había visto y la manera de hacerlo tampoco. Seguro que está muy bueno.
    Besoss

    ResponderEliminar
  22. Queda super bonito con el contraste de color. Entra por la vista de lo bueno que se ve. No lo conocía, gracias por compartir :)

    ResponderEliminar